Category: Guia – Organizacion de Safari

Noviembre 12th, 2017 by JM Aranda

 

Introducción

 Este artículo no pretende ser un artículo promocional, que indique al cazador que bala debe comprar, o cual es la mejor marca de proyectiles.

nosler partition split

Lo único que se pretende es dar información, y analizar los distintos tipos de proyectiles que tenemos en el mercado, y cuáles son los que mejor funcionan para un Safari Africano, y en qué circunstancias. Después será el cazador de manera personal quien haciendo uso de la información, podrá decidir que proyectil va a utilizar en su próxima cacería africana. 

 Cuando se habla de balas, el único modo de exponer el tema es con objetividad, con datos. Porque todos tenemos amigos  que argumentan con absoluta seriedad “mi cuñado mata de todo con su rifle del 30.06 y unas balas cojonudas que compro en Andorra”…. Esa no es mi guerra…  ese tipo de cazador no le interesará ni leerá este artículo, porque aquí intentaremos analizar las diferencias, ventajas y desventajas de unos proyectiles sobre otros.

 

 Conceptos generales sobre fauna africana

 Como regla general, el primer dato que vamos a aportar es que la fauna africana suele ser más dura que la fauna española a la que nosotros estamos acostumbrados. Un antílope de tamaño medio encaja mejor un tiro mal colocado que un venado, y nos dará muchos problemas para cobrarlo, así que vale la pena ir un poco sobre calibrado cuando vamos a África.

 El segundo problema en cuanto a la elección de proyectiles en un Safari, es que en África se necesitan proyectiles con mayor poder de penetración que en Europa. Una bala de punta de plástico, ideal para su uso en Europa, que se caracteriza por una expansión muy rápida, que hace mucho daño a costa de sacrificar bastante la capacidad de penetración… no es la más adecuada para la caza en África.  Como norma se preferirán proyectiles menos expansivos pero que nos aseguren mayor penetración en el cuerpo del animal.

 El tercer problema que suele ocurrir en África es que no sabemos lo que vamos a cazar, porque lo mismo cazamos un pequeño springbok de 40 kilos que un ñu azul de 400 kilos. Es por tanto necesario estar preparado para poder tirar sobre los animales más grandes que pensemos cazar, aunque eso significa que iremos sobre calibrados si nos aparecen los de menor tamaño.

 

Balas solidas

 Las balas solidas surgen ante la necesidad de conseguir máxima penetración en la caza de animales de gran tamaño, que tienen una estructura ósea muy dura y grandes masas musculares; hablamos fundamentalmente de elefantes, aunque también rinocerontes, búfalos e hipopótamos.

seller belliot exergy 300 win mag extraida del cuarto trasero un ñu azul despues de cruzarlo desde el pecho

 Durante la época de los cazadores blanco de elefantes, que abatían cientos de elefantes para conseguir marfil, vieron que el cerebro del elefante, en su parte frontal estaba protegido por una gruesa masa de tejido óseo esponjoso en la frente del animal, que era capaz de detener un proyectil sin que alcanzase el cerebro. En los tiros de costado, el hueso del omóplato y las costillas también eran obstáculos importantes que el proyectil tenía que atravesar; y las balas tradicionales, con frecuencia no eran capaces de hacer ese trabajo con seguridad.

 Los primeros intentos de conseguir balas adecuadas para este tipo de caza peligrosa eran balas tradicionales, con núcleo de plomo, pero que contaban con una camisa de cobre o latón mucho más gruesa que las de la caza convencional. Esto hacia que se deformasen menos, y penetrasen más. El fabricante australiano Woodleigh las introdujo en el mercado y aun hoy en día sigue siendo un fabricante de referencia en la fabricación de munición para los grandes calibres africanos.

 El gran paso fue la aparición de las balas solidas o monolíticas, que introdujo en el mercado el fabricante A-Square. Como su propio nombre indica estas balas eran fabricadas con una sola pieza de latón o aleación de bronce, prácticamente indeformable. Un proyectil de estas características básicamente va a producir una herida pequeña, solo del diámetro de la bala, porque no expande, pero a cambio, va a atravesar, huesos y músculos hasta llegar a los órganos vitales del animal.

 La munición de calidad en los grandes calibres africanos es muy cara. Sin embargo quiero dejar claro un mensaje para que se quede tatuado en el cerebro del lector. Cuando se va a cazar alguno de los 5 Grandes, cada euro gastado en munición de la máxima calidad está bien gastado, por cara que sea la caja de balas. Un buen proyectil, que haga su trabajo correctamente, puede ser la diferencia entre un elefante muerto con un tiro en la frente perfecto; o un cazador atacado por un elefante loco de ira con un disparo colocado en la frente y  que no le ha alcanzado el cerebro. Nunca debemos escatimar el dinero en la mejor munición cuando nuestra vida está en juego.

 Si usamos balas solidas sabemos que podremos tirar un búfalo en un ángulo complicado, con un tiro de costado de atrás adelante, que tenga que atravesar mucho musculo y toda la panza del bóvido. Podremos tirar animales en que no nos enseñen perfectamente la paletilla, porque sabemos que la bala va a atravesar… eso es lo que nos da la bala sólida. A cambio de saber que la herida que provocaremos es menor, de modo que tenemos que conocer donde estamos apuntando y donde están los órganos vitales del animal.

 

Balas tradicionales

 Cuando hablamos de balas tradicionales, nos referimos al tipo de proyectil que ha estado siendo utilizado en la caza durante los últimos 70 años. Una camisa exterior de cobre o latón, y un núcleo de plomo blando que le da mayor peso y al impactar se deforma con facilidad.

 

Herida mismo proyectil recuperado del pecho del venado completamente deformado con una perdida de peso del 50% y habiendo penetrado solo 10 cm

Hay muchas variantes de este tipo de proyectil, con puntas de plástico, con plomo desnudo en la punta… con distintas formas del proyectil… cada fabricante ofrece dos o tres diseños de este tipo de munición, que es la que más  se venden en todo el mundo. Un diseño bien conocido, probado durante décadas, y encima una tecnología muy sencilla que se puede producir a un coste barato.

 Este tipo de proyectiles sí que se puede utilizar en África sin problema alguno, si lo que vamos a cazar son animales de talla media. Me refiero a Springbok, gacela, duiker, blesbok, impala, lechwe, ñu negro… antílopes todos ellos que no pasan de unos 150 kilos de peso en ningún caso, y para los que no precisamos mucha penetración.

Los antílopes que hemos mencionado son antílopes de piel blanda, y la expansión del proyectil, cuando los alcanza a estas velocidades moderadas,  es una expansión correcta y el proyectil hace su trabajo a la perfección, expandiéndose, haciendo un canal de herida amplio, y alcanzando los órganos vitales del animal.

 

herida de entrada de un proyectil del 338 Win Winchester Core Lock disparado al pecho de un ciervo a 20 metros

No voy a nombrar concretamente ningún modelo de proyectil en este apartado, porque estos son la gran mayoría de balas de precios medios y económicos. Balas tradicionales, con tecnología conocida y probada que funcionan bien en animales de talla media y pequeña, y en velocidades de impacto moderadas.

 Este tipo de proyectiles funcionan bien en lo que viene denominándose la “Banda Verde” de velocidades de impacto. Esta “Banda Verde” son velocidades comprendidas entre los 675 m/s y los 800 m/s; por encima de los 800 m/s tienden a fragmentarse y perder masa (y por lo tanto pierden penetración) y por debajo de los 675 m/s expanden mal.

 Conviene hacer énfasis en que hablamos de velocidades de impacto, no de velocidades de boca de cañón, porque como todos sabemos la velocidad del proyectil se va reduciendo conforme va volando hacia el blanco. Veamos algunos ejemplos:

  30.06 Spr. 150 gr. 7 Rem Mag 150 gr. 338 Win 210 gr.
0 metros 823 m/s 948 m/s 863 m/s
50 metros 784 m/s 902 m/s 824 m/s
100 metros 747 m/s 859 m/s 787 m/s
200 metros 674 m/s 774 m/s 714 m/s

 

 Esto significa que un proyectil estándar tradicional de 150 grains, disparado en un rifle del calibre 30.06  va a expandir correctamente desde la boca de cañón hasta los 200 metros, porque va dentro de las velocidades de “Banda Verde”. Sin embargo, un calibre Magnum, como el 7 Rem Mag, que es un calibre muy rápido, hasta que llega a los 150 metros va muy por encima de las velocidades recomendadas para un proyectil estándar, y es muy posible que se fragmente, o se deshaga perdiendo parte de su masa.

 Por ello cuando cazamos con calibres magnum, si tenemos que hacer un disparo a corta distancia, de modo que el proyectil va a impactar sobre el blanco a mucha velocidad es cuando podemos encontrarnos con que la bala se fragmente, pierda toda su masa y su poder de penetración, realizando un gran boquete de entrada, y sin penetrar en el cuerpo del animal.

 

Balas Premium

 Municiones llamadas Premium son aquellas diseñadas de manera que no se fragmenten, y que retengan la masa del proyectil aun cuando impacten a altas velocidades. Conforme la evolución de la cartuchería y los nuevos diseños nos han llevado hacia calibres Magnum cada vez más rápidos y potentes, los cazadores han empezado a  demandar proyectiles que trabajan bien a altas velocidades de impacto y que transmitan toda esa gran energía cinética que llevan al cuerpo del animal, sin desintegrarse en el impacto.

 

RWS

RWS EVO Expansion controlada

En África normalmente no se tira en movimiento, y no se tira a grandes distancias, por lo que no se precisan los calibres ultra rápidos como en otras modalidades de caza. Sin embargo los calibres magnums han llegado para quedarse, y en África son tan populares como en cualquier otra parte del mundo.

 La única manera de conseguir que una bala aguante mejor un impacto a gran velocidad, es hacerla más dura y resistente.

 Los primeros diseños en esta dirección fueron hacer las camisas de cobre con paredes más gruesas, que aguantaban mejor el impacto; y el segundo paso fue la de fusionar el núcleo de plomo con la camisa de cobre (balas con núcleo soldado); como los proyectiles originales fabricados por Bitterroot. Actualmente la bala Bear Claw que monta Federal (Federal Bear Claw) también hace uso de este principio de paredes muy gruesas que no se separan del cuerpo del proyectil, y la Nosler Accubond también usa el principio de paredes gruesas y núcleo soldado a la camisa..

 El siguiente paso fue la aparición de diseños inspirados en el principio de las balas sólidas, como los de Nosler la súper efectiva bala Nosler Partition  , que lleva en el mercado desde los ’50 (Nosler Partition), o la Swift A-Frame (Swift A Frame) que lleva en el mercado desde 1984. Estos diseños coinciden en que la parte delantera del proyectil expande mientras que la posterior actúa como una sólida y no pierde su masa.

 

Proyectil SWIFT

Swift A Frame

Este tipo de balas están diseñadas para actuar perfectamente, y expandir de manera controlada a velocidades entre 800 m/s y 925 m/s. Funcionan perfectamente en los grandes antílopes (ñu, eland, roan, waterbuck…) con musculaturas importantes, o incluso en animales grandes con piel muy dura como jirafa.

 Este tipo de proyectiles son más duros que los tradicionales, y expanden menos… lo que significa que el canal de la herida es menor que en un proyectil de expansión rápida tradicional. Debe quedar eso muy claro… porque hay quienes se quejan de que estos proyectiles “pinchan” más a la caza en España. Al impactar en piezas de caza de piel fina, o blandas como son los cérvidos, o un guarro de poca talla, estas balas no expanden igual que las tradicionales, y si hay una colocación incorrecta del disparo, la herida que provocan es menor y el animal puede irse pegado.

 Que sean balas más caras, y que funcionen mejor en animales de piel dura, y que permitan hacer tiros en ángulos complicados porque tienen mucha penetración, no significa que vayan a mejorar la efectividad de una bala tradicional en un disparo de costado sobre un ciervo, donde claramente va a ser más efectiva una bala tradicional de expansión rápida, que hace más daño que un proyectil más duro tipo Premium.

 

Balas monometalicas

 Las balas monometalicas son aquellas que son fabricadas con un solo metal (cobre o una aleación de latón) que evitan que en su fabricación entre el plomo. Que este tipo de balas sean las ultimas en llegar al mercado no significa que sean las mejores, ni que superen los diseños anteriores. Probablemente llegan de la mano de las modas y de la impopularidad del plomo en las municiones, como su supuesto agente contaminante.

 Los diseños de balas monometalicas han resuelto muy bien el tema de la expansión, ya que todas ellas unas un sistema de punta hueca o de pétalos que se abren formando una especie de hélice, que avanza girando dentro del cuerpo del animal, y causa un canal de herida profundo y ancho.

 El problema que tienen es de peso. El plomo es más pesado que el cobre o latón, y por ello al carecer de plomo en su fabricación suelen ser balas más ligeras que sus equivalentes del mismo calibre en munición tradicional. Eso suele hacer que vuelen más deprisa y con trayectorias más tensas (menos peso) y que transmitan algo menos de energía en el impacto.

 Barnes fabrica las VOR TX, con una punta de polímero que aumenta su coeficiente balístico, y el resto del proyectil íntegramente de aleación de cobre. Pero hay otras soluciones como la EXERGY del fabricante Checo Seller Belliot, relativamente económicas y que funcionan muy bien basadas en el mismo principio.

 

Conclusiones

 La bala más cara no es la mejor para todas las situaciones ni sobre todos los animales que cacemos. Si cazamos con un calibre estándar (aquellos que no son Magnum) y vamos a disparar sobre animales de talla media y piel fina, un proyectil económico tradicional con camisa de cobre y núcleo de plomo blando, va a hacer su trabajo perfectamente. Lo mismo me da que estemos cazando un venado en Soria con un 9.3×62 que un impala en Sudáfrica con un 30.06; van a funcionar muy bien.

 Pero si vamos a cazar animales de gran talla, con piel más gruesa y mucho músculo que atravesar, o estamos utilizando un calibre magnum, que hace volar el proyectil con mucha más energía y velocidad, entonces es una excelente elección irnos a una bala de un nivel superior (ya sea Premium o monometalica), que nos asegurará que el resultado que obtengamos al impactar en el cuerpo del animal sea el deseado.

 En el caso de un Safari, que frecuentemente vamos a llevar un calibre magnum (300 Win Mag, 338 Win, 375 H&H), y que normalmente incluiremos entre los animales a cazar animales grandes o de piel gruesa (ñu, eland, waterbuck, oryx, red hartebeest…) la opción más lógica es elegir una bala más dura tipo Premium, que nos garantice suficiente penetración en estos animales. 

 No voy a entrar en cual debe ser el proyectil elegido, porque yo tengo la teoría de que la munición debería elegirla el rifle. Me explicaré; cada cañón concreto se comporta de manera diferente con un peso y una forma de proyectil, y en un mismo calibre cada fabricante carga de manera distinta (el tipo de pólvoras y la cantidad de polvora en el casquillo es diferente). Así pues una vez decididos el tipo de munición que queremos llevar, lo ideal sería probar dos o tres y ver con cuál de ellas agrupa mejor nuestro rifle.

 No olvidemos que la bala que mata es la que se coloca en el sitio correcto, porque una bala en la penca del rabo… nunca matara ningún animal; así que dentro de la oferta disponible del mercado deberemos encontrar  la munición que funciona mejor en nuestra arma.

 La munición es la parte más económica en un Safari, y en muchos casos es la diferencia entre el éxito o el fracaso. Elegir con acierto la munición que utilizaremos es muy importante, y nos debe dar  la seguridad de que podremos alcanzar los órganos vitales del animal aunque disparemos desde ángulos complicados.

 

Nos vemos cazando en África

José María Aranda

 

 

Si te ha gustado este articulo, no debes perderte este otro

La taxidermia en un Safari: ¿Cuánto me va a costar??

Share

Posted in Articulos Armas Jose Maria Aranda, Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , ,

Bufalo
Octubre 23rd, 2017 by JM Aranda

Reglas básicas para la caza del búfalo recoge en un breve articulo  algunas ideas que todo cazador deberia tener en cuenta antes de enfrentarse a una caceria de este animal.

Bufalo

Viejo Dagga Boy con boss impresionante

1/ Asumir la peligrosidad de nuestro oponente

 El búfalo cafre africano es el animal que más cazadores mata cada año. Cazadores que se cuentan tanto entre los cazadores de todo el mundo que visitan África cada año para hacer un Safari que los enfrente a los peligrosos bóvidos, como a los Cazadores Profesionales (PH) que los guían, y que en ocasiones acaban dando la vida protegiendo a sus clientes.

 Cuando el cazador europeo decide que quiere cazar un búfalo, debe ser consciente que nada tiene que ver con la caza que haya realizado previamente en su país, y que tampoco tiene nada que ver con la caza de antílopes que haya podido realizar en otros Safaris.

 El búfalo cafre es un oponente formidable, duro, difícil de matar, y con un carácter muy agresivo. La primera vez que se nos queda mirando un cafre, con el morro en alto y cara de pocos amigos… sabemos que nos hemos buscado un enemigo complicado.

 Para enfrentarse con garantías a la caza del búfalo, lo primero que debemos tener es “actitud”, y ser conscientes de lo que vamos a hacer. Eso nos permitirá darle la importancia que tiene, y poner nuestros cinco sentidos en dar el 100% de nosotros mismos como cazadores, y así minimizaremos los riesgos que correremos.

 

2/ Elegir un calibre suficientemente contundente

 El búfalo no es animal al que podamos enfrentarnos con calibre ligeros. El mínimo legal con el que lo cazaremos en la mayoría de países Africanos, y que podemos considerar también calibre mínimo “de seguridad” es el 375 H&H.

 El 375 H&H con su proyectil estándar de 300 grains, es el calibre que más búfalos mata cada año. No porque sea el calibre ideal, sino porque es el calibre pesado más extendido, el que más cazadores poseen en sus armeros, y por eso el más utilizado. Es un calibre fantástico, con excelentes propiedades balísticas, pero el 375 H&H debe considerarse un mínimo, no creamos que llevamos en las manos “un cañón” que va a hacer volcar a un búfalo a la primera, en cuanto lo toque una bala de nuestro 375 H&H.

 Mi experiencia que es que los búfalos a los que les alcanza un bala del 375 H&H, aun con buena colocación del disparo, suelen correr heridos con el resto de la manada, para acabar doblando unos cientos de metros más adelante.

 

Buffalo

Sr. Lopez Pascual con un bufalo cazado con su 458 Lott

Si queremos un calibre idóneo para búfalo, por contundencia y poder de parada, nos iríamos un pasito hacia arriba, a rifles de calibres como 404 Jeffery, 416 Rigby, 416 Rem Mag, o 458 Win todos ellos montan puntas de 400 grains.  La punta de 400 grains es mucho más contundente, y su efecto de nota inmediatamente en el búfalo que recibe el disparo, que inmediatamente acusa en su comportamiento el impacto recibido.

 El poder de parada de estos calibres, con sus proyectiles de 400 grains, es tremendo, cosa que agradeceremos especialmente si las cosas se ponen feas, y realmente tenemos que parar la carga de un búfalo herido, una de las mayores pesadillas de cualquier cazador profesional.

 

3/ Seguir fielmente los consejos del Cazador profesional

 Tenemos que mentalizarnos que nuestra experiencia previa en la caza de otras especies, solo tiene un valor relativo a la hora de cazar búfalos. Nos ayudará el saber movernos en silencio, el saber pistear, las normas de seguridad en el manejo de armas, precisión en el disparo, todas ellas habilidades “genéricas” propias de un cazador experimentado… pero en la caza del búfalo siempre deberemos dejarnos guiar por el Cazador Profesional (PH).

 

Bufalo cabo

Sr. Anguis con un bufalo cazado con el PH Adam Barnard

La caza peligrosa, y especialmente la del búfalo, requiere de un conocimiento profundo de los comportamientos de las especies a cazar. Los búfalos son muy agresivos, ocasionalmente se puede dar incluso la circunstancia de carga previa a la realización del disparo, así como la carga de hembras, de animales que están ocultos cerca de nosotros y no teníamos controlados, cargas de otros ejemplares de la manada… La casuística posible es muy amplia, y en todos esos casos lo que nos va  a salvar la vida es mantener la serenidad, y seguir al pie de la letra las instrucciones del PH que dirige la caza.

 

4/ Colocación del primer disparo

 Los búfalos son una de las especies más “duras” del reino animal. Casi una tonelada de peso, musculatura muy potente, huesos grandes y sólidos, y sobre todo, una tenacidad y resistencia legendarias, hacen que sea un blanco difícil de abatir. A esto se suma el hecho de que si le disparamos con calibres pesados, es frecuente que el cazador no esté muy acostumbrado a usar rifles con tanto retroceso, y esto se traduce en menor precisión en la colocación del disparo. Hay que hacer especial énfasis en que es imprescindible haber practicado suficientemente con el calibre que vamos  a utilizar, hasta que tenemos plena seguridad y confianza en nuestra capacidad de acertar en el disparo utilizando un rifle de calibre grande.

 

shooting buffalo

Disparo cuarteado, tras la paleta

El búfalo suele meterse en zonas “sucias”, con espinos y vegetación arbustiva, y nos obligará a realizar disparos a través de la maleza, o en grupos en los que el resto de animales se están moviendo constantemente. La ventaja que tenemos es que normalmente el animal se nos quedara mirando desafiante, o nos permitirá un disparo con el animal parado o moviéndose lentamente al paso. Ese es el disparo que tenemos que aprovechar, ese es el que debe anclarnos nuestro búfalo, y evitar que se vaya herido siguiendo a la manada cuando todos los demás echen a correr.

 Si en todas las especies es importante el primer disparo, en el caso del búfalo, esto es crucial, ya que sabemos que un disparo con una colocación deficiente nos va a llevar a tener que pistear un búfalo herido, una de las situaciones más peligrosas en las que nos veremos en nuestra vida, y que debemos intentar evitar a toda costa.

 

cape bufalo

Disparo cuarteado de frente delante de la paleta

Frecuentemente nos veremos obligados a realizar un disparo frontal, con el búfalo parado mirándonos directamente hacia nosotros y el morro levantado. Se trata de un blanco no muy grande, pero es un disparo a corta distancia, y además cualquier impacto en esa zona es muy efectivo, con efectos devastadores, que suelen acabar inmediatamente con la vida del búfalo. Nuestra mayor preocupación al ejecutar  ese disparo ha de ser que el disparo vaya centrado, ya que si se nos va hacia los lados, impactaremos sobre la poderosa musculatura y huesos de las paletillas, y ese es un disparo que no afectara a los órganos vitales, y permitirá que el animal herido siga cojeando al resto de la manada, complicándonos muchísimo la cacería. Otro error frecuente dependiendo de la altura de la cara del búfalo es que el disparo impacte en el morro del animal, y no llegue al pecho que es donde debemos colocar nuestra bala.

 

frontal

Disparo de frente al pecho

Si nos ofrece un blanco lateral, ejecutaremos un disparo clásico al triangulo corazón-pulmones. Si alcanzamos el corazón el efecto será más inmediato, y si le cruzamos los pulmones, aun con un disparo perfecto, el búfalo correrá siguiendo a la manada para morir unos cientos de metros más adelante. Tenemos que tener siempre en cuenta que el corazón está justo detrás del hueso de la pata, en la parte alta del brazuelo si el búfalo está parado. La opción más segura es apuntar al hombro, donde alcanzaremos los grandes vasos que salen del corazón, y le provocaremos una hemorragia masiva inmediata.

 Especialmente delicado es el disparo hacia un búfalo que nos da un blanco en ángulo, y que tengamos que disparar de atrás hacia adelante.

 Ese disparo ha de atravesar casi un metro de la panza, que está llena de material vegetal a medio digerir, y que actúa como un saco de arena reteniendo la bala, que pierdo muchísima capacidad de penetración. Es un disparo que deberemos evitar en la medida de lo posible.

 Excepto en los disparos que rompan la espina dorsal, o que impacten en el cerebro, los búfalos suelen salir corriendo aun con un disparo perfecto de un calibre pesado, eso no debe preocuparnos demasiado.  Si hemos colocado nuestra bala donde corresponde, se echara para morir en un par de minutos, y normalmente lo oiremos mugir en sus últimos estertores mortales.

 

5/ Forma física

 Cazar búfalos es una actividad que requerirá un esfuerzo físico importante por parte del cazador. Quien no se vea capaz de caminar largas jornadas siguiendo los rastros de las manadas entre los espinos, que cace un leopardo a la espera cómodamente sentado en un “blind” todas las noches.

 Normalmente los búfalos gustan de los terrenos sucios, con fuerte cobertura vegetal, y ese es el lugar por el que nos veremos obligados a seguirlos. Como nosotros no disponemos de un cuero impenetrable como ellos, al pistearlos por ese terreno sufriremos el castigo de las miles de especies de plantas espinosas que hay en África, que nos desgarraran sin piedad ropa y piel. Aquel que haya sido lo bastante previsor de llevar un pantalón resistente a los espinos, habrá hecho una gran elección.

 Yo aún no he sido capaz de entender a nos PH que avanzan tranquilamente por ese tipo de terreno con unos pantalones cortos que parecen insultar la torpeza de los clientes para caminar por allí sin arañarse.

 Quien vaya a enfrentarse a una caza de búfalo, debería ser capaz de caminar a un ritmo normal durante 4-6 horas sin detenerse, y quizás repetir ese ejercicio durante varios días consecutivos. No es necesario correr, no es necesario ser un superhombre… pero el búfalo normalmente venderá cara su piel, y eso hace que el cazador valore más su trofeo cuando lo consigue.

 

6/ Extremar las precauciones si tenemos que pistear un búfalo herido

 La circunstancia más temida, la que nadie desea, pero que en ocasiones (muchas desgraciadamente) se da, es la necesidad de pistear un búfalo herido. Una colocación deficiente de nuestro disparo, una rama maldita que ha desviado ligeramente el proyectil antes de alcanzar el blanco, un disparo precipitado a un búfalo que se movía… mil circunstancias nos pueden meter sin desearlo en un pisteo.

cape bufalo

El autor con un bufalo cazado en Sudafrica con 404 Jeffery

 Cuando el búfalo sale corriendo, y vemos que ha encajado un disparo, el PH va a dejar unos minutos para que la bala haga su trabajo, y la hemorragia acabe con la vida del animal. Pasados esos minutos de seguridad, se empieza a buscar lentamente al búfalo, con todas las precauciones del mundo, con la idea de que lo encontraremos muerto unos pocos cientos de metros más adelante. Sin embargo, si recorremos esos 300-500 metros, y el rastro sigue adelante, hay sangre, y el animal no está echado muriéndose… la cara de todo el mundo en la partida de caza se va poniendo más seria y más pálida; ahí es donde empiezan los problemas.

 Regla no escrita de la caza peligrosa, “el cazador que ha herido al búfalo debe participar en el pisteo del animal”. Cuando las cosas se ponen feas y peligrosas, hay que echarle agallas y seguir adelante, ya que debemos recordar que nuestro disparo imperfecto ha sido quien ha generado la situación peligrosa, de modo que cada uno debe hacer frente a las consecuencias de sus actos. Hemos ido a África a cazar un búfalo, y hay que hacerlo hasta el final, aunque las circunstancias se pongan complicadas, para eso hemos elegido libremente nosotros cazar un búfalo y no una cebra. Aquel cazador que se queda atrás, y que deja el pisteo en manos únicamente de los profesionales, quedará completamente desprestigiado  ante todos ellos.

 El pisteo se realiza siempre sin seguro y con bala en recamara, listo para disparar. Si a nuestra arma se le puede quitar visor, se le quita, si no se puede, se pone a mínimos aumentos, porque es un disparo a bocajarro. El cazador no debe mirar nunca el rastro, sino que debe centrar su mirada hacia adelante, tratará de buscar cualquier indicio del animal oculto frente a ellos, el brillo de un cuerno, el movimiento de una oreja… que delate la posición de la que vendrá el posible ataque.

 

boss buffalo

Viejo bufalo con boss impresionante, zona del disparo sobre el hombro

Así pues en esas circunstancias, se debe seguir escrupulosamente las indicaciones del PH que es quien dirige la caza, y apoyarlo en todo momento, ya que nuestro apoyo es necesario como rifle de cobertura. Nosotros no podremos ayudar demasiado en el pisteo, pero estaremos ahí en el caso de que el búfalo herido cargue contra el grupo, y haya que dispararle para detener su carga. El cazador es un rifle más, y si el búfalo carga, todo rifle presente será de valor inmenso porque cuando el animal nos ataque se echara encima del grupo en solamente 3-4 segundos, con intención de matar a quien sea capaz de alcanzar.

 El búfalo herido no huye sin más; con frecuencia cuando se dé cuenta de que estamos siguiéndolo, nos esperará en una sombra, inmóvil e invisible, hasta que nos acerquemos a él, para lanzarnos una carga furiosa y mortal. Ese es el mayor peligro se este animal, ya que esa carga la lanzará cuando nos encontremos a muy corta distancia, y se trata de un animal muy potente. La única manera de parar una carga es con un disparo al sistema nervioso central del animal, que es únicamente el cerebro y la espina dorsal.

 Para detener la carga no nos vale un disparo al corazón, solo un disparo al sistema nervioso derribará  al animal. En muy pocos segundo tenemos que actuar:

  • si el búfalo viene con la cara alta, habrá que apuntarle entre los ojos, justo bajo el boss, para que le bala le entre al cerebro. Muy importante que el disparo no quede bajo y le dé en la cara, que no hará mas que enfurecerlo más y enloquecerlo de dolor.
  • si el búfalo está muy cerca y humilla la cabeza para cornear, nos enseñará la columna vertebral, y es un blanco complicado, pero igualmente efectivo, que derrumbará inmediatamente al animal.

 

7/ Conclusión

Cazar búfalo es una actividad de riesgo, que no se debe tomar a la ligera. Se trata de una caza que genera mucha adrenalina, ya que seguir las manadas es una actividad intensa y agotadora, en la que el cazador se siente muy cercano a la pieza a cazar, oliéndola, escuchándola… siempre ahí delante de ti.

De todas las cazas peligrosas, quizás esta y la del elefante son las más adictivas, y quien la ha probado repite. No hay muchos cazadores enamorados de la caza del cocodrilo, o del leopardo; pero sí que hay muchos Safaristas que repiten y siguen cazando búfalos año tras año… por algo será.

 Solo un último consejo, si tiene la fortuna de poder cazar un búfalo, prepárelo con antelación, disfrútelo intensamente y exprima la experiencia hasta la última gota. Cazar búfalo cafre es la pura esencia de África.

 

Nos vemos cazando en África

JM Aranda

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda, Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , , ,

Septiembre 18th, 2017 by JM Aranda

1/ Propinas : Introducción

 Las propinas son un elemento que hace sentir incómodo a la mayoría de los safaristas, porque es algo que no controlan, y hay muchas informaciones confusas sobre este tema. El cazador español, por nuestra cultura, está acostumbrado a que la “propina” son las monedas del cambio que uno deja en el bar cuando le devuelven de tomarse un café, y deja unas monedas en la barra.

 En el mundo anglosajón la propina no es eso, es algo completamente diferente; y esto hace que por este desconocimiento, con frecuencia los cazadores españoles queden como “tacaños” a los ojos de los profesionales de los Safaris.

 Cuando estamos haciendo una previsión de gastos para un Safari, la partida de las propinas deberíamos tenerla contemplada desde el principio, como una partida más, igual que el gasto del billete de avión.

 

2/ Para que se dan las propinas en un Safari

 Las propinas son un medio de favorecer que los trabajadores den un buen servicio a los clientes. Es algo que el trabajador (ya sea un PH, un nativo que actúa de pistero, o una cocinera) debe relacionar el importe recibido en la propina con la mejor/peor atención que ese cliente ha recibido durante su estancia.

 

El PH nos guia en la caceria y su buen hacer es quien nos dara la clave del exito

Es por esto que la propina es algo frecuente, esperado por parte de los trabajadores, pero en ningún caso debe ser algo impuesto por la organización (la empresa de Safaris nunca debiera forzar al cliente a darlo). Asimismo el importe debería ser directamente proporcional al grado de satisfacción que el cazador tenga con los servicios prestados por esos trabajadores. Como clientes no deberíamos aceptar que la empresa organizadora nos impusiese el importe de las propinas o que nos las pusiese en nuestra factura como una partida fijada… la propina la damos nosotros, y del modo que queremos.

 Si un cliente se va algo triste al finalizar su safari porque no ha podido tirar un Waterbuck que tenía contratado, pese a estar buscándolo durante días… pudiera ser que la propina de su cazador profesional (PH)  fuese algo menor, ya que pensase que no se ha esforzado lo suficiente; pero si ha comido bien, y su alojamiento estaba impecable… la propina que reciba el personal del campamento no debiera verse afectada.

 

3/ Porqué es importante

 El salario de los cazadores profesionales (PH) y del personal del campamento (cocineros, despellejadores, limpieza…) no es demasiado elevado; todo ellos cuentan con recibir propina de los cazadores como un complemento básico de sus salarios.

Cuando se esta realizando caza peligrosa normalmente las propinas para todo el equipo son mayores

En la esperanza de conseguir una buena propina del cliente, cada uno de ellos se esfuerza al máximo para dar lo mejor de sí mismos de modo que el cazador tenga la mejor experiencia posible durante su Safari en África, y que reciba el mejor servicio posible.

 El sistema de las propinas en los Safaris ha funcionado durante muchísimos años, y ciertamente ha sido un modelo exitoso, ya que en este ámbito laboral, realmente ha cumplido su función. Los cazadores están allí por periodos cortos de 7-14 días, y los trabajadores saben que si se esfuerzan duro esos días, la recompensa es muy inmediata, el premio es muy cercano… y eso es una zanahoria que hace que todo funcione mucho mejor.

 Si por una causa grave justificada decidimos no dar una propina a alguien al finalizar el safari, lo lógico es que demos nuestras propinas al personal que ha trabajado bien, y que de manera aparte expliquemos al dueño de la finca o a quien esté a cargo del campamento, que hemos decidido no dar propina a cierto trabajador por la razón que nosotros consideremos.

 

4/ Cuando dar las propinas

 En el mundo anglosajón las propinas se dan al final; esa es la regla general, porque es cuando ellos la esperan, y es cuando el cliente tiene un balance completo de cómo ha resultado su Safari.

 Yo tengo una teoría diferente, y es que yo suelo dar un porcentaje pequeño de las propinas durante el safari, en moneda local. Yo siempre me hago con unos cuantos billetes pequeños en Rands, que al cambio son prácticamente nada, y los uso como pequeños incentivos durante el Safari, hacia el personal de servicio. Si un pistero me encuentra un animal herido, si un skinner está despellejándome una cebra… prefiero dar una pequeña propina que hace que estén más por la labor de trabajar bien. En mi opinión eso siempre ayuda a que trabajen más ilusionados.

 Independientemente de que haya dado aquí y allá algunas pequeñas propinas, eso no quita para que haya que dar igualmente la propina al finalizar el safari.

 

5/ La propina que no cuesta dinero

 Mi madre siempre me decía “las buenas palabras son gratis” y que razón tenía. Y es que en cualquier lugar del mundo quien trabaja para nosotros agradece que se le trate bien y con una sonrisa. Se pueden dar órdenes, se puede exigir que trabajen bien… y todo se puede pedir con una sonrisa y con educación.

 En general el cazador español es excelente en esta faceta, frente a los cazadores de otras nacionalidades, que tienen fama de secos y que no confraternizan con los equipos. Una petición de cualquier tipo, acompañada de una sonrisa… siempre es mucho más suave.

 No es solo una cuestión económica. La realidad es que las personas que “caen bien” a los equipos del campamento, por su simpatía, por su educación o por su amabilidad, normalmente son las que obtienen un mejor servicio durante la cacería, y con ellos los equipos de caza se alegran sinceramente si el cazador obtiene los trofeos que busca.

 

6/ Presentes

 Es habitual llevar algún presente para la esposa del propietario de la finca, o un cuchillo para el dueño, o puros… este tipo de presentes que se dan al llegar no deben confundirse con la propina, y no excluyen de la propina que los equipos esperan al final del safari.

 Es más, si el propietario de la finca es quien nos hace de PH, y nos guía en nuestra cacería, hay que tener presente que él espera recibir una propina por el trabajo de guía de caza realizado. Para nuestra mentalidad, esto es impensable, porque vamos a dar una propina a una persona que tiene una posición económica completamente acomodada, quizás mejor incluso que la nuestra… pero ellos esperan recibirla.

 También en ocasiones se puede llevar tabaco de liar, o algún regalo menor para los pisteros o los skinners, que se entregan al llegar. Este tipo de obsequios son siempre bien recibidos, pero igualmente hay que remarcar que a los ojos de ellos no tienen nada que ver con la propina que deben recibir al final del Safari por su trabajo realizado.

 

7/ A quien dar propina

 Básicamente la respuesta es… casi a todos los miembros del equipo. En mayor o menor cantidad, pero todos ellos esperan recibir algo de los cazadores.

 

Los trackers realizan un trabajo imprescindible para los cazadores

La propina más sustanciosa, y la que es más lógica es la que se da a tu Cazador profesional (PH) que ha estado estos días a tu servicio, y que ha usado todo su conocimiento y habilidad para conducir tu cacería con éxito.

 El segundo grupo, que están directamente relacionados con los cazadores son los pisteros y los despellejadores. Estos suelen recibir una propina menor que la del PH principal.

 No debemos olvidar al personal de servicio del campamento, que muchas veces no vemos tan directamente (cocina, limpieza, conductores, etc…). En estos casos se suele dar una cantidad general a quien esté a cargo del campamento para que la reparta entre el equipo de manera justa. Los porcentajes que recibe cada uno suelen estar ya prefijados para que no haya problemas.

 Si la cacería es en un área publica (como un Parque Nacional) y requiere de la presencia de un Game Guard (un guarda del parque), que normalmente no colabora en nada, y nos acompaña como un mirón… a pesar de que él es un funcionario público con un sueldo es costumbre darle también una pequeña propina por su inestimable “ayuda”.

 

8/ La pregunta del millón es cuanto

 Y ahora viene la parte más difícil… cuanto dar de propina, para estar en una línea digna y no parecer un tacaño a los ojos de las personas que han estado esforzándose durante los últimos días en que nuestra experiencia en África sea lo más satisfactoria posible.

 

Propinas

Un modesto billete de 20 rands es un incentido para agradecer un pistero que te ha encontrado un amimal herido, o una limpiadora que te trae la ropa planchada

El primer punto a explicar es que el importe que demos de propinas debiera estar directamente relacionado con el nivel de satisfacción que tengamos como clientes por los servicios recibidos. Si damos unas horquillas orientativas, deberíamos estar en la parte alta o en la baja de la horquilla sugerida dependiendo del nivel de satisfacción que tengamos.

 La propina para el cazador profesional, si fuésemos a la ortodoxia anglosajona estaría entre el 5% y el 7% del valor total de la caza abatida. La realidad es que un cazador profesional en un safari de antílopes considerara baja una propina inferior a 150€ por una semana de trabajo, y considerara muy generosa una propina de 300€. Pero lógicamente si estamos dos semanas y hemos tirado 25 animales con éxito… el PH esperara más propina por los servicios prestados.

 Las propinas para el personal auxiliar y de servicios suelen estar entre 50€ y 150€ dependiendo de cuantas personas son, y de cómo han trabajado para el cazador durante el safari. En ocasiones si durante todo el safari se ha tenido un pistero exclusivo para nosotros se le puede dar una propina de 20-30€ a él personalmente.

 En el caso de que se realice un safari de caza peligrosa, es normal que el personal que está involucrado directamente en la caza, tenga una propina mayor, al haber realizado una actividad de riesgo, y estar protegiendo nuestra vida con sus servicios profesionales. Si algo sale mal… él es quien está ahí para protegernos del eventual ataque del animal.

 

9/ Conclusión

La propina en el mundo de los Safaris no es algo opcional, si el transcurso del safari es correcto, lo normal es que el cazador deje una propina a los que han estado trabajando para él durante los días que ha durado el Safari. Los que lo reciben así lo esperan y lo entienden como parte de su salario.

El importe de la propina debera ser proporcional al nivel de satisfaccion del cliente

La empresa de caza no debe forzar al cliente a dejar una propina determinada, ni incluirla en su factura; es el cazador quien debe darla libremente. Es preferible darla en las manos de  quienes queremos que las reciban que darla a un montón general para que sea repartida por la empresa.

 No debemos limitarnos a dar propina al cazador profesional que nos ha guiado, ya que los nativos y el personal auxiliar y de servicios, también esperan que se les dé una propina por su trabajo.

 Los regalos, presentes hacia el personal del campamento, tabaco, etc… son cosas diferentes, que nada tienen que ver con la propina. Si decidimos llevar algo de esto no debe afectarnos al cálculo de la propina final a entregar.

 El importe debe ser variable dependiendo del grado de satisfacción que hayamos tenido en nuestro safari, pero si no hay un desastre deberíamos tener previsto desde un principio dejar una propina al equipo. Un equipo satisfecho por una propina justa nos recibirá con los brazos abiertos la próxima vez que visitemos el campamento.

 

Nos vemos cazando en África

José María Aranda

www.spitskopsafaris.com

 

Si te ha gustado este articulo, quizas te interese leer este otro

 

Consejos para contratar tu primer Safari

Share

Posted in Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , , ,

Septiembre 13th, 2017 by JM Aranda

Introducción a los Riesgos sanitarios

 Cuando tomamos la decisión de iniciar un Safari a cualquier país de África, hemos de darnos cuenta de que los Riesgos sanitarios cambian completamente. Ya no estaremos en la Vieja Europa, cubiertos bajo el paraguas de seguridad que nos ofrece el sistema sanitario Estado Español, al que tan acostumbrados estamos.

 Deberíamos valorar esto, porque no debemos viajar como ignorantes, ajenos a nuestra nueva situación. Indudablemente, el cambio de la situación de riesgo no nos debería impedir viajar, pero debemos aumentar nuestras precauciones personales para evitar problemas futuros.

 

Sanidad en África

 África es muy grande, y aunque parezca una obviedad, muchos no parecen darse cuenta de las enormes diferencias regionales de unos países a otros. Lo que quiero transmitir es que dependiendo del destino de caza al que nos dirigimos, los riesgos sanitarios son completamente diferentes.

 No es lo mismo estar cazando el Bongo en las selvas húmedas de Camerún, infestadas de todo tipo de insectos y reptiles venenosos, muy lejos de cualquier hospital mínimamente preparado; que estar cazando Springboks en una finca en Sudáfrica, en una zona libre de malaria, y con acceso a un hospital de primer nivel en menos de 30 minutos.

 Solo hay dos países en África que tienen una sanidad razonablemente buena, que cubre la mayor parte del país, estos dos países son Sudáfrica y Namibia. Cualquier otro destino que visitemos, desde Mozambique, a Tanzania o Camerún… dispone de instalaciones médicas tercermundistas y además no siempre es fácil acceder a ellas.

 

Malaria y mosquitos

El enemigo número uno en África son los insectos, y por la gravedad de la enfermedad que transmite, el mosquito portador de la malaria. Es tan grave e importante que merece una mención muy especial a la hora de tomar precauciones sanitarias.

 La malaria es una enfermedad muy grave, que puede llegar a causar la muerte, de modo que el cazador debe informarse lo primero si la zona que va a visitar está o no libre de malaria. Cada año se dan en el mundo  unos 300 millones de casos de malaria, y un millón de personas muere por la enfermedad anualmente. La transmite el mosquito anopheles, y una sola picadura de un mosquito infectado es suficiente para contraer la enfermedad.

 

En áreas con malaria, el cazador debe tomar de manera escrupulosa cada día la medicación para la malaria, que es el único medio probado de asegurarse de no contraer la enfermedad. Las personas que viven en zonas con malaria han desarrollado diversos grados de inmunidad contra la enfermedad, porque ya han estado en contacto con ella, pero quienes llegamos de otras zonas, carecemos de esa inmunización natural, y hemos de tomarnos muy en serio el prevenirla.

 La medicación para la malaria hay que tomarla desde unos días antes de llegar al área con malaria, y hasta varios días después (según prescripción del médico porque depende del tipo de medicamento concreto que utilicemos),

Son medicamentos fuertes (cloroquina, doxicilina, Malarone, etc…) con frecuencia con desagradables efectos secundarios como vómitos, jaquecas  o mareos… pero son imprescindibles para evitar contraer la enfermedad.

Pero independientemente de la medicación que tomemos para la malaria, y adicionalmente a la misma, debemos tomar las medidas generales para que no nos piquen los mosquitos. El mosquito anopheles portador de la malaria, no deja de ser un mosquito más, y el mejor modo de no contraer la enfermedad es conseguir que no nos pique.

Las reglas generales para evitar ser picados por mosquitos debemos aplicarlas siempre, independientemente de que haya o no malaria en la zona. Y básicamente debemos seguir unas pautas sencillas que disminuyen muchísimo el riesgo de ser picados:

  • Utilizar de manera continua repelentes químicos que contienen DEET. El DEET es el repelente universal que mejor funciona en todo el mundo. Fue desarrollado por el ejército USA en 1946 para sus tropas que combatían en áreas tropicales. Simplemente es un producto que repele a los mosquitos, que aunque estén a nuestro alrededor, no quieren posarse sobre la piel impregnada del producto, por lo que no nos pican. El porcentaje de concentración de DEET, va desde un 10% en algunos repelentes infantiles de uso urbano, hasta un 98% que tienen algunos repelentes de uso profesional en áreas de selva, que tienen efectos de hasta 10 horas.

Todos los repelentes comerciales usan el DEET, todos ellos usan el mismo principio activo, pero cada uno en distintas concentraciones. Cuando vayamos a elegir entre unos u otros debemos ver en su composición qué % de DEET tienen.

  • Si utilizamos algunos de los muchos otros remedios “naturales” de plantas, electrónicos, etc… usarlos de manera adicional al uso del repelente de DEET. Citronella, árbol del té, ajo, hierbabuena, etc… son parcialmente efectivos y pueden ayudar, pero no sirven como única barrera de protección.
  • En áreas donde hay mucho mosquito es imprescindible dormir con una red anti mosquitos, que debe quedar separada de nuestro cuerpo, porque los mosquitos no pueden atravesarla, pero si picarnos a través de la red.
  • Hay otro producto probadamente efectivo, que es la permetrina. Este insecticida se puede aplicar sobre ropa, y mantiene sus propiedades incluso después de varios lavados. Los tejidos impregnados en permetrina son también una buena opción en áreas con mucho mosquito.
  • Atardecer y amanecer son los momentos del día en que los mosquitos están más activos, de modo que hay que evitar en lo posible estar en el campo en esos momentos para no sufrir su ataque masivo.

 

Quemaduras solares

 En general siempre que estamos al aire libre debemos cuidar y proteger nuestra piel. Esto es más aplicable aun si cabe en África, donde vamos a estar muchas horas expuestos al sol tropical durante nuestra caceria.

 Cremas solares de alto factor de protección son de uso imprescindible, así como el uso de una prenda que cubra la cabeza. Los locales son muy aficionados a las gorras, pero estas no nos protegen los laterales de la cara. 

 

Las gorras nos protegen la cabeza

Vaal Reebuck

Es más aconsejable el uso de sobreros de ala ancha, que nos dan una sombra más efectiva. Si nos decidimos por usar gorra de caza, deberíamos prestar especial atención al proteger con crema solar la zona de las orejas, la nuca y de las patillas.

 Las prendas de ropa de manga corta y los pantalones cortos, quedan muy bien en las fotos, pero nos ofrecen muy poca protección ante el sol y ante las espinas (en África todo pincha). Son mucho más recomendables las camisas de manga larga y los pantalones largos para vestir durante el safari.

 En cualquier caso, el tema de la protección ante el Sol es un problema que los españoles tenemos bastante controlado, porque nos enfrentamos a él cada verano en nuestro país. Otros cazadores de otras latitudes, con pieles más blancas que las nuestras, y menos acostumbrados al sol… tienen muchos más problemas que los españoles.

 

Ampollas

 Una triste y humilde ampolla en tu pie, puede hacer que tu safari sea una experiencia miserable y penosa. Es por esto que el cuidado de los pies durante tu safari es muy importante, porque algo tan menor como esto puede arruinar tu experiencia africana.

 

Riesgos sanitarios

Ampollas en los talones por calzado inadecuado

La regla número uno, que nunca debemos romper, es que no debemos iniciar nunca un safari con botas nuevas. Lo más importante es que nuestras botas las hayamos llevado ya bastantes veces en España, y que estén completamente “domadas” y adaptadas a nuestros pies.  El calzado no es preciso que sea muy duro, cualquier bota ligera es suficiente, porque las botas muy duras (como las que se usan para invierno para cazar en la montaña) pueden recalentar demasiado el pie, y aumentan el riesgo de ampollas.

 Ponernos cada día calcetines limpios, hidratar cada noche con crema los pies especialmente en las zonas donde hay más roce, y utilizar un calzado cómodo y fresco cuando llegamos al campamento (para que el pie descanse de las botas de caza) reduce el riesgo de sufrir ampollas.

 Si pese a nuestras precauciones nos sale una ampolla, no debemos quitar la piel, porque mientras esta esa piel protege la de abajo, que está mucho más tierna. Debemos curarla cada día, extremar la higiene,  y poner betadine o un producto antiséptico similar que evite que se nos infecte.

 

Diarrea

 Muchas son las causas por las que el cazador puede sufrir diarrea. Los cambios en los hábitos alimenticios, y sobre todo la ingesta de aguas parcialmente  contaminadas son las causas principales. Las aguas de muchos países en África no tienen los tratamientos sanitarios a los que estamos acostumbrados nosotros, y sin embargo son perfectamente potables para los nativos, que están acostumbrados a esas bacterias.

 Lo más importante en caso de sufrir un episodio de diarrea es beber muchos líquidos, para no deshidratarnos, que es lo más peligroso en estos casos. Si es un caso leve, de la conocida como “diarrea del viajero” no es preciso tomar medicación, y en unas 24 horas debe remitir. En cualquier caso conviene llevar en nuestro botiquín algún antidiarreico que podamos tomar para casos más severos, que no remitan de manera natural.

 En caso de que se tenga algo de apetito, arroz blanco, zumo de limón, sopas claras o plátano son los alimentos más recomendables. Y sobre todo, ni una gota de alcohol, ya que es completamente perjudicial.

 

Accidentes

 La caza en África nos expone al riesgo de sufrir algún tipo de accidente en el transcurso de la acción de caza, o en los traslados de un sitio a otro. Obviamente no suele ser una exposición al riesgo tan alta como los cazadores de alta montaña, pero sin duda es un riesgo que existe.

 Cuando hablamos de accidentes, podemos englobar aquí una casuística muy variada, que podría ir desde un accidente de carretera en un traslado, a una torcedura de tobillo o a una fractura de un brazo en una caída inoportuna. Normalmente no estan contemplados dentro de los Riesgos sanitarios del pais, pero aun asi, es algo que debemos tener previsto como enfrentarnos al problema si se da.

 Normalmente los accidentes implicarán la necesidad de atención médica por parte del cazador, y el tipo de atención también será determinado por el lugar en el que nos encontremos. En Sudáfrica o Namibia, podremos acudir inmediatamente a un hospital moderno, o a un consultorio de un médico, en cualquier parte del país. Si estamos cazando en Camerún, en mitad de la selva… una fractura de un pie puede suponer un complicado problema logístico para evacuar al cazador y hacer que llegue  a un lugar donde pueda recibir tratamiento médico básico.

 Vale la pena hablar aquí de los seguros y de los costes. En España estamos muy acostumbrados a que la sanidad es gratuita para nosotros, y nos pase lo que nos pase… todo está cubierto al 100% por la Seguridad Social. En África la sanidad se paga, así que si necesitamos cualquier atención médica, por básica que sea… hay que pagar al médico, al hospital… todo.  Si tenemos un Seguro médico privado, conviene hacerles una consulta antes del viaje, y asegurarnos de incluir una cobertura sanitaria internacional, indicando que fechas estaremos en África, en qué país, etc… por un pequeño suplemento en nuestra póliza general… los tratamientos hipotéticos que necesitásemos en caso de sufrir cualquier desafortunado accidente estarían cubiertos.

 

Vacunaciones

 El Ministerio de Sanidad Español publica en su web cuales son las vacunaciones necesarias para los distintos países de África.

 La vacunación es una herramienta excelente de prevención, que debemos asegurarnos de tener al día antes de iniciar ningún viaje. Hay que hacer la prevención con tiempo, ya que hay algunas vacunas que tardan más de dos semanas en proteger completamente al individuo, porque una vez inoculadas el cuerpo tarda un poco en generar los anticuerpos necesarios con los que combatir la enfermedad si a lo largo de nuestro viaja entramos en contacto con ella.

 Tener al día la vacuna antitetánica (que muchos tenemos medio olvidada) es una regla de mínima seguridad. Adicionalmente, dependiendo del país a visitar, fiebre amarilla, cólera, hepatitis A y B, polio, difteria, tifus… No olvidemos que vamos a lugares donde son comunes todavía enfermedades que ya han desaparecido prácticamente de Europa y del mundo occidental, y que a nosotros nos suenan al pasado. Sin embargo son enfermedades que asolaron hace siglos el mundo, y que han sido controladas en el mundo occidental gracias a las vacunas (en África siguen siendo enfermedades que siguen activas por el insuficiente nivel de vacunación).

En cualquier caso el Ministerio de Sanidad en su web tiene amplia informacion sobre el riesgo sanitario y las vacunas en cada zona de Africa

https://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/vacunaciones/viajero/home.htm

 

 Conclusiones

 Este artículo no pretende meter miedo a nadie. Solo pretende abrir los ojos al cazador que se plantea viajar al continente Africano. Que tome sus pequeñas medidas de precaución, que minimizarán sus riesgos, y permitirán que tenga un Safari mucho más placentero y sin contratiempos.

 En cualquier caso, el haber previsto algunas pequeñas cosas  en el tema de los Riesgos sanitarios puede hacer que estos pequeños problemillas nunca sucedan, o que si suceden estemos preparados para solucionarlas prontamente y dispongamos de los medios necesarios en nuestro botiquín para ello.

 Nos vemos cazando en África

José María Aranda

 

PD : Este articulo sobre los Riesgos sanitarios fue publicado en el numero 221 de la Revista Caza Mayor, en Agosto 2017

Caza mayor Numero 221

 

http://www.grupov.es/revistas/10-caza/numero/2-caza-mayor/1529-221-agosto-2017

 

 

Si te ha interesado este articulo sobre los Riesgos sanitarios en un Safari, quizas puedes echarle un vistazo a este que explica los primeros pasos para organizar tu Safari

 

Consejos para contratar tu primer Safari

 

Share

Posted in Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , ,

leon
Junio 14th, 2017 by JM Aranda

La taxidermia es una de las partes importantes de un Safari, porque para el cazador son la manera de tener presentes en su casa sus recuerdos y vivencias de Africa.

 

1/ Introducción

Cuando un cazador decide hacer un safari en África siempre está preocupado por los costes que desconoce, y los costes de traer sus trofeos hasta casa son siempre una de sus preocupaciones. Los cazadores estamos dispuestos a pagar por cazar por que es nuestra pasión, pero nos duele el alma por pagar por el “transporte”… somos así.

Analizaremos individualmente cada uno de los costes que tenemos para ver nuestros trofeos colgados en casa, y veremos en algunos casos las posibilidades de reducirlos parcialmente para que nos resulten menos gravosos.

 

2/ Primera preparación

Siempre que negociamos un Safari hemos de dejar bien claro con la organización si la primera preparación del trofeo está incluida en el precio que pagamos por el animal. En algunos destinos como Sudáfrica y Namibia, en que los precios son más ajustados y hay más competencia entre empresas, este precio suele estar incluido. Sin embargo, en destinos más exclusivos y caros, como Tanzania o Mozambique, suelen cargarnos un precio extra por la primera preparación de campo de  los trofeos.

Cebra

Cebra con leon

La primera preparación no deja de ser simplemente despellejar, y hacer el primer salado de las pieles, así como limpiar los cráneos. Un trabajo básico que realizan los “skinners” de cada campamento; y por el precio que cargan en algunos sitios por limpiar un trofeo de búfalo puedes dar de comer a toda una tribu de bosquimanos durante un mes. Hay cierta picaresca oculta en este concepto, y no deja de ser un dinero fácil que pueden echarse al bolsillo a nuestra costa.

Poco se puede hacer al respecto, ya que son muchos los Outfitter que cargan por este concepto, y se niegan a quitarnos esta “tasa”. Si conseguimos que nos lo eliminen durante nuestra negociación, que nos lo pongan por escrito, puesto que cuando lleguemos al destino, seguro que los “locales” van a intentar cobrárnoslo. Si no podemos evitarlo, solamente podremos valorar este sobrecoste que nos cargan como un precio extra por los animales, y eso nos puede hacer que nos decidamos por éste u otro Outfitter según el coste total de la cacería. No deberemos valorar un Outfitter únicamente por el precio del animal que queremos cazar, sino que debemos valorar el conjunto del servicio que nos ofrece, ya que puede haber algunos costes “semi-ocultos” como éste, que distorsionan la apreciación del coste de la cacería.

 

3/ Dip & Pack

Si nosotros tenemos nuestro taxidermista de confianza en España, y queremos seguir trabajando con él, entonces necesitaremos que intervenga un taxidermista Africano para que realice el servicio de “Dip & Pack” que consiste en la preparación de los trofeos para su exportación.

Este servicio comprende la  limpieza, desinsectación, revisión y embalaje, así como el pase de los trámites veterinarios necesarios para que los trofeos puedan ser exportados a la Comunidad Económica Europea.

El precio de este servicio suele ser módico, ya que no es un trabajo complicado, pero aun así lo normal es que nos cobren 30-60€ por cada animal que tengan que preparar. Las tarifas suelen ir en función de los tamaños de los cráneos, así que los antílopes de pequeño tamaño son muy económicos y los trofeos grandes como búfalos o hipopótamos son más caros.  En los Safaris de pocos animales, y de bastante precio (leones, búfalos, etc…) este precio es prácticamente irrelevante en comparación con el coste total del safari, sin embargo, en los Safaris económicos de antílopes, es más relevante, porque incluyen muchas cabezas.

Rhino

Taxidermia de pedestal de rinoceronte blanco

Deberemos pedir al Outfitter que prepara nuestra cacería que nos facilite una tarifa de “Dip & Pack” del taxidermista que él esté usando en el país; así nos evitaremos sorpresas de ultima hora. Un problema habitual que nos encontramos en estos casos son los larguísimos plazos de entrega, que no tienen ninguna justificación ya que el trabajo que han de realizar es muy básico y sin ninguna complicación. Deberíamos insistir con la organización para que nos garanticen un plazo de entrega en España inferior a los 6 meses para aquellos trabajos que solamente incluyen “Dip & Pack” que no tiene trabajo de taxidermia alguno.

Merece mencionarse aparte el hecho de que el curtido de pieles en España es mucho más caro que en Sudáfrica o Namibia, por lo que es muy frecuente que se haga un “Dip & Pack” pero que pidamos que las pieles vengan ya curtidas (cebras, jirafas, ñus, Springboks…) En este caso los plazos se alargarán, ya que hay que enviar las pieles a un batanero o curtidor local (distinto del taxidermista), y su trabajo ya tiene unos plazos de entrega de unos 6-8 meses, que detendrán el proceso de exportación de nuestros trofeos hasta que regresen a la taxidermia las pieles ya curtidas.

 

4/ Taxidermia completa en África

Solamente hay dos países en toda África cuya taxidermia tengan el nivel suficiente para poder trabajar con ellas; estos son Sudáfrica y Namibia. En el resto de países, es impensable el trabajar con taxidermistas locales, de modo que directamente pensaremos en un “Dip & Pack” y que nos manden los cráneos limpios y las pieles saladas a casa.

Si nuestro Safari se ha realizado en Sudáfrica o Namibia, podemos plantearnos el terminar el trabajo allí, y que nos llegue a casa finalizado para colgarlo directamente. Como toda decisión que tomemos, tiene pros y contras.

A favor de hacer la taxidermia completa con un taxidermista local en África podemos valorar lo siguiente:

  • El precio es considerablemente más barato, especialmente en los animales de pecho y animales completos.
  • Los africanos conocen muy bien la anatomía de los animales de un safari, ya que es la fauna con la que trabajan habitualmente. Yo conozco clientes que han llevado su kudu al taxidermista de su pueblo, que no había hecho un kudu en su vida. Yo no soy partidario de que el taxidermista “aprenda” haciendo mis trofeos.
  • Los trabajos de hueso los vamos a hacer por muy poco más de lo que nos costaría la preparación del “Dip & Pack”.
  • Nos ahorraremos el coste del “Dip & Pack”

En contra de finalizar el trabajo de taxidermia en África valoramos

  • Tienen acceso mucho más limitado a moldes especiales. Normalmente solo nos veremos limitados a las posturas básicas, y ligero giro a derecha o izquierda de la cabeza.
  • No habrá ninguna comunicación durante el trabajo, y si las instrucciones que dejamos no son muy claras… podemos encontrarnos con sorpresas de cómo han sido montados los trofeos. Será demasiado tarde para hacerles ninguna reclamación.
  • En los trabajos de hueso, la calidad es muy inferior a la que estamos habituados en España (que es uno de los sitios del mundo donde mejor se trabajan los trofeos en hueso). Normalmente no se les hace ningún pulido final, y la calidad de las maderas que usan es bajísima.
  • En los animales que se hacen con boca abierta, como felinos o chacales, la calidad de las bocas que se usan suele ser baja, porque trabajan con proveedores económicos.
  • El cajón que trae nuestros trofeos será más voluminoso, y nos cobrarán más en la agencia de transporte para traerlo hasta España. Parte del ahorro que hemos hecho al hacer la taxidermia allí, lo perderemos por ese encarecimiento del transporte.
  • La calidad en su conjunto de los trabajos es menor. En general los taxidermistas allí trabajan con bastante mano de obra indígena poco cualificada que hace el 70% del trabajo, y el taxidermista solo hace realmente la supervisión y los detalles finales del trofeo.

 

leon

Leon naturalizado de cuerpo entero

Así pues no hay una fórmula magistral que nos dé el resultado idóneo. En los trabajos de hueso, la diferencia de calidad de taxidermia es grande, ya que allí son mucho más bastos; sin embargo el coste final está por debajo del 50% al hacerlo allí, ya que si queremos hacerlo en España habremos de pagar allí un “Dip & pack” de los trofeos y luego hay que pagar a nuestro taxidermista español.

El caso de los trofeos que montamos de pecho o enteros, la diferencia de precio es importante, pero aquí pagaremos mucho más por el porte cuando queramos traerlos a España, ya que una vez montados el cajón que necesitaremos para traerlos es mucho mayor. En este caso deberemos valorar con mucha objetividad la calidad de los trabajos que nos oferta nuestro taxidermista en España, e insistir en ver trabajos del taxidermista africano, para ver si éstos nos convencen. Los trabajos complejos, o de especies caras, la calidad debería primar sobre un pequeño ahorro económico, que no es relevante respecto al coste total de la cacería de ese animal.

 

5/ Envío Internacional

Aquí es donde viene una de las pesadillas del cazador, y es durante el envío de los trofeos. Una vez que el taxidermista africano ha terminado su trabajo (ya sea “Dip & Pack” o taxidermia completa) preparará un cajón de madera, donde embalará perfectamente los trofeos (normalmente vendrán atornillados a las paredes del cajón).

Cebra

Cebra

Algunos clientes me han pedido que les diese precio cerrado del safari, que incluyese todos los costes hasta ver su safari colgado en el salón de su casa en España. Yo siempre explico que para cualquier empresa de Safaris esto es imposible, y esto es debido a que nadie puede calcular lo que costará traer un cajón de madera que puede pesar entre 40 y 80 kilogramos, dentro de un año, desde Johannesburgo hasta Madrid. Las empresas especializadas en transportes internacionales cotizan este tipo de servicios cada día, y los precios son completamente volátiles. Esto es imposible de tener cerrado hasta que sabemos con exactitud cuánto mide y pesa el cajón que hay que traer, y en que época del año viene (en esto hay épocas mas caras y mas baratas como en todo).

En cualquier caso, hay algunas pequeñas pistas, que nos pueden ayudar a reducir el coste del envío de nuestro cajón. Siguiéndolas podremos al menos minimizar en parte este coste.

  • Los cajones con pocos animales son muchísimo mas caros, porque hay bastantes costes fijos (veterinarios, tasas, manipulación, etc…) Por lo tanto, siempre buscaremos que nuestro safari venga en el mismo cajón que el de algún amigo que haya cazado a la vez que nosotros, y así compartiremos costes, y nos saldrá considerablemente más económico. Esta es la regla más importante que deberemos seguir, ya que un cajón con 3 animales te podría llegar a costar 700€ y uno con 14 animales puede costar 900€
  • Hay algunas empresas especializadas (como Safari Cargo) que hacen muchos envíos de trofeos de Safaris. Suelen ser considerablemente más caras que otras menos conocidas, así que debemos pedir que nos coticen dos o más empresas el coste de traer nuestro cajón hasta España, y así podremos comparar costes.
  • Si hemos realizado taxidermia completa de nuestros trofeos en África, podríamos elegir la posibilidad del transporte marítimo, que es mucho más lento pero más económico. No es posible traer trofeos salados tipo “Dip & pack” por contenedores marítimos.
  • Por defecto las empresas de transportes nos suelen meter en su cotización un Seguro de transporte, que suele tener una prima bastante elevada. Yo dudo mucho que en el caso de que mis trofeos lleguen dañados, ningún seguro contratado en Pretoria (Sudáfrica) me vaya a pagar nada… así que siempre les obligo a quitarme ese seguro y al menos me ahorro la prima.

 

6/ Transitario: Aduanas en España

Una empresa en España que nos haga este trabajo es muy importante para que nuestros trofeos lleguen bien, en al plazo convenido, y sobre todo con un coste razonable. Esta empresa es la que se encargará de lidiar con el taxidermista Sudafricano para presionarle para que cumpla los plazos, la que va a gestionar los permisos CITES de importación (en el caso de que traigamos especies que lo requieran), quien va a negociar con las diversas empresas de transporte para conseguir un buen precio en los portes para traer tu cajón hasta Madrid… esta es la pieza fundamental de cualquier importación de trofeos.

Hay diversas empresas españolas que hacen este trabajo (Borona Trading, Intercoex, Wigisa…), unas son más económicas que otras, unas tienen más experiencias que otras, pero es muy importante que no sean empresas generalistas, sino que estén especializados en traer cajones con trofeos de caza, porque hay algunas particularidades en cuanto a permisos, CITES, veterinarios etc… que son distintas de un envío  normal de cualquier otro material.

Esta empresa de aduanas es la que se encargara de pagar en tu nombre el IVA ante Hacienda, que luego te repercutirá a ti en la factura. Si señores, han leído bien, el IVA de sus animales hay que pagarlo. Por suerte la Haciendo Publica española no nos exige una factura de lo que han costado esos animales en el país de origen, sino que este IVA se aplica sobre una Declaración Jurada estimada del valor que esos animales tienen, y que ha de firmar el cazador.

Cuando finalmente nuestro cajón ha pasado ya por todas las inspecciones necesarias para su entrada en la CEE, y los veterinarios han certificado que no contiene ninguna enfermedad, y que todo está correcto, y se han revisado los CITES que permiten importar especies protegidas que han sido cazadas legalmente… por fin nuestro cajón saldrá de la Aduana y pasará al almacén del Transitario.

En ese momento nos avisará el Transitario o Agente de Importaciones que el cajón está ya en su poder, y que lo tiene a nuestra disposición en sus almacenes.  Conviene pagarle deprisa en ese momento ya que en ocasiones, los Agentes de Importación tendrán durante 10-15 días el cajón en sus instalaciones gratuitamente, pero pasado ese tiempo, si no hemos liquidado su factura, pasarán a cobrarnos por el almacenamiento de ese cajón.

 

7/ Transporte en España

Ya finalmente tendremos el cajón en España, y le hemos pagado al Agente de Aduanas, pero aún nos queda traérnoslo hasta casa. Para los que son de Madrid, normalmente es un trámite acercarse con su coche y llevarse los trofeos a casa. Pero para los que vivimos en provincias, aún nos queda moverlo por España.

Si hemos decidido hacer la taxidermia en Sudáfrica, el cajón será voluminoso, por lo que es fácil que nos veamos obligados a contratar un transporte desde Madrid hasta nuestra provincia. Mi recomendación es que nos busquemos un transportista local, que seguro que tiene que ir de vez en cuando a Madrid, y estará encantado de conseguir un “retorno” para volver cargado hacia casa. Esto es siempre más económico que el típico SEUR o UPS que es lo que te va a contratar el Agente de Aduanas si tú le dices que se encargue del tema.

Si hemos encargado un “Dip & Pack”, y nuestros trofeos aun han de ir a un taxidermista en España, podemos incluir en la negociación del precio global de la taxidermia de nuestro Safari la recogida de los trofeos en Madrid. Es una práctica habitual que los taxidermistas se acerquen a Madrid con sus furgonetas a recoger los cajones, y es una manera de ahorrarte un porte hasta tu provincia.

Pero aun nos quedara lo más divertido; después de muchas ilusiones y mucho dinero pagado para traernos ese cajón hasta casa… el momento de abrirlo es como desenvolver un gran regalo de Navidad. Es una excusa perfecta para reunir a todos los que formaron parte del Safari, echar juntos unas risas entre amigos. Mientras armados de destornilladores vamos a ir sacando los trofeos, y volvemos a revivir la fantástica experiencia vivida.

 

Y no te pierdas los consejos para organizar tu primer Safari, en este articulo

 

Consejos para contratar tu primer Safari

 

Nos vemos cazando en Africa

Jose María Aranda

Share

Posted in Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , ,

Autor con un Mountain Reedbuck
Mayo 25th, 2017 by JM Aranda

 

Ocho Consejos básicos para que tu primer Safari sea un exito absoluto, y una experiencia inolvidable.

 

El cazador que por primera vez se enfrenta a la ilusionante tarea de organizar un Safari por primera vez, suele andar tan perdido entre las muchas opciones, como feliz por la promesa de la inminente cacería en África. Aquí van 8 consejos básicos para preparar su viaje que le ayudarán a que su Safari Africano sea un éxito.

 

1/ EL PAIS

Elija unos de los países menos problemáticos sanitaria y políticamente, y que el transporte desde Argentina tenga menos problemas, preferiblemente que haya vuelo directo.

No se deje seducir por destinos exclusivos y poco habituales y céntrese en áreas muy probadas, y con todas las garantías. Básicamente los países más adecuados para principiantes son Sudáfrica y Namibia.

 

2/ PLAINS GAME

Antes de correr hay que aprender a andar; de modo que no piense en felinos moteados, ni en grandes búfalos… la oferta de antílopes es muy variada, muy completa y representan un reto idóneo para el cazador.

El cazador que llega a África por primera vez puede disfrutar de la caza de las muchas especies de antílopes africanos, que van desde un diminuto y económico duiker, hasta un poderoso y exclusivo eland o un majestuoso antílope sable…

group

Un safari en grupo en siempre una apuesta segura de exito

La gran variedad de especies disponibles permite configurar un safari “a la carta” dependiendo del presupuesto y de los gustos personales de caza cazador. En la mayoría de las fincas de caza hay “de todo”, sin embargo no todas las especies tienen la misma calidad, por la vegetación, el clima, etc… que si son idóneas para el órix, no serán tan idóneas para el bushbuck.

Pregunte a la organización que especies de las que ofertan son las que tienen mejores trofeos en su zona, y sobre todo pregunte de que especies no son tan buenas.

Desconfíe completamente de aquellos que le dicen que todos sus animales son excepcionales, ya que o bien le está mintiendo descaradamente o quien le habla nunca ha estado en la finca que le quiere vender.

Uno de nuestros amigos, Alejandro Martin escribió este interesante articulo referente a su Safari “Low Cost”, que nos da una idea de como organizar un Safari, con un presupuesto ajustado.

Safari “Low Cost” en Sudafrica

 

3/ DURACION

La duración mínima de un Safari debería ser de una semana, que nos permitiese hacer 6 días de caza reales. Dentro del presupuesto total de un Safari, que incluye vuelos, tasas de abate etc…. un día más o menos no representa mucha diferencia económica; de modo que vale la pena alargarlo en la medida de lo posible, para aprovechar el caro billete de avión que hemos pagado y disfrutar lo máximo posible.

Si nuestra organización familiar/profesional y nuestra agenda nos lo permiten,  un viaje de nueve días, con 8 días de caza reales, es una duración idónea, ya que permite cazar sin prisas y procurar exprimir al máximo nuestra experiencia africana.

 

4/ RIFLE

El mejor rifle para un Safari es aquel con el que disparas cómodo, el cazador es capaz de hacer disparos precisos, y alcanzar al animal con seguridad en sus órganos vitales. El mayor error es comprar un rifle nuevo de calibre africano, al que no estamos acostumbrados, justo antes del Safari, e ir allí sin haber probado adecuadamente el rifle.

 

rifle

el equipo adecuado es fundamental

Por regla general los animales africanos son más duros que los ciervos colorados, y precisan un calibre contundente, y esto hay que combinarlo con una punta semidura (balas de buena calidad, con doble núcleo, o con camisa soldada al núcleo) que tenga buena penetración. Ahorrar en un Safari por usar munición económica es el mayor error, la munición es claramente lo más barato del Safari… así que lleve un proyectil adecuado. Solo con que se le escape un bicho pinchado por no llevar la munición idónea… le saldrá muchísimo más caro que ninguna marca de balas.

Hay una opción que también se puede valorar que es viajar sin armas y usar el rifle del cazador profesional; este es un modo muy cómodo de viajar ya que entraremos en el país como un turista más, y nos evitamos el incordio de los papeleos que implican viajar con rifles. Todos los cazadores profesionales disponen de rifles para uso de los clientes, de modo que es una opción que debemos valorar, y según nuestros gustos… decidir si viajamos con nuestras armas o no.

 

5/ PAQUETE O LISTA ABIERTA

El cazador novel suele preferir un paquete porque le parece que así tiene más controlado el presupuesto, sin embargo los paquetes suelen tener determinadas especies que no siempre se ajustan a lo que deseamos.

duiker

El dminuto duiker azul… un animal para safaristas avanzados.

Además siempre tienen el inconveniente de que pasará si una especie que tenemos en el paquete se nos resiste y no hemos sido capaces de abatirla.

La opción ideal suele ser decidir que especies queremos cazar deacuerdo con nuestro presupuesto, y configurar nuestro propio paquete personalizado con esos animales y los días de caza que hemos podido “arrancar” al calendario. Siempre dejando la lista abierta para que si uno de esos animales no lo cazamos no nos lo cobren, y si se nos cruza el kudu de nuestra vida, y decidimos tirarlo, simplemente se nos cobre la tasa de abate del animal.

Mucho cuidado con los “calentamientos”, hay que procurar ajustarse a cazar la lista que teníamos decidida previamente desde casa, porque si no podemos encontrarnos con una factura muy superior a la prevista.

 

6/ LA ORGANICA

El 70% del éxito o del fracaso de un Safari se determina en el momento en el que elegimos con quien vamos a ir allí. Hay muchas empresas que andan en busca del cazador internacional, y lo intentan atraer hacia sus ofertas. No todas las orgánicas son iguales, y no todas ofrecen el mismo nivel de servicios. Lo ideal es contactar con dos o tres orgánicas y solicitarles un presupuesto con los mismos días y las mismas especies, para que podamos comparar sus ofertas.

El cazador que organiza su safari deberá buscar:

  • empresas que gestionen sus propias áreas de caza, que no sean simplemente intermediarios.
  • empresas especializadas en el destino elegido. Aquel que lo mismo vende un oso en Alaska, que cochinos en Polonia que leopardo en Namibia… normalmente no puede saber de todo (hay algunas honrosas excepciones) y no pasa de ser un mero comercializador.
  • precios competitivos. Las diferencias de precios de unas empresas a otras son muy grandes, y un trofeo medalla de oro de ñu es igual para todo el mundo.
  • daily rates ajustados. No debemos dejarnos engañar por animales a precios baratos si luego pagamos 280€ por cada noche en el lodge… que al final dispara el coste del Safari.

 

7/ REFERENCIAS

Hay que pedir dos o tres referencias a las orgánicas elegidas, que nos sirvan para contrastar lo que nos están vendiendo desde la empresa.

Hagamos los deberes y llamemos a estos otros cazadores que ya han estado allí antes que nosotros y que nos contarán la calidad de los alojamientos, los vehículos, la comida, la densidad de animales, la calidad de los trofeos… Seguro que ellos estarán encantados de charlar un rato sobre su viaje, y hablarnos de sus experiencias en África… esa llamada de teléfono nos aporta mucha información útil.

Ya sabemos que aquellos contactos que nos da una orgánica siempre son los cazadores que han regresado más satisfechos, pero aun estos clientes nos darán detalles realistas, que no siempre nos va a contra la orgánica.

 

8/ TAXIDERMIA

Cuando contratamos un Safari solo contratamos la cacería, y la taxidermia se la contrataremos posteriormente a otra empresa, la que nos ofrezca la orgánica o la que nosotros elijamos libremente.

lion

Pedestal de leon

Aun así es conveniente solicitar a la organización el nombre y unas tarifas de precios de la taxidermia con la que trabajan habitualmente, para evitar sorpresas y que así nos hagamos ya una idea del coste que tendrá traernos nuestros trofeos a España.

 

9/ CONCLUSION

Viajar a África es el sueño de todo cazador, y prepara este viaje es hacer realidad nuestro sueño.

Autor con un Mountain Reedbuck

Autor con un Mountain Reedbuck

Yo he viajado muchas veces a África, y en cada ocasión sigo poniéndome nervioso anticipando lo que disfrutaré cuando pise aquellas tierras; los atardeceres con el sol ocultándose tras las colinas, o esas noches mágicas alrededor de un fuego, con una cerveza en la mano, charlando de caza y contemplando las estrellas.

Hacer un Safari es una experiencia maravillosa que podremos recordar por el resto de nuestras vidas; y el que todo salga como nosotros hemos deseado está también en nuestras manos. El Safari empieza el día que hemos decidido firmemente que nos vamos a ir, y comenzamos a pensar en los animales que cazaremos, el rifle que usaremos o la empresa de caza que contrataremos… y desde ese día es cuando hay que empezar a disfrutar del  Safari.

 

Nos vemos cazando en África.

 

Jose María Aranda

 

www.spitskopsafaris.com

Share

Posted in Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , , ,

Facochero
Mayo 16th, 2017 by JM Aranda

INTRODUCCION SAFARI “LOW COST”

Este  año de crisis mi amigo Jose María Aranda y yo estábamos planteándonos si podríamos irnos de Safari, con la maldita crisis a nadie le van las cosas como le iban en años anteriores, y la caza siempre es un gasto que podemos recortar (por mucho que nos duela hacerlo).

Northern cape

De vuelta a los paisajes aridos del Northern Cape en Sudafrica

No pintaba demasiado bien, y ya estábamos pensando en dejarlo para el año que viene, cuando “lo peor de la tormenta” fuera pasando. Sin embargo, en una tarde de charla de cazadores (de esas que nos encanta contar nuestras mentiras), decidimos que podíamos hacer un Safari de Antílopes, sin ninguna excentricidad, y que eso podíamos organizarlo con un presupuesto “low cost” acorde a las circunstancias económicas del momento.

La decisión del país era clara para nosotros, Sudáfrica era el destino con daily rates más bajos, y además hay vuelo directo de Iberia, de modo que solo hay que pagar un billete de avión. Los vuelos de Iberia se encarecen desde primeros de Julio, y se consideran temporada baja hasta Junio, de modo que nos teníamos que ir forzosamente en Junio con los billetes más económicos. Por otro lado Junio es un mes fantástico, fresco, sin mosquitos, con días agradables para cazar y noches para dormir con manta… una delicia.

Cold

Mucho frio por las mañanas en Agoso

Así que decidimos quitarnos una montería y un rececho aquí en España durante este año, ahorrar ese dinero, y prácticamente con eso ya tendríamos pagado un safari modesto en África.

Nosotros teníamos muy claro que independientemente de los animales a cazar, una Safari es una semana de vacaciones cazando en África, y eso siempre es una experiencia inolvidable, aunque este año el presupuesto que llevábamos fuese más ajustado. Los amaneceres serían tan increíbles como siempre, el trato sería tan bueno como siempre y los lances serían tan emocionantes como lo han sido siempre… de modo que con toda la ilusión del mundo nos pusimos a preparar nuestro Safari “Low Cost” del 2011.

 

 

 

ESPECIES, RIFLES Y CALIBRES

Decidimos irnos con Spitskop Safaris http://www.spitskopsafaris.com/, en Kimberley (Sudáfrica); esta empresa con la que ya habíamos cazado en alguna ocasión anterior  y que era una apuesta segura para nosotros, ya que sabíamos que allí no nos íbamos a equivocar y que el éxito estaba asegurado por la profesionalidad de su gente y la calidad de sus fincas de caza.

Facochero

El primero nada mas llegar… la primera tarde

Por la experiencia de otros años sabemos que tiene unos daily rates muy ajustados a los precios del mercado, y que sus animales están a precios imbatibles en el mercado, cosa muy a valorar cuando preparas un safari con un presupuesto ajustado. Pero seamos realistas, uno de los motivos de más peso que nos hacían desear regresar allí era el solomillo de eland con setas que prepara Runelle Barnard, la madre de Adam Barnard, el propietario de la finca.

Para controlar el gasto final y ajustarnos al presupuesto que nos habíamos marcado teníamos claro que nosotros cazaríamos en 2×1, de modo que aunque compartiríamos las oportunidades y seguro que nos veríamos obligados  a tirar menos animales, disfrutaríamos de los lances de ambos.

gnu

Ñu azul

Cada uno de nosotros tenía sus preferencias particulares en cuanto a las especies a abatir, y sobre gustos no hay nada escrito. En cualquier caso, el plan que nos trazábamos todos era cazar un antílope de los de precio más alto (a elegir eland, kudu o waterbuck), otro de los de pecio medio (órix, ñu azul o ñu negro), y unos cuantos de los de precios económicos (duikers, facocheros, springboks, blesboks…). Así conseguiríamos armar una lista compensada, que nos permitiese pegar tiros, y que no se disparase de precio.

Obviamente no estamos para hacer excesos, de modo que íbamos a llevarnos armamento de lo que ya teníamos en el armero, sin novedades ni gastos innecesarios. Al final fue un 375 H&H a compartir para tirar ambos los bichos más grandes (no conviene ir nunca subcalibrado a África) y dos rifles del 300 WM que son muy polivalentes para la caza de todo tipo de antílopes.

ammo

Bala Sellier Belliot EXERGY

En cuanto a la munición, llevábamos la nueva bala EXERGY de Seller Belliot, una excelente opción calidad precio que queríamos probar y que nos sorprendió gratamente. Se trata de un proyectil sin plomo, construido completamente de cobre, con punta hueca y el extremo de metal blando que facilita la expansión inmediata.

La penetración nos sorprendió mucho, ya que incluso tiramos un ñu azul de pecho, y encontramos el proyectil alojado en el jamón del lado contrario. Probablemente la alta  penetración se deba a que la retención de masa de las balas recuperadas estaba cerca del 100% del peso del proyectil.

 

LA CAZA

A nuestra llegada al aeropuerto de Kimberley, nos estaba esperando Adam Barnard, con su habitual franca sonrisa de bienvenida, y ya nos empezamos a sentir como en casa. En solo veinte minutos estábamos en la finca de Spitskop Safaris descansando del viaje y tomando unas cervezas. Tras una comida ligera nos fuimos a probar los rifles al campo de tiro, y después de comprobar que no habían variado el punto de impacto, Adam nos preguntó que queríamos hacer en lo que quedaba de tarde, ante lo que Jose María y yo mismo le respondimos a la vez “vámonos a cazar”.

Nos quedaba una hora de luz aproximadamente, y tuve mucha suerte porque enganche este buen facochero, que se nos quedó mirando bajo unos arbustos, confiado en que habíamos pasado sin verlo. El faco estaba equivocado al confiarse, y nos sirvió para empezar el Safari con un buen animal, relajados y sin presiones.

wildebeest

Ñu Negro con la ultima luz del atardecer

Yo tenía mucho interés en cazar un ñu negro, especie que me apasiona, ya que siempre resulta un reto ponerse a distancia de tiro de sus atentas manadas, así que le dije a Adam que prefería comenzar con él. Al día siguiente le entramos a pie varias veces a una numerosa manada de ñus negros, y la difícil aproximación nos obligó a ir tapándonos y avanzar en ocasiones casi reptando protegidos por cualquier ondulación del terreno, ya que los ñus negros tienen predilección por las zonas abiertas, donde no hay vegetación que nos sirva de cobertura. Tras un bonito rececho, y con el sol ya poniéndose en el horizonte, tumbamos un viejo macho de ñu negro con dos tiros del 375 H&H.

En los siguientes días fuimos cazando algunos facos, blesboks, un steenbok muy bueno. Jose María andaba detrás de cazar un Ñu azul, ya que es una especie por la que tiene predilección.

Bush

Vegetacion cerrada de arbustos espinosos

Buscamos y desechamos muchos machos de tamaño medio, y encontramos un ejemplar viejo que andaba solo en compañía de su escudero, no era inmenso, pero era viejo, y tenia personalidad, un animal para tener en tu sala de trofeos. Jose cogió el 300 WM y se fue con Adam metiéndose en la espesura, y pronto los perdí de vista mientras yo me quede en el todoterreno, observando al ñu con los prismáticos.

Cuando escuché el disparo, vi que el ñu había sido alcanzado de pecho, y el animal dio tres pasos hacia atrás y cayó redondo. Cuando luego recuperamos la bala, comprobamos sorprendidos que lo había cruzado de lado a lado, entrando por el pecho y terminando alojada en el jamón opuesto tras cruzar todo el cuerpo del animal. Nos agradó comprobar la tremenda penetración de esta munición nueva de Seller Belliot, incluso en animales tan duros como es un ñu azul.

Los últimos días nos cambiamos de zona de caza y subimos al Norte de Sudáfrica, al desierto del Kalahari, con intención de tirar algunos buenos springboks y buscar dos kudus, uno para cada uno. La finca en el Kalahari era impresionante, 20.000 hectáreas y miles de springboks por todos lados. Hacía bastante frío esos días, y el tiempo no era el idóneo para cazar; los animales se mantenían al abrigo de las zonas de más “bush”, y apenas se les veía en lo abierto.

Springbok Ram

Gran Springbok en el Kalahari

Buscábamos kudus, y sin embargo mientras los buscabamos con ahinco por toda la finca, íbamos recolectando una buena colección de springboks, ya que cada vez que veíamos uno bueno lo tirábamos. El tercer día vimos un buen faco de lejos, le entramos andando, y nos encontramos sin esperarlo con una manada de kudus que estaba emboscada en unos arbustos espesos. Había dos buenos machos, pero uno de ellos especialmente abierto, justo lo que yo andaba buscando, de modo que le mandé un recado con el 375 H&H y se fue al suelo. Ya nos parecía que Jose se tendría que venir sin kudu, porque no surgían oportunidades de machos tirables, y se nos pasaban los días y el ultimo día tiró un bonito macho de tres vueltas, con el que finalizamos nuestro safari.

 

CONCLUSION

Kudu Bull

Un Kudu muy abierto

Me siento afortunado cada vez que vuelvo de África, ya que poder vivir la experiencia de un Safari, disfrutar de la hospitalidad de sus gentes y de la compañía de mis amigos, es algo único. Doy gracias a Dios, por permitirme vivir esta experiencia, y cada vez que regreso empiezo a desear profundamente el regresar a aquellas tierras.

Este año pudimos hacer este Safari prácticamente de casualidad, ya que todos los pronósticos apuntaban a que no íbamos a hacerlo dadas las circunstancias del momento. Sin embargo, una vez que hemos regresado, y que podemos hacer balance de lo vivido en este safari “low cost” que preparamos con toda nuestra ilusión, me doy cuenta de que lo importante es poder ir, poder cazar allí, y haber estado una vez más de Safari. La experiencia ha sido tan divertida y tan enriquecedora, que finalmente si tirabas un modesto Springbok o un exclusivo Nyala, es solo una anécdota ya que lo importante es haber estado allí una vez más, y haber podido disfrutar de la caza con mis amigos, que es la esencia de nuestra afición.

Cuando regresamos a España todos mis amigos siempre están tristes, y echan de menos África, y cuando me ven sonriente y contento y me preguntan porque no estoy tristón yo siempre les digo “porque ya queda un día menos para que volvamos a África de nuevo”.

 

Alejandro Martín Arnedo

 

 

Share

Posted in Articulos de otros colaboradores, Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , , ,