Leona
septiembre 29th, 2018 by JM Aranda

LEONA DEL KALAHARI : MI ENCUENTRO CON LA CAZA PELIGROSA

 

La experiencia de la caza peligrosa nada tiene que ver con la caza de cualquier otro animal; la sensación de peligro, la adrenalina en tus venas y el pulso acelerado… son algo que puede llegar a crear adicción entre los cazadores que ya la han probado alguna vez.

 

1/ LA DECISION

 

 Hace unos meses, hablando junto al fuego con mi buen amigo Adam Barnard, propietario de SpitSkop Safaris ( www.spitskop.co.za ), comentamos que después de muchos antílopes y facos abatidos, quizás podía dar el salto a la caza de especies peligrosas; parecía el paso natural que llega a dar el cazador de safaris después de un tiempo cazando antílopes…

tracks

las primeras huellas con esto empezo todo

 Inicialmente me mostré sorprendido… no había entrado en mis planes hasta el momento… porque lo consideraba algo inalcanzable.

 Después comenzamos a discutirlo… elefante y rinoceronte estaban descartados porque escapaban a mi presupuesto, de modo que tendría que ser búfalo o uno de los grandes gatos.

 Finalmente también descartamos el búfalo, ya que para encontrar ofertas de búfalos grandes a buen precio tendría que ir a Zambia o Zimbawe, y no quería ir a esos destinos este año;  y entre leona y leopardo… la leona seria a la huella, y el leopardo sería con cebo a la espera… de modo que finalmente me decidí por la leona a la huella… básicamente porque yo nunca he sido esperista… y ese sistema de caza no me convencía tanto, a pesar de la insistencia de mi amigo Adam en que podíamos encontrar un gran leopardo macho muy escurridizo que hacia tiempo que estaba dando problemas  en una granja cercana a la suya.

 

 Así pues decidimos que iríamos a por una leona, una autentica leona del Kalahari, y que ese seria mi bautismo de fuego en la caza peligrosa. Comprobamos las agendas de ambos, y la fecha quedó fijada para primeros de Agosto.

 

2/ EL ARMA

 

 Dado que yo tenía unos meses para prepararlo todo y que la pieza lo merecía, dedique especial atención al arma y la munición que llevaría.  Los grandes felinos, tanto león como leopardo no son animales especialmente duros, de modo que la limitación legal en Sudáfrica que obliga a cazar los Big Five con un calibre mínimo de 375, era suficiente para mis propósitos. Por lo tanto mi viejo CZ calibre 375 H&H, que tanta carne había ya hecho en anteriores safaris para mí , seria el encargado de acompañarme con la leona.

 

375

375 H&H el calibre de layenda

 El problema de los leones, según los entendidos, es que a la hora de encajar el tiro son dos animales distintos. Cuando está relajado, en el primer disparo, se trata de un animal relativamente blando, e incluso un calibre medio seria más que suficiente para abatirlo con garantías.

El problema es que si el león herido carga hacia los cazadores, se trata de otra fiera completamente distinta, es un paquete de músculos tensionados, cargados de odio, que viene hacia ti a 65 Km./h con manifiesta intención  de saltar a tu cuello, y para parar esa posible carga es para lo que necesitas un calibre realmente contundente… para lo que necesitas confiar en el 375 H&H.

 

 La punta la tenia muy clara… mi rifle agrupa mejor con los proyectiles de 300 grains; así que busqué una punta muy blanda de ese peso. Me decidí por la munición de Federal, que siempre me ha dado buen resultado, y que ya sabia por experiencias anteriores que son balas muy blandas y se deforman adecuadamente aun en animales de talla media. Hice unas cuantas pruebas en España, antes de viajar, y tanto la agrupación, como la expansión del proyectil fueron satisfactorias.

 

3/ LA CACERIA

 

 Llego el día señalado, y bastante antes del amanecer ya estábamos en camino, habíamos salido de madrugada de Kimberley (Sudáfrica) dirección Norte, buscando el desierto del Kalahari. Me acompañaba mi buen amigo vitoriano Fernando Careaga, hombre sereno y seguro con el rifle, que iba a ser mi rifle de apoyo en la cacería; y ambos teníamos dentro los nervios propios del reto al que nos enfrentábamos.

 Fernando andaba preocupado por su misión como rifle de apoyo, y le preguntó a Adam durante el trayecto “Si la leona carga… ¿donde le apunto?”, y su respuesta fue muy clara, “si carga todo será muy rápido, así que en cuanto tengas algo amarillo en la cruz, dispara”.

 

Queríamos llegar a la zona de caza pronto por la mañana, para aprovechar la primera hora…  antes de que los leones se echasen a la sombra. Sin embargo, nos encontramos con un día lluvioso, con un cielo gris y plomizo muy inusual en invierno en Sudáfrica… por lo que la caza estaba bastante tapada y los leones se habían movido muy poco esa mañana.

 

 Pasamos una par de horas buscando huellas frescas de leones, y no había manera. La finca tenía más de 50 rinocerontes blancos que encontrábamos constantemente, y estaba plagada de waterbuck, springbok, bontebok, jirafa, kudu… parecía que había allí de todo menos leones… que es lo que nosotros buscábamos. El cazador profesional me dijo que si por un casual encontrábamos leones cuando fuésemos sobre el vehiculo, pasaríamos de largo, y que volveríamos a por ellos andando… yo no estaba dispuesto a que el recuerdo de la caza de mi leona fuese un tiro rápido desde lo alto de un coche.

 

 

Lioness

Cazador con Leona

Finalmente encontramos las huellas de un gran macho, que caminaba junto a dos leonas. Los trackers nativos comenzaron a seguirlas, y pronto el macho abandono a las hembras, lo que convenía mucho a nuestros propósitos, puesto que no queríamos disparar contra un animal que estuviese en un grupo… porque nunca sabes si van a cargar más de una leona cuando dispares.

 

 La primera leona que encontramos se encontraba echada en un extremo de la finca. El cazador profesional no quería tirarla junto a la linde de la finca por la peligrosidad que entrañaba, ya que si arrinconábamos a la leona, y ella se sentia atrapada, las posibilidades de que se abalanzase contra nosotros al acercarnos, incluso antes de dispararla, eran muy altas. Así que decidimos seguir buscando otra leona que nos ofreciese una mejor oportunidad.

 

 Así pues seguimos buscando la segunda leona, y pronto los trackers nos avisaron que la leona estaba echada a unos 700 metros en una gran pradera de hierba seca amarilla que teníamos delante de nosotros.

 En se momento en que ya teníamos la leona elegida localizada, el ambiente de la cacería cambio completamente; los profesionales estaban muy serios, todo el mundo comprobó sus rifles, se quitaron los seguros de las armas, y nadie decía nada… aquello no era ninguna broma. Todo el mundo sabía lo que tenia que hacer, y comenzamos a caminar por aquella pradera,  concentrados, en silencio… mirando hacia delante, buscando la leona amarilla en un mar de hierba igualmente amarilla.

 

 Los nervios me agarraban la boca del estomago, el pulso se me aceleraba… y mi cabeza no dejaba de repetir “dispara y carga, dispara y carga… hasta que la leona este en el suelo… no la dejes cargar hacia nosotros”. El paseo por la llanura de hierba amarilla duró unos diez minutos… que me parecieron horas. Las sensaciones que tuve dentro mientras avanzaba… esas emociones son mi tesoro… ese rato de caminata en silencio avanzando hacia el león es algo que yo no le cambiaria a nadie; eso queda en tu memoria para siempre, y es prácticamente imposible explicarlo con palabras.

 

 En un momento determinado, Adam señalo hacia delante, en silencio, y plantó el trípode delante de mí. En aquel momento mi concentración era total… yo solamente veía hacia delante, deje de tener visión periférica y solo veía aquella “roca amarilla” que se adivinaba entre la hierba a unos 70 metros de nosotros, y todo el nerviosismo anterior desapareció de golpe. Solo estábamos la leona y yo, nadie más… nada más.

 

Leona

Autor con leona

La “roca” se movió ligeramente, y pude reconocer las puntas de las orejas que eran color chocolate, y la parte de atrás de la grupa, que se ocultaba tras unas hierbas altas. Me fui al trípode, me encare el rifle, y mire por el visor; y la parte visible de la leona no era más que la grupa, y la parte de arriba de la cabeza con sus orejas marrones, el animal era de color amarillento, y estaba echado, oculto por la hierba que tenia prácticamente su mismo color. Estime donde debería estar la paletilla, y apunté el rifle a la hierba… rezando para no hacer bajo y enterrar la bala bajo su pecho… tenia que ser ahí… apreté despacio el gatillo… y el disparo sonó como un cañonazo.

 Desde ese momento todo fue extremadamente rápido, la leona saltaba por el aire rugiéndonos amenazadora y yo ya estaba recargando, disparar y cargar pensaba yo, cayó al suelo, se revolvió hacia nosotros y yo ya tenia la cruz sobre su pecho y dispare de nuevo, volvió a saltar al encajar el segundo disparo, y cayo al suelo sobre el lomo, con las patas al aire… yo ya estaba preparado para el tercer disparo… espere dos segundos dudando… se movía lentamente… dispare el tercero… y la leona quedó inmóvil.

 

 En se momento todo el mundo a tu alrededor, que durante unos instantes funcionaba a cámara lenta, vuelve a su velocidad normal. Sonrisas nerviosas, felicitaciones… y una extraña sensación de relajación… de satisfacción por haberlo hecho correctamente… y de admiración ante la belleza del animal que yace muerto a tus pies.

 

4/ LAS SENSACIONES

 

Es francamente difícil explicar las sensaciones que pasan por tu cabeza en el momento en que estas caminando acercándote al león… ya que la concentración es absoluta. La adrenalina a chorro por tus venas hace que tu pulso esté acelerado, y que tus facultades estén absolutamente concentradas en una única misión… el león que tienes delante.

 

 Tienes miedo, por supuesto que tienes miedo… si no tienes miedo eres un inconsciente. Estas enfrentándote a un león, un animal que si lo hieres va a cargar contra ti o contra tus compañeros, y si carga… el resultado siempre es incierto, porque ni el mejor tirador puede garantizar que será capaz de colocar correctamente su bala en el cerebro a un blanco que carga a 65 Km./h contra él y que tardara 4 segundos en cubrir los 70 metros que le separan de tu pecho.

 

Face lioness

Leona primer plano

Pero ese miedo es el que te espolea, y el que agudiza tus sentidos… es el que hace que des lo mejor de ti mismo… lo que no debe ocurrirte es que ese miedo te paralice o te haga fallar. Ahí es donde te pruebas a ti mismo… cuando ves como reaccionas ante una situación de peligro real, con el gato mirándote fijamente, agazapado entre la hierba amarilla.

 

 Cuando después ves al gato muerto, con fieros ojos amarillos, y una boca de pesadilla… sientes respeto hacia el animal. Te das cuenta que para enfrentarte a él has ido con cuatro rifles, con el mejor arma que has podido elegir, y que los humanos somos pequeños y débiles en el cruel mundo Africano… y que él es el autentico Rey porque todo en él muestra fuerza animal y majestuosidad. Enfrentarte al león es un reto, y que nada tiene que ver con la caza que has conocido anteriormente, y entiendes porque hay quien se vuelve adicto a la caza peligrosa, porque no se parece en nada a cazar un venado, un facochero o un kudu. Esto es otra cosa.

 

 Después, cuando vuelves a España, emocionado por tu aventura, arropado por tu cuadrilla de amigos que vienen de África contigo, tan emocionados como tú, que entienden y comparten perfectamente esta sensación; lo cuentas con toda tu ilusión a todos los que te rodean, intentando transmitir la belleza de lo que has sentido… y te encuentras con caras de asco entre tus compañeros de trabajo, miradas de horror ante lo que cuentas, o comentarios como “¿y no te daba pena?”. Te sientes  muy alejado de ellos y te das cuenta de que ellos están tan distantes de lo que tú sientes, que nunca lo llegaran a entender, y que nunca se les pondrá la carne de gallina cuando escuchen el rugido del león salvaje… porque ellos nunca lo oirán.

 

 Y cuando todo ha acabado, cuando estas con tus compañeros de caza, con un ron en la mano, frente al fuego… te invade la satisfacción y el orgullo de haber hecho algo especial, algo que tu y un puñado de cazadores tan envenenados como tu, sabrán valorar en su justa medida. Sientes que estas entre los pocos afortunados de haber cazado un león… has cumplido un sueño.

 

 Así que finalmente te das cuenta de que la experiencia que has vivido, es única, es una vivencia que podrás contar a tus nietos, y que te enriquecerá como persona y como cazador… pero que solo otros cazadores pueden llegar a entender la dimensión de lo que has hecho, y solo otros cazadores entenderán tu deseo de volver a poner la cruz de tu visor sobre la paletilla de otra leona o de un gran bufalo macho… tan pronto como sea posible.

 

Jose Maria Aranda

http://4acesoutfitters.com/#

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , , ,

julio 25th, 2018 by JM Aranda

African wild dogs are the most effective predator en Africa… even against bigger preys like this wildebeest.

 

 

Los licaones o perros salvajes son el depredador mas efectivo de Africa, incluso sobre presas de gran tamaño como este ñu azul.

 

Licaon

Wild dogs

 

Maybe you will like also this video

Jackals hunts warthog piglets – Chacal cazando crias de facochero

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , ,

marzo 22nd, 2018 by JM Aranda

Rhino green hunt, a sustainable way to get resources from Rhino managenet in South Africa private properties.

 

White rhino populations are in real danger due to illegal poaching.

Rhino green hunt

Black Rhino

Rhino foundation try to save rhinos all over the world. The only two increasing populations of rhinos, are in South Africa and Namibia, the two only countries where you can hunt rhinos. Hunters are saving rhino future.

The populations of black rhino are even smaller than the bigger white rhino.

 

Rhino green hunt

Three white rhinos

Maybe you also would like to see

 

Elephant rams a tourist Car -Elefante carga a vehiculo

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , ,

marzo 18th, 2018 by JM Aranda

Introducción

 

Cuanto cuesta un Safari. Y por cuánto puede salir un safari? Esto es algo que me han preguntado muchas veces después de hablar de la caza en África –que son ya seis las ocasiones que he visitado aquellas tierra impulsado por mi afición–, por lo que voy a aprovechar estas páginas para intentar contestar.

 

Me centraré en Sudáfrica, que es lo que conozco, y además es el destino preferido por los cazadores españoles, debido a la variedad de especies a cazar y a ser además el que ofrece mejor infraestructura y precios. Por supuesto que ese fundamental detalle puede variar de manera extraordinaria, como pueden suponer, pues desde el viaje, el alojamiento, y el precio de los distintos animales a conseguir, la diferencia puede cifrarse en decenas de miles de euros, por lo que lejos de lujos sólo al alcance de los más pudientes, vamos a comentar situaciones mucho más accesibles para cazadores de “clase media”.

Destino Africa

Empezamos por el vuelo, unas 10 horas de avión, con la ventaja  si es con Iberia de volar sin escalas entre ambas capitales (varios días a la semana), pues pueden elegirse otras compañías pero siempre con escalas, bien en Europa o ya en el Continente Africano. El billete Madrid-Johannesburgo puede variar según las fechas entre unos 600 y 1.200€, siendo Julio y Agosto los meses más caros. Y una vez en Sudáfrica hay que tener en cuenta que puede haber varias horas de viaje por carretera (un coste que suele ser asumido por las empresas de caza), a no ser que el desplazamiento obligue a tomar otro avión, como me ha sucedido en más de una ocasión, y haya que sumar un extra por ese vuelo doméstico.

 

En el campamento

Estamos ya en destino y aquí toca aplicar el “daily rate”, que es la cantidad a pagar por cada día de caza. Varía entre 250/450€ por cazador y 125/250€ por acompañante (según lo que se vaya a cazar,  la categoría del lugar y los días contratados), al margen de que algunas empresas ofrezcan “paquetes” con un número concreto de jornadas y animales. Por supuesto hay campamentos mucho más caros, pero ya entraríamos en categorías superiores o de lujo, como antes comenté.

Caza de bufalo, con el autor, el Sr Sanchez y Jose Maria Aranda

El “daily rate” lo cubre “casi” todo: servicio del cazador profesional que siempre te acompañará en la caza, el uso del vehículo apropiado, alojamiento, comida, bebida (a veces las alcohólicas están aparte), lavado de ropa, así como el trabajo de pisteros expertos y la primera preparación de los trofeos cazados que serán después enviados al taxidermista que tú elijas, cuyo coste también será añadido, lógicamente, pero que en cualquier caso pagarás unos meses después del safari. Generalmente se puede cazar 2×1, es decir dos cazadores con un solo profesional, con lo que el “daily rate” resulta algo más económico.

 

Armas y cartuchos

Un detalle a tener en cuenta es que para muchos cazadores resulta imprescindible cazar con su propio rifle, el que conocen, con el que están entrenados y hasta el que compraron expresamente para disfrutar de la caza en África por su modelo y calibre.

Cuanto cuesta un Safari

Red hartebeest cazado al atardecer con esa fantastica luz roja africana

No existe ningún inconveniente legal en viajar con el arma hasta Sudáfrica (al menos no con Iberia y otras varias compañías europeas), pero debes estar dispuesto a abonar 75 euros por trayecto, amén de contar con un estuche “suficiente” para que el rifle viaje bien protegido.

Cuando llegues a Johannesburgo deberás ir a la oficina de la policía a recogerlo (donde puedes pasar un buen rato mientras te preparan los documentos correspondientes), algo que también deberás hacer a la vuelta. Y la munición debe viajar aparte y asimismo en estuche cerrado (y hablo de candados), habiendo indicado en un documento que habrás rellenado previamente para la policía con los datos relativos al arma (hasta tres y que no coincidan en calibre, no me pregunten por qué), y de la munición, de la que puedes ingresar al país hasta 200 cartuchos por calibre. Eso sí, ningún arma puede ser de funcionamiento semiautomático.

 

Especies cinegéticas

En cuanto al coste de los animales, ya depende de lo que estemos dispuestos a gastarnos ya que hay precios para todos los bolsillos. Como ejemplo he reproducido la lista de precios de un “outfitter” medio, lo que aquí llamaríamos una “orgánica”, que ofrece nada menos que 80 animales diferentes. Las 47 especies autóctonas de Sudáfrica, más sus variantes de color y algunos importados de países vecinos, que llaman “exóticos”. Tengo que añadir que tienen muy buenos precios, pero en todo caso lo que tratamos es de hacernos una idea aproximada.

 

La primera sorpresa es que ofrece 23 especies cuyo coste va de 50 a 1.000€. Y antes de leer esas cantidades es importante tener en cuenta que algunos outfitter valoran con un precio fijo el ejemplar de la especie en cuestión,  procurando además que el cazador consiga la mejor pieza posible, mientras otros valoran en función de la calidad o puntuación del trofeo (lo que puede variar sensiblemente), mientras en los “paquetes” puede entrar “de todo”. Conviene aclarar estas cuestiones antes de formalizar ningún contrato y abonar una importante señal, como también es lo más habitual. Pero les digo ya precios y especies:

 

23 Especies entre 50 y 1000 Euros

50 Puercoespín

50 Chacal

120 Babuino

140 Facochero

175 Duiker Gris

175 Steenbok

220 Avestruz

250 Springbok

280 Blesbok Común

350 Impala

500 Caracal

500 Reedbuck Montaña

650 Ñu Negro

650 Ñu Azul

700 Oryx

650 Hartebeest Rojo

650 Gato salvaje africano

700 Bushpig

700 Blesbok Blanco

750 Cebra Burchells

850 Bushbuck Cabo

1.000 Reedbuck Común

1.000 Kudu del Cabo

16 especies entre 1.100 y 2.000 €

1.100 Bushbuck Limpopo

1.250 Gran Kudu

1.250 Zebra Hartmann

1.300 Waterbuck

1.350 Vaal Rhebok

1.375 Eland del Cabo

1.400 Bontebok

1.750 Tsessebe

1.800 Nyala

1.820 Duiker Azul

1.840 Lechwe Rojo

1.850 Klipspringer

1.900 Grysbuck del Cabo

1.950 Oryx Cimitarra

2.000 Duiker Rojo

10 especies entre 2.100 y 3.500€

2.100 Civeta

2.100 Oribi

2.120 Suni Livingstone

2.130 Hyena Manchada

2.200 Grysbuck Sharpe

2.250 Lechwe Kafue

2.270 Jirafa

2.400 Serval

3.000 Hyena Marrón

3.500 Eland de Livingstone

11 por encima de los 5.000 €

(Y obviamos las variantes de

color y algunos exóticos).

6.500 Leona

7.600 Hartebeest de

Lichtenstein

6.500 Roan

7.500 Hipopótamo

5.000/11.500 Cocodrilo

5.500/6.500 Sable

8.500/15.000 Búfalo

12.000/35.000 León

 

Bufalo

Bufalo Cafre, una de las especies preferidas por los cazadores españoles.

Hay cuatro especies: Búfalo, Cocodrilo, León y Sable, cuyos precios varían casi siempre en función del trofeo, y otras tres: Elefante, Leopardo y Rinoceronte, cuyo precio depende, además del trofeo, de la disponibilidad y coste de las necesarias licencias.

Así que, resumiendo, la sencilla respuesta a ¿Qué cuesta hacer un Safari? Es cuánto me quiero o me puedo gastar, y con la lista de precios sobre la mesa, escogemos los animales que entren en nuestro presupuesto. Pero, no es descabellado platear 5 ó 6 días de caza como nunca has vivido, abatiendo otros tantos animales más que representativos, y disfrutando de una experiencia extraordinaria por unos cinco o seis mil euros, viaje incluido, más los costes “posteriores”, que ahora comentaré.

 

Importación de trofeos

 

Y es que debemos añadir los gastos de los trofeos que queremos conservar como recuerdo y hasta como homenaje a esos animales. Podemos recurrir a taxidermistas sudafricanos para que nos envíen el trofeo terminado, o recibirlos con una preparación profesional y acabarlos a nuestro gusto aquí.

 En el primer caso tendremos que pagar al taxidermista, el flete y el despacho de aduanas. En el segundo, necesitaremos de todas formas un taxidermista sudafricano para que nos haga la preparación (indispensable para conseguir el permiso de exportación), el flete y despacho de aduanas,  más lo que nos cobre nuestro taxidermista aquí.

 

No todo es cazar

Calcular este gasto depende del tipo de taxidermia, animal completo, de pecho, sólo cráneos… y aquí nos pude ayudar nuestro “outfitter” a conseguir los precios de los taxidermistas con los que trabaja habitualmente. Pero no olvidemos que estos gastos se pagan varios meses después de finalizar el Safari, así que tenemos tiempo para ahorrar. Y la pregunta clave ¿Con quién voy a cazar? Una buena opción, aunque sea para conseguir información de primera mano, es visitar la feria Cinegética que se celebra en Madrid (en 2018 será del 1 al 4 de Marzo).

Allí tendremos oportunidad de comparar las ofertas de diferentes orgánicas, y en algunos casos podremos hablar con los mismos profesionales que nos acompañarían a cazar. Y otra opción, muy recomendable, es seguir el consejo de algún amigo que ya tenga experiencia en estas lides y sepa explicarnos cómo y por qué de tantas cosas que se nos ocurrirán.

 

Por supuesto que hay otros destinos interesantes en África: Tanzania, Zambia, Mozambique, Zimbabue, Botswana, Namibia… en estos la estructura de precios es diferente, tienen una infraestructura más pobre que Sudáfrica –y por ello  los gastos diarios son más elevados–, y en algunos casos las tasas de abate más reducidas. También es menor la oferta de especies a cazar.

 

El Autor tomando el vuelo de regreso hacia españa

Y estos precios  ¿Cómo lo comparamos con la caza en otros países? Como ejemplo, me enviaba un amigo hace poco una foto de un precioso venado europeo cazado en Rumanía, con 240 puntos CIC, por la “modesta” cantidad de 13.932€.

 La medalla de oro de venado en ese país, que son 210 puntos, cuesta 4.266€ . Cada punto adicional sobre oro suma 666€, pero resulta que por ese precio puedo cazar 24 trofeos diferentes en Sudáfrica.

Y también  podríamos hablar extendidamente de los precios en España, lo que nos puede costar una temporada de monterías, o unos trofeos, aunque sean sólo representativos, a rececho. ¿Cuanto vale un venado en berrea o un macho montes en Gredos ?

 

En definitiva, que si para gustos se hicieron los colores… yo me vuelvo a África.

 

Manuel Bustos

PD : Este articulo fue publicado en el mes de Febrero en la Revista Armas Internacional

 

 

Quizas te interes tambien este articulo referente a las propinas

Propinas en el Safari: Sorpresa!!!

Share

Posted in Articulos de otros colaboradores, Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , , , , , ,

febrero 16th, 2018 by JM Aranda

Springbok Grand Slam

 

 Springbok es de todas las especies de antílopes que se pueden cazar en Sudáfrica, el más querido y más emblemático para todos los sudafricanos es el Springbok (Antidorcas marsupialis), que es considerado el símbolo del país, y que incluso adorna las camisetas de la selección nacional de rugby sudafricana. Esta pequeña gacela saltarina, habita las eternas llanuras herbáceas, y sus manadas inmensas llenan de alegría y color la sabana.

 

 Su caza es un reto interesante para el cazador, ya que al vivir fundamentalmente en espacios abiertos, sin vegetación arbórea, su principal estrategia defensiva es su vista y su velocidad. Las manadas de springboks siempre están alerta, y no permiten que el cazador se les acerque antes de que alguno de ellos se ponga nervioso, empiece a correr, y provoque una autentica estampida de gacelas, corriendo y saltando como locas hasta perderse en el horizonte. Los disparos a menos de 200-250 metros son poco habituales, y las aproximaciones suelen incluir gateos y ocultarse frecuentemente detrás de cualquier termitero o de algún arbusto minúsculo que nos pueda dar algo de cobertura.

Kalahari Springbok del autor

Kalahari Springbok del autor

 Hay cuatro variedades cromáticas de springbok, y los cazadores que consiguen tener un trofeo medallable de cada una de ellas completan el conocido como “Springbok Grand Slam”.  Las cuatro variedades son:

  • Springbok común. Pese a que no hay reconocidas subespecies regionales por el SCI, los más grandes se suelen cazar en la zona del Kalahari. Su precio muy económico y la dificultad de cazarlo lo convierten en una especie muy interesante para los safaris de antílopes.
  • Springbok negro, es la variedad melánica, más frecuente que el albino, y presenta capa completamente oscura. Su precio no es demasiado elevado, y es una especie bastante demandada por su color poco habitual.
  • Springbok blanco, es la variedad albina, que se da ocasionalmente en la naturaleza, pero que se encuentra con mucha dificultad porque al tratarse de un gen regresivo, la unión de un animal albino con uno normal suelen engendrar uno de color normal en un 90% de los casos.
  • Springbok cobre, es la más rara de todas las coloraciones. Muy ocasionalmente se ha dado una mutación genética que hace que todo el animal tenga un tono rojizo, sin zonas blancas, y esos animales se han seleccionado tratando de mantener esta coloración. Son muy escasos y por ello muy buscados por los cazadores.

 

 En las zonas donde habitan los springboks, los cazadores deportivos suelen abatirlos por el tradicional método de rececho; pero no todo el mundo que viene a cazar a África puede arrastrase por la hierba, ni todo el mundo dispara con seguridad a 250 metros a un blanco pequeño. También es frecuente en Sudáfrica y Namibia organizar “batidas” de springboks en las que se montan unos puestos, donde los cazadores esperan ocultos. En estas unos vehículos hacen moverse a las manadas, que en sus desplazamientos se van poniendo a tiro de un rifle o de otro. Por el método de “batida” se pueden obtener mejores resultados, las distancias de tiro son menores, y se matan más animales; aunque al venir las manadas en movimiento, no es fácil seleccionar cual es el mejor trofeo en un grupo de 100 animales que viene al trote.

copper springbok ram

copper springbok ram

 El springbok es un animal pequeño (los machos no suelen pasar de 40 kilos), y no precisa de calibres potentes para abatirlo. Cualquier rifle de calibre  6 a 7 mm es más que suficiente, pero lo que si es importante es que el calibre sea tenso, para evitar tener que corregir mucho el disparo, y que nosotros seamos capaces de tirar largo con ese arma con garantías. Yo incluso he cazado ocasionalmente springboks con el calibre 22-250; pequeño calibre que dispara pequeños proyectiles de solo 50 grains con resultados impresionantes.

 

 Se trata de una especie muy recomendable para incluir en cualquier lista de safari; y cuando vemos colgado un gran trofeo de springbok en cualquier pabellón de caza, podemos tener por seguro que ese cazador ha tenido que sudar para conseguirlo. Quizás es por eso que yo soy un enamorado de los springboks y de su caza… porque un gran springbok macho siempre vende muy caros sus cuernos retorcidos.

 Jose Maria Aranda

http://spitskopsafaris.com/

Si te ha gustado este articulo sobre Springbok, quizas te interese nuestra guia para organizar tu Safari

 

Guia para organizar tu Safari

 

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , , ,

enero 26th, 2018 by JM Aranda

Jackal hunts warthog piglets

A pair of black backed jackals are hunting the little piglets, looking for a lonely one.

Los cahacales buscan su oportunidad de cazar a uno de los jovenes facocheros mientas sus padres se alimentan y por ellos estan despistados. Buscan un descuido para hacerse con uno de ellos.

jackals

Un facochero adulto puede poner en fuga a cualquier chacal, pero una cria es mucho mas indefensa

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , ,

septiembre 6th, 2017 by JM Aranda

Lioness attacks warthog. The pig didn’t noticed anything until it was too late.

 

 

Esta leona avanza sigilosamente, sin ninguna cobertura, y pese a ello no la detectan por la carretera asfaltada. Los dos facocheros que estaban tranquilamente comiendo, no se enteran de nada hasta que es demasiado tarde y la tienen encima.

Lioness attacks warthog

Leona

 

Si te ha gustado este video… es muy probable que te guste esta pelea de leones. Un video impresionante y tremendamente espectacular

 

Lion fight – Pelea de leones

We proudly support DSC

Headlines

 

 

 

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , , , ,

julio 9th, 2017 by JM Aranda

Black wildebeest rifle hunt. An amazing long distance shot to the shoulder of the black wildebeest.

Black wildebeest, even has the same name, has almost naothing in common with the well known biger Blue wildebeest.

El Ñu negro, al que llaman el “Payaso de la Sabana” por sus constantes carreras, riñas y persecuciones. Es considerado por ello un dificil animal para su caza con rifle. 

Black wildebest

Black wildebest

Los Ñus suelen ser faciles de encontrar, porque ellos viven fundamentalmente en las praderas abiertas, no buscan esconderse, y por ello basan su defensa en su vista. Los ñus controlan en la distancia a sus amenazas, y es por esto que suelen obligar a realizar disparos a larga distancia a los cazadores.

Si te ha gustado este video, mira este otro de como un grupo de perros salvajes africanos (licaones) dan caza a un enorme ñu azul.

Wild dogs vs Wildebeest – Licaones cazan un ñu

Black wildebest

Black wildebest

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , , ,

ÑU
junio 17th, 2017 by JM Aranda

Un Ñu grande viejo y feo es la historia de como cacé el mejor ñu que nunca he conseguido, y que dificilmente pueda volver a encontrarme en mis andanzas por Africa. 

 

1/ Mi predilección por el Ñu azul

 

 Desde siempre yo he tenido especial predilección por los ñus azules (Connochaetes taurinus), ese antílope, con pinta de toro, y que se diría que siempre tiene cara de enfadado, siempre me ha llamado mucho la atención. En muchos de los safaris que he hecho, al final un ñu azul ha acabado dentro de la lista de especies a cazar… por distintos motivos:

 

  • tiene un precio moderado, por lo que no descompensa el coste total del safari
  • es un animal bastante frecuente en los países del Sur de África, de modo que prácticamente en todas las áreas de caza donde he ido hay oportunidad de abatirlos.
  • es un animal de los considerados “duros” que exigen al cazador una buena colocación del disparo, y un calibre contundente.
  • recechar una manada de ñus, con varios centinelas vigilando en todo momento… es un bonito reto para el cazador… y me encanta hacerlo.
  • y finalmente es uno de los animales más emblemáticos de África, es el antílope que todos hemos conocido en las grandes migraciones a través del National Geographic, así que es como un pedacito viviente de mis recuerdos africanos de niño.

 

 

ÑU

Ñus huyendo

Se trata de uno de los antílopes más grandes, los machos de mayor tamaño sobrepasan los 250 kilos, y los cazadores profesionales lo consideran uno de los más duros para abatir después del poderoso eland.

 

 En prácticamente todos los safaris, en los que entre todos los cazadores se han cazado muchos animales durante una semana de caza, hay que pistear algún animal que se nos va herido… y nos obliga a seguirlo. Es sorprendente ver estadísticamente cuales son las especies “blandas” que casi nunca nos obligan a pistearlas, porque con casi cualquier tiro medianamente colocado caen… y cuales son más “duras” y se van con mucha frecuencia pinchadas, y obligan a largos pisteos. Los ñus azules son de los que más veces hay que pistearlos… y de los que incluso en ocasiones se pierden heridos, y el cazador ya nunca los encuentra.

 

 Nunca debemos enfrentarnos  a la caza de un ñu con calibres pequeños… o puede hacernos sufrir mucho. Es especialmente resistente en los tiros de pulmón, esto significa que si con el disparo efectuado solamente le afectamos un pulmón, y consigue respirar con el otro… puede caminar muchas horas y muchos kilómetros herido de muerte.

 

 

ÑU

Ñus en la llanura

Recuerdo un cazador inglés que vino a cazar con nosotros con un rifle del calibre 308 Winchester, se trataba de un señor de mediana edad, serio, educado, poco hablador, y tiraba bien… el típico ingles; pues bien, el inglés recechó una manada de ñus, les tuvo que entrar varias veces a lo largo de una mañana, y finalmente consiguió ponerse a distancia de tiro y le encajó un tiro al macho dominante unos 15 cm detrás de la paleta… ligeramente alto.

 El tiro parecía bueno… la manada salió corriendo y el macho con ellos… seguimos a la manada… y finalmente vimos un rastro de sangre que se quedaba rezagado y solo… daba bastante sangre… pensamos que estaría a punto de caer. Lo seguimos incansables durante 5 horas, y lo encontramos casi al anochecer, cuando ya se nos acababa la luz del día. Cuando lo abrimos después en la granja, vimos que la bala (que era muy blanda) había chocado con una costilla, y se había fragmentado en tres trozos, que le habían destrozado el primer pulmón… pero había perdido capacidad de penetración, y el segundo pulmón estaba casi intacto… y el ñu había caminado en esas condiciones 5 horas antes de caer derrotado.

 

2/ El Búfalo de los pobres

 

Los sudafricanos llaman al ñu azul el “Poor´s man bufalo”, que quiere decir “el bufalo del pobre”; ya que por su coloración y sobre todo por la forma curvada de su cornamenta recuerda a la del conocido búfalo cafre.

 

ÑU

El viejo ÑU

 Esta es una de las especies favoritas para los cazadores locales, que buscan la carne de caza para llenar su congelador; como es una especie muy frecuente, su precio es moderado, y como es un animal grande es la especie con mejor relación precio/kilos de carne. Los cazadores locales normalmente obtienen un precio muy inferior al de los cazadores internacionales que buscan un trofeo, pero están limitados a cazar animales jóvenes o hembras, que buscan solo por su carne y por su piel.

 

 La piel de los ñus azules, es muy hermosa, y sin embargo hay muchos cazadores  deportivos internacionales, que no la valoran apenas, probablemente por desconocimiento, y ni siquiera la piden para que se la curtan.  La piel tiene un pelo muy corto y compacto, brillos iridiscentes en los costados grises, y los machos tienen unas bonitas franjas negras en los costados… y además tiene una larga crin negra en el lomo… no lo duden la próxima vez que maten uno… es una preciosa alfombra.

 

3/ Un ñu viejo y feo

 

Siendo una de mis especies favoritas, he ido cazando algunos ñus a lo largo de los años, y algunos de ellos realmente grandes.  Para valorar el trofeo de un macho de ñu hay que verlo de frente, y ver la proporción que tienen sus cuernos con las orejas del animal.

  • si las orejas del animal quedan a la misma altura de la parte exterior curva que forman los cuernos es un macho tirable.
  • cuando las orejas del animal quedan por dentro de la curva que forman los cuernos es un buen macho.
  • si las orejas del animal quedan dos dedos por dentro de la curva que forman los cuernos es realmente grande.

 

ÑU

Autor con el viejo Ñu

Yo le había dicho a mi amigo Adam Barnard, propietario de Spitskop Safaris, que no me importaría cazar otro ñu azul este año, si sabía de donde podíamos encontrar algún macho realmente grande. Cuando llegamos a su granja, en Kimberley (Sudáfrica) me dijo que había un macho muy viejo, y demasiado liso, andaba siempre en la parte más espesa de la granja, entre los arbustos espinosos, en compañía de un escudero… y nunca se dejaba ver en la llanura donde estaban habitualmente las manadas. Era muy receloso y muy precavido, y este comportamiento atípico le había hecho sobrevivir muchos años en una finca de caza… lo cual es muy inusual.

 

ÑU

Primer plano del viejo ñu con la cara llena de calvas

 Al día siguiente nos fuimos a dar una vuelta él y yo, con el rifle del 375 H&H al hombro. Traía preparada una munición con punta Hornady de 270 grains muy blanda, y cargada suavecita, para los antílopes grandes… no quería sorpresas si tenia que hacer un tiro sucio a través de los arbustos espinosos… y el 375 H&H con puntas blandas expansivas es un seguro… atraviesa los arbustos sin desviarse… y golpea sin piedad al otro lado.

 

 No llevábamos ni  una hora caminando cuando Adam vio algo en la ladera de enfrente… en la parte más espesa de los espinos se adivinaba la sombra de un animal grande. “Allí está” dijo con seguridad… mientras yo sigo maravillándome de la capacidad de observación de los PH´s, yo tuve muchas dificultades para localizar la sombra a la que se refería, a unos 200 metros de nosotros… aun con los prismáticos y todo el tiempo del mundo y explicaciones para localizarla…. Él lo había visto sin prismáticos mientras caminábamos entre los arbustos espinosos…. sin comentarios.

 

 Teníamos el viento mal, de modo que tuvimos que dar un rodeo importante para entrarles desde el lado opuesto con viento de cara. Cuando nos fuimos acercando y nos metimos en la zona más espesa el avance entre los arbustos espinosos llamados “espinas negras” (los sudafricanos las llaman “Black thorn” en inglés) era un infierno… los arbustos medían unos dos metros de alto, y cuando intentabas avanzar docenas de pequeños garfios negros curvos se clavaban en la ropa y en la piel, arañándote sin piedad. Había que liberarse de esa presa y seguir avanzando en completo silencio… ya que una vez que entramos en la zona cerrada ya no sabíamos si estábamos a cien o a diez metros del ñu, y cualquier sonido podía delatarnos.

 

 

ÑU

Ñus corriendo

Cada paso había que detenerse y observar delante de nosotros detenidamente… cualquier sombra, cualquier movimiento frente a nosotros podía indicarnos la presencia del ñu… y era esencial localizarle antes de que él nos detectara a nosotros. Finalmente Adam vio algo… entre la maleza se veía medio cuerpo de un ñu… y yo me preparé para efectuar el disparo…. “No lo hagas… ese es el escudero” me susurró Adam, unos segundos después me dijo “el viejo está a la derecha… cuando se mueva y asome algo le disparas”.

 Me arrodillé y lo busqué entre los arbustos… no estábamos a más de 25 metros de ellos y apenas los distinguíamos… finalmente se movió un poco y adiviné donde estaba la cabeza… no avanzaba más… y corríamos el riesgo de que él nos viera a nosotros… de modo que calculé aproximadamente donde debería estar la zona de corazón y pulmones… apunté contra las hojas de los arbustos… y le disparé a través del matorral.

 

 Los dos animales salieron corriendo… y las referencias se pierden muy pronto entre vegetación muy cerrada… de modo que no veíamos ni rastro de sangre… no podía haber fallado tan cerca un bicho de ese tamaño. Tras unos minutos de nerviosa búsqueda… allí estaba tumbado, a unos 20 metros de donde le había disparado, con el corazón partido.

 

 Adam tenía razón, el ñu era realmente viejo y realmente feo… tan viejo que tenía los cuernos desgastados y pulidos, con la edad había perdido incluso el pelo de la frente… creo que el más viejo que nunca he cazado. Un trofeo enorme, cargado de personalidad y de historia… y me encanta. Lo bueno de esos viejos trofeos es que tienen una historia propia… y cada vez que levanto la cara y lo veo colgado en mi despacho… me recuerda que grande es África… y la suerte que tenemos los que hemos podido disfrutarla.

 

Nos vemos cazando en Africa

 

José María Aranda

 

http://www.spitskopsafaris.com

 

No te pierdas este impresionante video de como un grupo de Perros Salvajes dan caza a un Ñu.

Wild dogs vs Wildebeest – Licaones cazan un ñu

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , , ,

black impala spitskop ram
junio 10th, 2017 by JM Aranda

Mutaciones de color en los antilopes es la ultima novedad en los Safaris africanos. La industria de la caza ha conseguido fijar algunas geneticas de coloraciones inusuales, con las que aportar nuevas especies para la caza.

1/ Introducción

En los últimos años la industria de los Safaris se ha convertido en un negocio que mueve muchos millones de Euros en el Continente Africano. Los exclusivos Safaris de antaño, que estaban solamente al alcance de unos pocos privilegiados pasaron a ser sustituidos por Safaris al alcance de muchos más cazadores, los viajes se han hecho más asequibles, y hoy son docenas de miles de cazadores los que visitan África cada temporada.

golden Wildebeest Bull

Golden Wildebeest Bull

La caza en abierto llanuras infinitas en Tanzania o Zambia sigue siendo un Safari maravilloso, tradicional y que por desgracia sigue siendo muy caro, y aun hoy son pocos los que se lo pueden permitir. Lo que la mayoría de los cazadores experimentan en sus Safaris hoy en día es la caza que ofrecen  en los países más desarrollados del Sur de África (Namibia y Sudáfrica); que se desarrolla en fincas de caza, normalmente en manos privadas.

Mientras en la caza en abierto el cazador podrá conseguir las especies que de manera natural se dan en la zona (y con densidades normalmente más bajas), en las fincas de caza normalmente hay más especies disponibles (porque han sido introducidas allí por la propiedad).

Creo que lo primero que debemos hacer es dejar muy claro qué es una “variedad de color” en los animales salvajes que estamos analizando en este artículo. Según la Asociación de Criadores de Animales Salvajes de Sudáfrica, se considerará “Variedad de color es aquel animal salvaje completamente funcional que de manera espontánea nace en su estado de libertad o semilibertad; que nace con una coloración o distribución de colores única, distinta a la de sus congéneres, que aun siendo similar genéticamente al resto de los animales de su especie, tiene algún gen que altera su color. Además esta variación de color ha de ser genéticamente transmisible, y ha de durar toda la vida del animal, no una mera coloración juvenil propia de animales inmaduros.”

Así pues no se trata, como se ha criticado en algún momento, de “cruces antinaturales”, ni animales “genéticamente alterados”. La ignorancia es muy atrevida, y los anti caza y los ecologistas encuentran motivo de escándalo en cualquier actividad normal que realicemos si hay caza de por medio. Estamos hablando de un gen natural, que se da en la naturaleza de manera espontánea en algunos casos, y que se fija mediante selección y crianza. Los aficionados al mundo de los caballos conocen perfectamente esta genética de las variaciones de color, que es la que hace que se críen caballos albinos o de capas diluidas (bayos, cremelos o palominos).

Muchas veces, cuando en Spitskop Safaris nos quedamos una nueva concesión de caza, especialmente si es una finca grande con caza abundante, hemos estado mi socio Adam Barnard y yo, tardes y tardes en lo alto de una colina de granito (de las que los bóers llaman “Kopjes”) mirando las manadas de animales una y otra vez con los prismáticos, estudiando detenidamente los ejemplares. De esas inspecciones hemos sacado algunos animales que luego hemos podido capturar vivos, y que presentaban coloraciones anómalas y singulares.

 

2/ Interés económico

La cría de las mutaciones de color de los antílopes es uno de los negocios más lucrativos que existen en este momento en África. Por este motivo, muchos granjeros se han lanzado a ella con mucho interés (incluso desplazando a la cría de las especies tradicionales), de modo que poco a poco van llegando estas nuevas especies hasta los cazadores.

golden Oryx Cows

golden Oryx Cows

Veámoslo con un ejemplo. Si un granjero tiene Springboks en su finca, los machos los podrá vender como trofeos con una edad en torno a tres años, a los cazadores internacionales que le visiten, por un precio que oscilará en torno a los 250/350€ aproximadamente; mientras que las hembras no tienen valor cinegético, y las venderá a cazadores locales que quieren la carne y le pagarán en torno a 50/70€ por cada una de ellas. Sin embargo si tiene Springboks Blancos los machos los puede vender como trofeos en 500/750€ cada uno, mientras que las hembras sí que tienen valor, porque hay muchos otros granjeros que no tienen en sus fincas, y que quieren comprar grupos reproductores para introducirlos en sus fincas, de modo que por las hembras pueden conseguir 400/600€ por cada una.

Así pues el negocio está claro… en las especies que estamos analizando en este artículo, la diferencia fundamental está en el valor de las hembras. Las hembras, que suponen el 50% de los nacimientos de cada año valen tanto como los machos, y ni siquiera hay que esperar a que tengan tres años o sean adultas, en cuanto están destetadas, y son jóvenes inmaduros ya se pueden vender por un alto precio.

A esto hemos de sumar la dura sequía que ha atravesado el Sur de África los últimos tres años, que hizo que el pasto escasease muchísimo. Lógicamente las fincas de caza tienen una densidad de animales relativamente elevada, y los secos pastos no eran capaces de sustentar a la fauna de herbívoros, lo que obligó a que muchos granjeros tuviesen que ayudar a sus animales durante la época seca con paja y forraje comprado. Si el propietario de la finca tiene que pagar camiones de paja, heno o alfalfa durante tres o cuatro meses al año, para alimentar animales que tienen un valor de 300€/500€; el pequeño beneficio que va a obtener de cada uno de esos animales el día futuro en que un cazador lo mate… ya se le ha evaporado.

Si hace el mismo gasto de comprar forraje, pero está produciendo en su finca animales que valen 3.000/4.000€ cada uno… el gasto del forraje es bajo en relación al beneficio de la venta de sus animales. Por ello en muchas fincas durante los peores años de la sequía, fueron capturados miles de springboks comunes, ñus azules y órix que no podían alimentar… y que acabaron en las carnicerías.

 

3/ Un poco de genética básica

No voy a entrar en un detallado estudio de genética, que creo aburriría soberanamente al lector; quien desee profundizar en el tema y entender cómo funciona, yo le recomiendo encarecidamente  leer los conocidos tratados de genética del Profesor Mendel, que son tremendamente ilustrativos. En 1866 Gregor Mendel, monje austríaco, publicó su estudio sobre genética, las conocidas “Leyes de Mendel”, que él dedujo de su estudio de la reproducción de las plantas. Concretamente su estudio estaba centrado en la reproducción del guisante, y él estudiaba como determinadas características genéticas eran heredadas o no, una generación tras otra.

Impala Negro macho joven

Impala Negro macho joven

Básicamente en las especies de caza, podemos comprobar como en su estado natural, los animales presentan de manera aleatoria variaciones de color. La frecuencia en la que estas mutaciones de color se dan es variable, ya que en ocasiones es relativamente frecuente y en ocasiones es algo único que rara vez se volverá a dar.

Todos conocemos el caso del Gorila albino que vivía en el zoo de Barcelona, que fue encontrado en Guinea Ecuatorial por el Profesor J. Sabater en 1966. Este animal es el único caso conocido en la historia de albinismo en el mundo de los gorilas, y en estado natural probablemente hubiese muerto inmediatamente. Por el contrario hay casos como las mal llamadas “panteras negras” que no son sino leopardos y jaguares melánicos, con todo su cuerpo negro. En África el melanismo entre los leopardos es un fenómeno rarísimo, y sin embargo en algunas zonas del Sudeste Asiático, como la zona de Java/Sumatra, es frecuente. El melanismo es una mutación genética contraria al albinismo, y es pues relativamente frecuente en los jaguares, y menos frecuente en los leopardos.

Pongamos como ejemplo el caso de los impalas negros, que no son sino animales melánicos. Si de manera espontánea, en un caso entre cien mil, nace un impala completamente negro en la naturaleza… ese impala sobrevive, crece si los depredadores se lo permiten, y con suerte llega a reproducirse con hembras de color normal, teniendo descendencia de color normal, y es prácticamente imposible que le ninguno de sus descendientes sea negro. Así pues, el animal nació espontáneamente de manera natural de color negro, y aunque llegase a reproducirse esa genética de melanismo se diluye y queda oculta en la gran manada de impalas de color normal.

Si por el contrario ese impala negro macho lo cogemos y lo tenemos en una finca con diez hembras de color normal, sus hijos serían de color normal, pero tendrán un gen de color negro, que no se ha mostrado. De sus hijos, eliminamos los machos, y nos quedamos solamente a las hembras, que tienen color normal, pero portan el gen del melanismo, esperamos dos años a que sean hembras adultas y las volvemos a cruzar con su padre negro, de esa generación obtendremos aproximadamente un 50% de crías negras y un 50% de crías de color normal. Así pues, ya hemos conseguido criar animales negros completamente.

De esas crías negras, una vez que pasen un par de años y maduren hasta convertirse en adultas, las hembras que apareemos con un macho negro, nos darán un 100% de crías negras; ya tenemos fijado el gen del melanismo, y podemos criar desde ese momento impalas completamente negros como la tinta china, que valen una fortuna cada uno de ellos (tanto los machos como las hembras).

 

4/ Springbok, el inicio de todo

Igual que para el Profesor Mendel, el inicio fueron sus estudios sobre los guisantes; en el mundo de las especies de caza, todo empezó en África con los springboks.

springbok Blanco Sr Corujo

springbok Blanco Sr Corujo

Hay varias razones por las que fue así, la primera razón es que el springbok es un animal que por su propia naturaleza tiene cierta tendencia natural a mostrar ocasionalmente mutaciones de color espontáneas.

La segunda razón es que es un animal abundantísimo en Sudáfrica; al haber millones de springboks, por una razón meramente estadística las posibilidades de que apareciesen algunos ejemplares con mutaciones genéticas de color era mucho mayor que en especies donde hay pocos ejemplares.

La tercera es que los springboks viven en llanuras inmensas, y no se ocultan, por lo que es fácil controlarlos, y observar si ha nacido una cría diferente, que rápidamente llama la atención; si hablásemos de una especie tímida o nocturna, que se ocultase mucho… podría pasar toda una visa sin que un granjero se enterase de que ha nacido un puercoespín de color único.

hembra blue springbok

Una hembra de Blue springbok

Y la última característica relevante es que tiene un ciclo de vida corto, ya que madura pronto, y eso permite que las transmisiones genéticas sean más sencillas de controlar y seguir.

Las dos mutaciones de color más frecuentes en la naturaleza son el melanismo (color negro) y el albinismo (carencia de pigmentación). Estos fueron los primeros Springboks de distinto color al normal que los cazadores encontraron disponibles en sus Safaris. El springbok negro es un springbok melánico, en el que la capa negra cubre el resto de las zonas de color; sin embargo el Springbok Blanco no es un animal albino (los antílopes albinos tienen nariz rosada y cascos blancos) sino que es de color blanco puro. Cabe destacar que estos springboks blancos tienen un ratio de mortandad muy alto entre sus crías debido a que al no poder ocultarse con facilidad en el pasto (como hacen sus hermanos de color normal) son presa fácil de chacales, caracales y aves rapaces.

king springbok

king springbok

Después han aparecido coloraciones aún menos frecuentes, como el Springbok Cobre, en el que la mancha blanca del costado desaparece, y solo es de color tostado, con una franja oscura.

Recientemente han aparecido dos nuevas coloraciones de Springboks, una es el Springbok Rey, que tiene medio cuerpo blanco y medio tostado; y la otra es el Springbok Azul, con todo el cuerpo de un gris azulado.

Estas dos últimas variedades de color son realmente recientes (en los últimos dos años) y los primeros ejemplares han alcanzado valores realmente astronómicos.

 

5/ El Órix

El Órix, o “Gemsbok” en Afrikáans también se ha sumado a la lista de los animales en los que se han ido seleccionando mutaciones de color.

golden Oryx Spitskop

Golden Oryx en la finca de Spitskop

El Órix Dorado, surgió de manera natural en los desiertos de Namibia, y es un animal que presenta un gen de dilución del color (similar a los caballos bayos y palominos) que hace que la parte de color más oscura de su cuerpo (la franja lateral y la máscara facial) desaparezcan y solamente presentan un suave color avellana en todo su cuerpo, cambiando completamente su imagen.

Los granjeros Namibios fueron los primeros que lo seleccionaron y criaron, aunque hoy algunas granjas de Sudáfrica ya lo han conseguido también.

Con posterioridad ha aparecido también una nueva mutación de color, que es el Órix Rojo. Apenas se ha visto todavía porque solo media docena de granjas lo tienen, y es un animal en el que la capa leonada del órix normal es mucho más intensa, de un color rojizo oscuro.

Red Oryx Sudafrica

Red Oryx Sudafrica

6/ El Ñu

El humilde Ñu azul, que quizás sea el antílope africano más reconocido en el mundo Occidental, también tiene un par de “parientes” de exclusivas coloraciones. Se conocían desde hacía muchos años casos en la zona de la cuenca del Rio Limpopo en Sudáfrica en la que ocasionalmente nacían Ñus Azules de este llamativo color dorado, los antiguos granjeros Bóer los conocían e incluso les habían dado un nombre, los llamaban “Vos Wildebeest”.

golden Wildebeest Bull

Un ejemplar de Golden Wildebeest

El primer Ñu Dorado se capturó en 1990 en el valle del Limpopo y pertenecía a la gran manada que migra cada año entre la zona Norte de la provincia de Limpopo en Sudáfrica y el Sur de Bostwana (era pues un animal completamente salvaje cuya mutación de color surgió de manera natural).

El Ñu Dorado es exactamente igual que nuestro querido y conocido Ñu azul, pero en el que la capa de color gris azulada que tiene el común es sustituida por una espectacular capa rojiza con crines doradas. Este es quizás uno de los cambios de color más llamativos, porque el color del animal original es muy apagado, y el Ñu Dorado es como una autentica llamarada de color.

king Wildebeest Bull

king Wildebeest Bull

Aun ha surgido una variedad de color menos frecuente, que es el Ñu Real. Uno de los granjeros especializados en capas de color únicas, el Señor Piet du Toit, vendió el primer macho de Ñu Real en 2012. Para que nos hagamos a la idea del precio que tienen estos animales de capa única, hay anunciado un macho joven de solo 8 meses que sale a la venta en Noviembre en una subasta de animales en Sudáfrica, y el escalofriante precio de salida son 400.000€

 

7/ Impala

El conocido impala, que todos los cazadores han abatido por miles, y que es uno de los animales más comunes en el continente africano también tiene algunas variedades de color.

saddleback Impala

saddleback Impala

Hay una subespecie que se da en Namibia, que es tan común allí que ni siquiera se la considera una variedad de color, porque en Namibia se ha asentado y es la mutación de la cara negra. Los Impalas de cara negra son típicos únicamente de Namibia, y se dan allí de manera completamente natural.

Los impalas ensillados (llamados “Saddleback Impala”) presentan la parte del lomo de un tono tostado, más intenso que el color leonado del resto del cuerpo, como si fuesen cubiertos por una manta. Esta variedad de color es todavía muy reciente, apenas hay animales, y su valor esta todavía completamente enloquecido, ya que se puede llegar a pagar 150.000/200.000€ por un macho en una subasta.

Pareja de impalas Negros en Spitskop Safaris

Pareja de impalas Negros en Spitskop Safaris

Pero la estrella de la familia de los impalas sin duda es el Impala Negro, el animal melánico, completamente negro como si lo hubiésemos metido en un bote de tinta china.

Es una coloración impresionante, porque en el impala tiene un negro oscuro, solido, sin zonas grises… una capa realmente espectacular.

Para que nos hagamos una idea de su valor, un macho de impala negro, un animal joven todavía inmaduro, se puede comprar ahora en torno a 5.000/8.000€. La demanda de este animal es en este momento muy alta, porque la coloración es sencillamente espectacular.

 

8/ El Blesbok

El Blesbok blanco, que es el animal albino, es relativamente frecuente, y los granjeros lo crían con frecuencia; su precio no es caro, apenas 400/500€ que es más o menos el doble de lo que cuesta un Blesbok común. Quizás sea esta la mutación de color más económica que el cazador tiene a su disposición.

Yellow Blesbok

Sr. Joaquin Rodriguez  y su hijo con un Blesbok dorado cazado en Spitskop Safaris

El Blesbok Dorado es un animal más claro que el común, con un pelaje canoso, que aclara su tonalidad, pero no es realmente un animal muy hermoso. No tiene un dorado de color fuego como el del Ñu Dorado. Un macho de Blesbok dorado puede costar en torno a 50.000€

Hay una mutación muy poco frecuente en los Blesbok, que no afecta a su coloración, sino al tipo de pelaje, que es el Blesbok lanudo (llamado “Wool hair Blesbok”). Tiene una capa de color completamente normal, pero su pelo es rizado, y recuerda al de una oveja.

wooly blesbok spitskop mutaciones

wooly blesbok spitskop

9/ Otras especies

Esta lista no es limitada, ya que hay otras especies que también presentan mutaciones de color. Hay Kudus blancos, de una tonalidad gris muy pálido, hay avestruces blancas, que presentan un plumaje jaspeado de blanco y negro.

white waterbuck

white waterbuck

Incluso se conocen casos muy poco frecuentes de Waterbucks blancos. Hace unos años en la propia página web de los Parques Nacionales Sudafricanos (www.sanparks.org) . Apareció una foto de un waterbuck macho albino, completamente desarrollado, que había sido tomada por los Rangers en uno de los parques nacionales. Es esta foto que acompaña a este articulo, una foto que hizo historia porque no estaba tomada en una granja de caza, sino de manera completamente natural en un Parque Nacional.

Esta imagen lo que nos demuestra que este animal había nacido libre en un Parque Nacional, lejos de la intervención humana y había sido capaz de sobrevivir y llegar a convertirse en un macho adulto reproductor. Demuestra que esta es una mutacion genetica natural, no inducida por el hombre.

 

10/ La caza de animales con mutaciones de color

Desde un principio deberemos decir que la cría de animales con mutaciones de color surge porque los cazadores finalmente los vamos a demandar, y estamos dispuestos a pagar por ellos. La existencia de las variedades de color, por el hecho de que existan… genera ya una demanda entre los cazadores.

Pongamos el caso de los springboks, el cazador que llegaba a Sudáfrica hace 20 años cazaba un springbok y se volvía a su país tan contento; actualmente el cazador tira el springbok común, el negro, el blanco y quizás hasta el cobre. Una sola especie… y ha cazado cuatro animales; y ha dejado mucho más beneficio a los granjeros.

copper springbok ram

copper springbok ram

Como interés por su caza, podríamos decir que no tiene ningún interés adicional, ya que el lance que nos ofrezcan estos animales, es exactamente el mismo que el que nos ofrece su primo común. Los cazadores llamados “coleccionistas” son quienes los demandan habitualmente, porque quieren tener todas las especies cazables. A pesar de que me gustan, yo no soy un enamorado de su caza, ya que he de reconocer que me vuelve loco la caza de los springboks, tengo varias docenas colgadas en la pared… y nunca he tirado un springbok de color, siempre cazo el común.

Todas las mutaciones de color atraviesan un mismo proceso económico. Inicialmente hay un granjero que con mucha paciencia y bastante suerte es capaz de fijar y transmitir una genética de un color distinto al original. Este granjero comienza a criar sus animales, y anuncia que tiene un nuevo color. Cuando dos o tres años después  los primeros ejemplares salen al mercado… ese granjero se convierte inmediatamente en un tipo inmensamente rico, los primeros ejemplares que salen al mercado valen una  fortuna. Después ya hay varios granjeros que crían animales con esa variedad de color (los que le pagaron al tipo una fortuna por los primeros ejemplares que vendió) y empiezan a aparecer ocasionalmente algunos ejemplares en el mercado, son muy caros (tanto machos como hembras) y se venden entre únicamente entre granjeros que quieren introducirlos en sus fincas, conforme van saliendo más animales al mercado el precio empieza a bajar.

impala

impala negro

Después de varios años, el precio se estabiliza, las hembras siguen teniendo un precio sensiblemente mayor que las de coloración normal, y los machos con muy buena genética también valen mucho dinero como machos reproductores.

Los machos normales empiezan a bajar de precio, puesto que son los que sobran (solo necesitas un buen macho reproductor para cada grupo de hembras), y en ese momento es cuando llegan al mercado de la caza. Las hembras siguen siendo caras… pero se empiezan a ofrecer machos a precios “relativamente razonables” en el mercado de la caza.

Muchos de los animales que he nombrado en este artículo, y de los que he dado precios están en su primera fase; acaba de ser fijado el gen de su coloración; esos animales están aún muy lejos de que nadie los cace, porque su precio es astronómico.

Curiosamente el año pasado estando uno de mis clientes en Sudáfrica le ofertaron un macho de Ñu Dorado a un precio asequible (no he dicho barato… simplemente no era una locura). Nos llamó la atención, porque era un precio por debajo del coste habitual de esos animales, y cuando indagamos se debía a que el granjero lo había comprado por mucho dinero en una subasta, lo había puesto con sus hembras… y en dos años no había fecundado ni una sola, el animal era estéril (y por eso el cliente tuvo la oportunidad única de hacerse con un Ñu Dorado).

 

11/ Conclusiones

Los animales con coloraciones únicas son una anomalía de la naturaleza, pero no por ello dejan de ser animales naturales, con el mismo comportamiento y la misma belleza que sus congéneres que tienen la capa común. La cría selectiva de estos animales permite fijar una mutación genética que en estado Natural surge aleatoriamente muy de vez en cuando.

blue springbok

blue springbok

Hay quienes criticarán estos animales, llamándolos “animales de laboratorio” argumentando que no son las coloraciones naturales que tienen en la naturaleza… pero en mi modesta y personal opinión (a la que sólo se le puede dar el valor de opinión y no pretende dar lecciones de nada), todo lo que surge de la Naturaleza es hermoso y me merece un respeto. Las mutaciones de color son un fenómeno natural, de modo que no surge de ningún laboratorio, y entiendo que no son criticables por esa causa.

No seré yo quien pague una fortuna por tener uno de estos animales con mutaciones de color colgado en mi sala de trofeos;  porque sencillamente yo no soy un coleccionista de trofeos, yo soy cazador de lances, y no me importa cazar cincuenta veces la misma especie en África igual que tampoco me importa cazar cien veces jabalíes en España. Sin embargo reconozco que un Impala Negro como el carbón es un trofeo hermosísimo… y entiendo que haya quien lo desee tener en su pared.

La cría de estos animales no está exenta de polémica, y este artículo solo pretende dar cierta luz al lector, y con esta información, que cada uno saque sus propias conclusiones.

Nos vemos cazando en África.

 

José María Aranda

Spitskop Safaris

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , , ,