Septiembre 6th, 2017 by JM Aranda

Lioness attacks warthog. The pig didn’t noticed anything until it was too late.

 

 

Esta leona avanza sigilosamente, sin ninguna cobertura, y pese a ello no la detectan por la carretera asfaltada. Los dos facocheros que estaban tranquilamente comiendo, no se enteran de nada hasta que es demasiado tarde y la tienen encima.

Lioness attacks warthog

Leona

 

Si te ha gustado este video… es muy probable que te guste esta pelea de leones. Un video impresionante y tremendamente espectacular

 

Lion fight – Pelea de leones

We proudly support DSC

Headlines

 

 

 

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , , , ,

Junio 26th, 2017 by JM Aranda

Bowhunting warthog in a waterhole. A really good hog, after leaving a female with piglets go. The bowhunter made a fair hunt… and finally he has got the perfect result.

 

Cazador con ballesta caza un gran facochero a la espera en el punto de agua. El cazador deja pasar una hembra con crias y finalmente recibe el precio por su buena decisión cuando poco despues le entra un gran macho.

bowhunting warthog

warthog

Los facocheros son prolificos, y por ello son una presa común para todos los depredadores en Africa.

Si te ha gustado este video, te gustara este otro en el que un leopardo caza un facochero. 

 

Leopard vs. warthog – Leopardo caza un facochero

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , ,

leopardo
Junio 5th, 2017 by JM Aranda


Leopardo y sus hábitos
El leopardo es uno de los trofeos más buscados por todo  cazador de safaris; el tener en tu sala de trofeos al gran felino manchado, a ser posible naturalizado completo, es un sueño para todo cazador. Sin embargo el leopardo es uno de los animales más difíciles de cazar y su caza es una de las que menor tasa de éxito tienen entre quienes lo intentan.

El leopardo es un cazador de acecho perfecto, su anatomía está hecha para matar; su cuerpo es alargado, sus patas relativamente cortas y poderosas, y su cabeza ancha con una potente  mandíbula. Es un depredador súper adaptable, que se alimenta de aquellas presas que son más abundantes en su área de caza, desde roedores y pequeños duikers, hasta presas de gran tamaño como cebras y ñus; pero sus presas más habituales son los animales de tamaño medio como impalas, bushbucks o facocheros.

leopardo

Leopardo

Es muy curioso que se trate de un animal con unas importantes diferencias de tamaño de unos ejemplares a otros. Los machos oscilan desde 40 hasta 90 kilos , mientras que las hembras habitualmente van desde los 30 hasta los 60 kilos ; son unas diferencias enormes, que dependen de la riqueza de presas de la zona (lo que hace que crezcan más o menos alimentados) de la competencia con otros grandes depredadores en su zona (suelen crecer más en áreas donde no hay leones y el leopardo es la cima de la cadena alimentaria) y finalmente también influyen factores genéticos (hay zonas de Zambia y Zimbawe donde se sabe que los leopardos tienen de manera natural mayor tamaño que en otras áreas).

El leopardo caza siempre solo, y campea cada noche patrullando su extenso territorio en busca de presas; solo se empareja durante un breve periodo de tiempo cada año en la época de apareamiento, y el resto del año lleva una vida discreta y solitaria. Muchos leopardos viven relativamente cerca de granjas o poblados nativos, y sus habitantes viven tranquilos durante años, sin imaginar que el leopardo tiene un cubil a solamente un par de kilómetros de su hogar… pero el felino es una presencia silenciosa en la noche, es un especialista en evitar a los humanos y por ello es prácticamente invisible para nosotros.

Distribución

El leopardo vive prácticamente en todo África, desde Sudáfrica hasta Egipto, y ha colonizado con éxito todos los hábitats posibles desde desiertos hasta selvas ecuatoriales dada su adaptabilidad.

Leopardo

Leopardo macho

Se trata de un animal incluido en las listas de animales amenazados del convenio CITES, el estar incluido en CITES es más por la percepción del mismo desde el mundo Occidental, que por la situación real de las poblaciones de leopardo africanas, donde mantienen densidades razonables en su área de distribución. Que mantengan buenas poblaciones no significa que sea fácil cazarlo… eso es otro tema.
Zimbawe, Bostwana, Tanzania y Zambia son destinos de primera línea en la caza de leopardos, y en los últimos años ha tomado mucha fuerza la caza de leopardos en Namibia, donde la población es alta y los precios son mucho más asequibles que en otros países. Sudáfrica también tiene una saneada población de leopardos, pero aquí los felinos viven más cerca de fincas de ganado o de poblaciones, y todos ellos se han enfrentado a cebos o a cazadores a lo largo de su vida, por lo que se dice que los leopardos sudafricanos son los más listos y difíciles de cazar, ya que están muy “enseñados” por su frecuentes encuentros previos con el hombre.

Calibres adecuados

El leopardo es el más pequeño de los “Cinco Grandes”, y por considerarse especie peligrosa en muchos países hay un mínimo legal de usar un rifle de calibre .375 o superior para toda la caza peligrosa. No tiene mucho sentido encuadrar un leopardo en el mismo grupo que un búfalo cafre… pero como en todo el mundo… la ley es la ley… y no tiene demasiada lógica.

Independientemente de las circunstancias legales, cualquier calibre medio de 7mm o superior con una buena bala de punta blanda es más que suficiente para cazar un leopardo. Se trata de un animal pequeño de modo que cuanto más blanda sea la bala mejor hará su trabajo, los felinos normalmente son muy sensibles al “shock hidrostático” de modo que buscaremos una bala rápida con punta muy expansiva. Así pues el rifle ideal será aquel de calibre medio con el que estemos más cómodos y tengamos más confianza en nuestro tiro.

Aunque la elección del calibre no es pues demasiado complicada, la de la óptica del rifle si que es esencial. Si vamos a tirar nuestro leopardo a la espera en un cebo, casi seguro realizaremos el disparo en condiciones de iluminación deficiente, de modo que se agradecerá tener una buena lente de campana grande, a ser posible con visor de retícula iluminada. Si por el contrario vamos a rastrear nuestro gato de día, con perros o con pisteros nativos, casi seguro haremos un tiro rápido e instintivo, y quizás incluso tengamos que hacer frente a una carga… para ese caso lo ideal es el clásico visor de 1-4 que es el que mayor campo de visión tiene.

La caza en cebo

La mayoría de los leopardos se cazan en cebo, éste es el sistema tradicional y que más se ha practicado siempre. Pero que nadie piense que esto es simplemente sentarse a esperar a que el gato entre a comer para hacerle un tiro facilón a 80 metros… nadie dijo nunca que cazar un leopardo fuese cosa fácil. Se trata de un juego de ajedrez entre los cazadores, que van situando distintos cebos en su área de caza, y han de acertar en que cebo entrará esta noche a comer el gato, para estar allí esperándolo.

Lo primero de todo es que el PH ha de conocer perfectamente de que se alimentan preferentemente la población de leopardos en su área, ya que ese será un buen cebo para atraerlo. Básicamente los cebos habituales son:
–        impala, que es el antílope de tamaño medio más común, y que suele ser la presa más habitual de los leopardos.
–        antílopes pequeños (como duikers, steenboks o klipspringer) aunque también son presas frecuentes de leopardo tienen el inconveniente de que un macho grande puede comérselos en una noche enteros, de modo que ya no regresara al día siguiente.
–        facocheros y bushpig, también son presas habituales del leopardo y constituyen buen cebo.
–        cebra o búfalo, un cuarto entero del animal. Como los leopardos también comen ocasionalmente esta carne, les gusta mucho, y tiene la ventaja adicional de que no se la pueden acabar por lo que regresan varias noches consecutivas a comer, incrementando nuestras posibilidades para estar allí esperándolo. Muchos cazadores profesionales dicen que la carne preferida por los leopardos es la de cebra, y que si consiguen que un leopardo entre a un cebo con carne de cebra las posibilidades de matarlo son de un 95% porque seguirá entrando a comer hasta terminar el cebo.

loepard hunt linx

leopardo ha cazado un caracal

Hay un viejo dicho de los PH’s en África que dice que “Cuanto antes te pongas a esperar a tu leopardo antes lo matarás”. No es raro por eso empezar a espera entrando en el escondite preparado a tal efecto frente al cebo, justo después de comer, a eso de las dos o tres de la tarde, cuando aun quedan tres o más horas de sol, ya que se considera que hasta pasada una hora desde que hemos entrado en el escondite y hemos dejado ya de movernos y de hacer ruido, no vuelve la normalidad completa al entorno, y todos los animales vuelven a estar confiados.

Con estudios realizados con leopardos que iban provistos de collares con emisores de radiofrecuencia se ha comprobado que después de haber comido de una presa cazada, un 70% de los leopardos se alejaban durante el día a descansar en una sombra o en un árbol menos de 500 metros de su presa, para regresar a la noche siguiente a seguir comiendo de ella. Esto nos da una idea de lo importante que es la colocación temprana y silenciosa en el escondite, ya que el leopardo suele andar no muy lejos si ya comió de ese cebo la noche anterior.

 

En muchos países se caza con cebo, pero en la mayoría de ellos es ilegal usar luz artificial, lo que obliga  a esperar al leopardo para tirarlo, si hay suerte con la última luz de la tarde, justo antes de que se deje de ver. Si la legislación del país permite usar focos, las posibilidades son mucho mayores, ya que la espera se alarga durante toda la noche, por si el leopardo aparece a comer en cualquier  momento durante la noche, y no solo al atardecer.

 

Dicen los expertos que el elefante se caza con las piernas, el búfalo se caza con las pelotas, el león se caza con el corazón, y el leopardo es el animal que se caza con el cerebro, porque cuando lo estás persiguiendo tienes que ser más listo que él.

 

Leopard

Leopardo macho enorme

Es muy importante hacer todas las cosas bien, poner un cebo adecuado, en una buena rama con buena visibilidad, que el escondite esté a suficiente distancia para que no te detecte el gato, mantener un silencio absoluto, que no le demos el aire… son muchos los factores necesarios para tener éxito… y si solo uno de ellos nos falla… el leopardo se dará cuenta, se esfumará, y ni siquiera lo habremos visto. Pero lo peor de todo es que cada vez que un leopardo detecta un engaño en un cebo y se escapa, se va con un nuevo truco aprendido, y cada vez se convierte en más listo, y es más difícil cazarlo.

Es por eso que en casi cada zona de caza hay siempre algún animal legendario, un viejo leopardo macho al que los cazadores de la zona llevan años alimentando en sus cebos, y que nunca han sido capaces de atrapar porque se sabe todos los engaños que podamos ponerle, y cada vez es más y más precavido.

 

Si todo sale bien, y después de varios días y muchos esfuerzos logramos llegar a tener un leopardo en el visor, y estamos apuntándolo desde nuestro escondite, hemos de tener en cuenta que:

  • Tomemos todo el tiempo que sea preciso para puntar correctamente, ya que nos ha costado mucho llegar a tener esta oportunidad.
  • El rifle debe estar bien asentado en un apoyo, para evitar cualquier movimiento que reduzca nuestra estabilidad y nuestra precisión.
  • No buscamos un buen tiro a los pulmones que mate al gato en dos minutos, queremos un tiro perfecto, para que el gato esté ya muerto cuando caiga al suelo, hemos de pasarle el corazón.
  • En todos los felinos el corazón está muy bajo y retrasado, hay que tirar por detrás del hueso de la pata, a la paletilla. Es el momento adecuado para recordar todos esos graficos de anatomia del leopardo que habremos memorizado si hemos hecho bien nuestros deberes en casa.
  • No debemos tirar al leopardo cuando esté de frente dándonos el pecho, es un blanco muy pequeño
  • Evitaremos tirar al gato si está echado en una rama, ya que el esa posición los órganos vitales modifican su posición natural y el corazón está prácticamente encima de la rama, es un tiro muy complicado que solo haremos si no hay absolutamente ninguna otra opción.
  • No deberiamos tirar si el gato está levantado sobre dos patas, sujetando el cebo con las garras. El esa poción los omoplatos se desplazan hacia delante, por lo que ya no nos sirven de referencia para localizar el corazón del animal.

 

Cuando se tira desde un escondite a un leopardo comiendo en un cebo en la rama de un árbol, que normalmente está a un nivel superior al nuestro, hay que recordar que es preciso apuntar ligeramente bajo,  ese es uno de los motivos habituales de fallar un disparo fácil a un blanco parado a 80 metros. En la noche o en la ultima luz del atardecer, con frecuencia es difícil saber que ha pasado justo después del disparo, los profesionales viejos dicen, que si oyes como el leopardo golpea en el suelo es que ha caído muerto, y es buena señal, si el gato simplemente ha desaparecido y no has oído nada… es que ha caído sobre sus patas… sigue vivo… y ahora empieza el baile.

No te pierdas las imagenes de leopardo matando un facochero

Leopard vs. warthog – Leopardo caza un facochero

 

La caza sobre el rastro o con perros

 

En los últimos años, debido a que la caza en cebo es muy sacrificada y además tiene un porcentaje de éxito mediocre, ya que hay muchos factores que pueden salir mal; ha ido cobrando más fuerza la otra forma de cazar leopardos, que es durante el día, y en la que los cazadores tienen un papel mucho más activo.

 

La caza con perros es tan efectiva, que está prohibida en muchos países, porque se considera que el leopardo tiene pocas posibilidades de escapar de sus perseguidores una vez que le ponemos a los sabuesos sobre su rastro. Pero en los sitios en los que está autorizada, es una buena opción que se puede tener muy en cuenta.

Boddington

El conocido escritor y cazador Craig Boddington con un leopardo cazado con sabuesos

Se utilizan perros sabuesos especialmente entrenados para seguir el olor de los felinos, y una vez que se localiza un rastro fresco, que por el tamaño de las huellas nos indica que es un ejemplar que nos interesa, se libera a los sabuesos.

En esta caza es esencial el tener una buena forma física para intentar seguir a los perros de cerca en su persecución, ya que si el gato se sube a un árbol, o es acorralado en alguna cueva, hay que llegar al lugar lo antes posible, porque el leopardo, suele aguantar solo unos minutos la posición hasta que decide atacar a los perros, o simplemente saltar por encima de ellos y volver a correr, con lo que vuelve a iniciarse de nuevo la fiesta. Sin embargo quienes la han practicado dicen que el momento del disparo, un tiro imposible de fallar, a 20 metros sobre el felino acorralado en una rama del árbol, no deja buen sabor de boca al cazador, ya que le ha quitado toda su magnificencia y su nobleza al animal.

 

En el Kalahari, se usa otra técnica de caza a la huella, mediante el uso de los rastreadores nativos bosquimanos de la zona, es muy similar a la que se usa para la caza de los leones a la huella. Se localiza un rastro fresco por la mañana y los cazadores se ponen sobre el rastro con la ayuda de un par de pisteros bosquimanos (que tienen un talento natural para el rastreo). Si hay mucha suerte podremos localizar donde el leopardo se ha encamado, o el árbol donde está adormilado en una rama, y podremos hacer un tiro fácil.

La mayoría de las veces, el leopardo ve a los cazadores antes que se le localice a él, y discretamente se va, con lo que los bosquimanos siguen sobre sus huellas, una y otra vez, sin perder nunca el rastro, y el gato se siente cada vez más acosado. Esta modalidad de cacería implica mucho riesgo, la adrenalina va a tope y suele acabar con un gato rugiéndonos amenazador desde bajo unos espinos o en muchos casos con un leopardo furioso por sentirse acosado que carga contra los cazadores, al que hay que tirar a la carrera.

 

Un leopardo herido

 

Si hay algo que todos los PH´s del mundo odian es tener que ir detrás de un leopardo herido… y si ustedes tienen la desgracia de algún día tener que hacerlo se darán cuenta de porqué. La sensación de peligro que se siente es completamente real, porque los dos animales más peligrosos para seguir cuando están heridos son el búfalo cafre y el leopardo.

leopardo

leopardo enfadado

Un leopardo herido es un serio problema, ya que el felino va estar esperando a los cazadores cuando vayan a por él. Estará reventado de dolor, furioso y sediento de venganza… y su mimetismo con el terreno es tal, que puede esperarnos inmóvil en el sitio que él decida, para hacernos una emboscada, y lanzara un ataque asesino por sorpresa a muy corta distancia, y nosotros tendremos poquísimo tiempo para reaccionar. Cuando se pistea un leopardo herido hay una máxima fundamental, avanzar muy despacio y todos muy juntos, porque si ataca el gato, es mejor presentar un blanco compacto que abra fuego contra la carga del animal todos a una.

375

375 H&H el calibre de leyenda

Lo que hablamos antes sobre el rifle adecuado para cazar leopardos nada tiene que ver desde este momento, aquí ya no valen los calibres pequeños, ni los calibres rasantes… aquí hablamos de poder de parada… tenemos que parar a un animal que va a atacarnos a 10 metros y que nos va a saltar al cuello.

Hay profesionales que prefieren una escopeta con posta o perdigón lobero; pero en disparos a la cabeza se ha demostrado que en ocasiones debido al grosor y la forma del cráneo muchos perdigones patinan por la superficie del hueso sin penetrar en el cerebro y sin parar el ataque del gato. Por ello la gran mayoría de profesionales prefieren un rifle de calibre pesado, es aquí donde ese calibre .375 o superior hace falta, con puntas muy blandas y expansivas, preferiblemente sin visor, para hacer un tiro rápido instintivo. Si dispone de un rifle Express de dos cañones, con un calibre pesado de tipo .470 o .500 Nitro… no lo dude… hoy es el día adecuado, cójalo.

leopard

Leopardo con un facochero

Conclusión

 

La caza del leopardo es uno de los grandes sueños para el cazador, es una caza que implica un importante desembolso económico, y además no se puede hacer en una semana, sino que dada su dificultad hay que planear un safari de dos o incluso tres semanas para tener posibilidades reales de éxito.

 

Es difícil mentalizarse para esta caza, que nada tiene que ver con el resto de especies, pero hay van algunos consejos

  • el más importante es que entienda que es muy posible que vuelva a casa sin su leopardo. No importa lo que le hayan dicho, y menos aun lo que le hayan garantizado ninguna empresa de caza… el leopardo no está deacuerdo con esa garantía y hará todo lo que está en su mano para que usted no pueda dispararle.
  • una vez asuma que es posible que gaste su dinero solamente en intentarlo, y que no lo consiga, ya tiene usted la mentalidad adecuada para cazar el leopardo.
  • el leopardo no se caza con prisas, es una caza que necesita tiempo, hay que engañar a uno de los animales más listos de África. Si usted no puede permitirse como mínimo 15 días de safari, mejor cace este año otra cosa, y guarde su dinero para otro año que pueda invertir en su leopardo el tiempo necesario para tener buenas posibilidades de éxito.

 

El leopardo es un animal peligroso, es uno de los animales de África que causa más accidentes de caza cada año, ya que cuando carga contra los cazadores es un blanco pequeño, muy rápido y tremendamente feroz. Dicen los PH´s en África que si dejas que un leopardo se te eche encima, por cada segundo que esté encima de ti, hasta que tu o tus compañeros lo matéis, te van a tener que dar cien puntos de sutura después en el hospital.

 

Y sin embargo… algo tienen los leopardos, una belleza  agresiva, que nos atraen infinitamente… Quizás tienen ese atractivo porque para, mi son el corazón salvaje e indomable de África.

 

Jose Maria Aranda

arandalaudo@gmail.com

Spitskop Safaris

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , ,

eleopardo
Mayo 28th, 2017 by JM Aranda

 

Leopardo caza un facochero joven delante de las camaras… impresionantes imagenes . Podemos ver como nos muestran la dureza de la vida en Africa.

El facochero es una presa común para la mayoria de los grandes depredadores africanos, y especialmente de los leopardos. La alta tasa de natalidad de los facocheros  les permite sobrevivir en la dura Africa, pese a tener que pagar un alto peaje.

 

No te pierdas el impresionante video de Leopardo matando un babuino, porque ha sido uno de los mas vistos de nuestra web.

 

Leopardo mata un babuino – Leopard kills baboon

 

Leopardo

Leopardo

 

Y este es el articulo sobre el leopardo y su caza

 

Leopardo: El corazón de la noche Africana

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , ,

Facochero
Mayo 16th, 2017 by JM Aranda

INTRODUCCION SAFARI “LOW COST”

Este  año de crisis mi amigo Jose María Aranda y yo estábamos planteándonos si podríamos irnos de Safari, con la maldita crisis a nadie le van las cosas como le iban en años anteriores, y la caza siempre es un gasto que podemos recortar (por mucho que nos duela hacerlo).

Northern cape

De vuelta a los paisajes aridos del Northern Cape en Sudafrica

No pintaba demasiado bien, y ya estábamos pensando en dejarlo para el año que viene, cuando “lo peor de la tormenta” fuera pasando. Sin embargo, en una tarde de charla de cazadores (de esas que nos encanta contar nuestras mentiras), decidimos que podíamos hacer un Safari de Antílopes, sin ninguna excentricidad, y que eso podíamos organizarlo con un presupuesto “low cost” acorde a las circunstancias económicas del momento.

La decisión del país era clara para nosotros, Sudáfrica era el destino con daily rates más bajos, y además hay vuelo directo de Iberia, de modo que solo hay que pagar un billete de avión. Los vuelos de Iberia se encarecen desde primeros de Julio, y se consideran temporada baja hasta Junio, de modo que nos teníamos que ir forzosamente en Junio con los billetes más económicos. Por otro lado Junio es un mes fantástico, fresco, sin mosquitos, con días agradables para cazar y noches para dormir con manta… una delicia.

Cold

Mucho frio por las mañanas en Agoso

Así que decidimos quitarnos una montería y un rececho aquí en España durante este año, ahorrar ese dinero, y prácticamente con eso ya tendríamos pagado un safari modesto en África.

Nosotros teníamos muy claro que independientemente de los animales a cazar, una Safari es una semana de vacaciones cazando en África, y eso siempre es una experiencia inolvidable, aunque este año el presupuesto que llevábamos fuese más ajustado. Los amaneceres serían tan increíbles como siempre, el trato sería tan bueno como siempre y los lances serían tan emocionantes como lo han sido siempre… de modo que con toda la ilusión del mundo nos pusimos a preparar nuestro Safari “Low Cost” del 2011.

 

 

 

ESPECIES, RIFLES Y CALIBRES

Decidimos irnos con Spitskop Safaris http://www.spitskopsafaris.com/, en Kimberley (Sudáfrica); esta empresa con la que ya habíamos cazado en alguna ocasión anterior  y que era una apuesta segura para nosotros, ya que sabíamos que allí no nos íbamos a equivocar y que el éxito estaba asegurado por la profesionalidad de su gente y la calidad de sus fincas de caza.

Facochero

El primero nada mas llegar… la primera tarde

Por la experiencia de otros años sabemos que tiene unos daily rates muy ajustados a los precios del mercado, y que sus animales están a precios imbatibles en el mercado, cosa muy a valorar cuando preparas un safari con un presupuesto ajustado. Pero seamos realistas, uno de los motivos de más peso que nos hacían desear regresar allí era el solomillo de eland con setas que prepara Runelle Barnard, la madre de Adam Barnard, el propietario de la finca.

Para controlar el gasto final y ajustarnos al presupuesto que nos habíamos marcado teníamos claro que nosotros cazaríamos en 2×1, de modo que aunque compartiríamos las oportunidades y seguro que nos veríamos obligados  a tirar menos animales, disfrutaríamos de los lances de ambos.

gnu

Ñu azul

Cada uno de nosotros tenía sus preferencias particulares en cuanto a las especies a abatir, y sobre gustos no hay nada escrito. En cualquier caso, el plan que nos trazábamos todos era cazar un antílope de los de precio más alto (a elegir eland, kudu o waterbuck), otro de los de pecio medio (órix, ñu azul o ñu negro), y unos cuantos de los de precios económicos (duikers, facocheros, springboks, blesboks…). Así conseguiríamos armar una lista compensada, que nos permitiese pegar tiros, y que no se disparase de precio.

Obviamente no estamos para hacer excesos, de modo que íbamos a llevarnos armamento de lo que ya teníamos en el armero, sin novedades ni gastos innecesarios. Al final fue un 375 H&H a compartir para tirar ambos los bichos más grandes (no conviene ir nunca subcalibrado a África) y dos rifles del 300 WM que son muy polivalentes para la caza de todo tipo de antílopes.

ammo

Bala Sellier Belliot EXERGY

En cuanto a la munición, llevábamos la nueva bala EXERGY de Seller Belliot, una excelente opción calidad precio que queríamos probar y que nos sorprendió gratamente. Se trata de un proyectil sin plomo, construido completamente de cobre, con punta hueca y el extremo de metal blando que facilita la expansión inmediata.

La penetración nos sorprendió mucho, ya que incluso tiramos un ñu azul de pecho, y encontramos el proyectil alojado en el jamón del lado contrario. Probablemente la alta  penetración se deba a que la retención de masa de las balas recuperadas estaba cerca del 100% del peso del proyectil.

 

LA CAZA

A nuestra llegada al aeropuerto de Kimberley, nos estaba esperando Adam Barnard, con su habitual franca sonrisa de bienvenida, y ya nos empezamos a sentir como en casa. En solo veinte minutos estábamos en la finca de Spitskop Safaris descansando del viaje y tomando unas cervezas. Tras una comida ligera nos fuimos a probar los rifles al campo de tiro, y después de comprobar que no habían variado el punto de impacto, Adam nos preguntó que queríamos hacer en lo que quedaba de tarde, ante lo que Jose María y yo mismo le respondimos a la vez “vámonos a cazar”.

Nos quedaba una hora de luz aproximadamente, y tuve mucha suerte porque enganche este buen facochero, que se nos quedó mirando bajo unos arbustos, confiado en que habíamos pasado sin verlo. El faco estaba equivocado al confiarse, y nos sirvió para empezar el Safari con un buen animal, relajados y sin presiones.

wildebeest

Ñu Negro con la ultima luz del atardecer

Yo tenía mucho interés en cazar un ñu negro, especie que me apasiona, ya que siempre resulta un reto ponerse a distancia de tiro de sus atentas manadas, así que le dije a Adam que prefería comenzar con él. Al día siguiente le entramos a pie varias veces a una numerosa manada de ñus negros, y la difícil aproximación nos obligó a ir tapándonos y avanzar en ocasiones casi reptando protegidos por cualquier ondulación del terreno, ya que los ñus negros tienen predilección por las zonas abiertas, donde no hay vegetación que nos sirva de cobertura. Tras un bonito rececho, y con el sol ya poniéndose en el horizonte, tumbamos un viejo macho de ñu negro con dos tiros del 375 H&H.

En los siguientes días fuimos cazando algunos facos, blesboks, un steenbok muy bueno. Jose María andaba detrás de cazar un Ñu azul, ya que es una especie por la que tiene predilección.

Bush

Vegetacion cerrada de arbustos espinosos

Buscamos y desechamos muchos machos de tamaño medio, y encontramos un ejemplar viejo que andaba solo en compañía de su escudero, no era inmenso, pero era viejo, y tenia personalidad, un animal para tener en tu sala de trofeos. Jose cogió el 300 WM y se fue con Adam metiéndose en la espesura, y pronto los perdí de vista mientras yo me quede en el todoterreno, observando al ñu con los prismáticos.

Cuando escuché el disparo, vi que el ñu había sido alcanzado de pecho, y el animal dio tres pasos hacia atrás y cayó redondo. Cuando luego recuperamos la bala, comprobamos sorprendidos que lo había cruzado de lado a lado, entrando por el pecho y terminando alojada en el jamón opuesto tras cruzar todo el cuerpo del animal. Nos agradó comprobar la tremenda penetración de esta munición nueva de Seller Belliot, incluso en animales tan duros como es un ñu azul.

Los últimos días nos cambiamos de zona de caza y subimos al Norte de Sudáfrica, al desierto del Kalahari, con intención de tirar algunos buenos springboks y buscar dos kudus, uno para cada uno. La finca en el Kalahari era impresionante, 20.000 hectáreas y miles de springboks por todos lados. Hacía bastante frío esos días, y el tiempo no era el idóneo para cazar; los animales se mantenían al abrigo de las zonas de más “bush”, y apenas se les veía en lo abierto.

Springbok Ram

Gran Springbok en el Kalahari

Buscábamos kudus, y sin embargo mientras los buscabamos con ahinco por toda la finca, íbamos recolectando una buena colección de springboks, ya que cada vez que veíamos uno bueno lo tirábamos. El tercer día vimos un buen faco de lejos, le entramos andando, y nos encontramos sin esperarlo con una manada de kudus que estaba emboscada en unos arbustos espesos. Había dos buenos machos, pero uno de ellos especialmente abierto, justo lo que yo andaba buscando, de modo que le mandé un recado con el 375 H&H y se fue al suelo. Ya nos parecía que Jose se tendría que venir sin kudu, porque no surgían oportunidades de machos tirables, y se nos pasaban los días y el ultimo día tiró un bonito macho de tres vueltas, con el que finalizamos nuestro safari.

 

CONCLUSION

Kudu Bull

Un Kudu muy abierto

Me siento afortunado cada vez que vuelvo de África, ya que poder vivir la experiencia de un Safari, disfrutar de la hospitalidad de sus gentes y de la compañía de mis amigos, es algo único. Doy gracias a Dios, por permitirme vivir esta experiencia, y cada vez que regreso empiezo a desear profundamente el regresar a aquellas tierras.

Este año pudimos hacer este Safari prácticamente de casualidad, ya que todos los pronósticos apuntaban a que no íbamos a hacerlo dadas las circunstancias del momento. Sin embargo, una vez que hemos regresado, y que podemos hacer balance de lo vivido en este safari “low cost” que preparamos con toda nuestra ilusión, me doy cuenta de que lo importante es poder ir, poder cazar allí, y haber estado una vez más de Safari. La experiencia ha sido tan divertida y tan enriquecedora, que finalmente si tirabas un modesto Springbok o un exclusivo Nyala, es solo una anécdota ya que lo importante es haber estado allí una vez más, y haber podido disfrutar de la caza con mis amigos, que es la esencia de nuestra afición.

Cuando regresamos a España todos mis amigos siempre están tristes, y echan de menos África, y cuando me ven sonriente y contento y me preguntan porque no estoy tristón yo siempre les digo “porque ya queda un día menos para que volvamos a África de nuevo”.

 

Alejandro Martín Arnedo

 

 

Share

Posted in Articulos de otros colaboradores, Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , , ,

Chacal de lomo negro
Mayo 13th, 2017 by JM Aranda

. Cazar más que antílopes

La manera más común de acercarse al mundo de los Safaris, es realizar uno de los llamados “Safaris de Antílopes”, que busca conseguir algunas de las especies más representativas de la fauna africana.  Sin embargo, hay muchos animales que sin ser antílopes, también pueden ser cazados, y que suponen una gran variedad adicional, entre las especies que el Safarista puede elegir.

Aquí os presento, brevemente relatados, algunos de los lances que yo he vivido durante la caza de estas otras especies durante mis viajes por tierras africanas.

 

. El Facochero

Los cazadores españoles, si hay un animal por el que preguntan inmediatamente en cuanto empiezan a organizar su Safari es el “faco”. Este animal, pariente bastante lejano del jabalí europeo, porta unos colmillos muy grandes en relación con el tamaño de su cuerpo, que hacen soñar rápidamente a quien ha perseguido las bocas complicadas de conseguir de cualquier guarro en España.

Warthog

Facochero hembra cazado por el autor

Yo no he sido un fanático de la caza de facocheros, puesto que cuando tienes ya unos cuantos en tu pared, te das cuenta que es un animal relativamente fácil de cazar, que en nada se parece a un listo jabalí europeo. Sin embargo, como a todo cazador español, los colmillos de los facocheros han representado para mí un atractivo difícil de esquivar. Recuerdo una vez que estaba oteando el terreno a media tarde desde lo alto de un “Kopje” (que son unas colinas de rocas de granito en mitad de la sabana); estábamos esperando que los facos empezasen a moverse de tarde, y empezasen a pastar tras estar echados en una sombra en las horas centrales del día.

No pasó media hora y ya teníamos tres o cuatro facos pastando en el área que dominábamos desde lo alto del “Kopje”. Elegimos un macho que desde la distancia nos parecía muy grande, que pastaba junto a una hembra a unos 800 metros de nosotros.

Bajamos de la colina, llegamos a la llanura y lógicamente al perder altura lo perdimos de vista. Tomamos una referencia con una montaña lejana, y comenzamos a caminar por la llanura, procurando taparnos con los arbustos y las acacias diseminadas que salpicaban la hierba. Es complicado ese tipo de acercamiento, porque realmente tardas un rato en llegar, y no sabes exactamente donde te lo vas a encontrar, y puede haberse movido mientras tú ibas acercándote.

Por suerte llevábamos el viento bien, y de pronto lo encontramos a unos 80 metros de nosotros, comiendo tranquilamente, con las rodillas dobladas, y la cabeza enterrada en el pasto. Había dos ejemplares, ambos eran grandes de cuerpo, y sabíamos que uno era la hembra, que no quería tirar, así que espere inmóvil con paciencia a que levantasen la cabeza para cerciorarnos, y cuando el macho levantó la cara, y me enseñó los dientes, le envié un proyectil del 300 Win Mag al hombro, que dio con él en el suelo.

 

. La Cebra

Después de los babuinos y los leopardos, probablemente las cebras sean los animales más listos que te vas a encontrar en un Safari; les dan cien vueltas a cualquier antílope, en cuanto a complejidad de su caza, y a comportamiento esquivo y receloso hacia el cazador.

A eso debes sumar el hecho de que son durísimas, que necesitas un calibre contundente para hacerte con una, porque debido a su instinto fuertemente gregario, la cebra aun gravemente  herida va a seguir al resto de su manada.

cebra

cargadas las cebras en la Toyota Hilux

Yo soy amante de los caballos, y quizás por ello la cebra nunca había sido uno de los animales que buscara cazar. El burrito a rayas nunca estaba entre los animales que cazaba, hasta que después de bastantes Safaris, un día surgió inesperadamente la oportunidad.

Estábamos una noche bebiendo ron en torno al fuego, y había un Cazador Profesional de otra empresa, que se quejaba de que en nuestra finca las cebras eran muy complicadas de cazar, y que él iba a buscar una para su cliente en otra finca donde le resultase más fácil.

Mi socio Adam Barnard se molestó con ese comentario y para demostrarle al tipo que si se podían cazar sus cebras, y me dijo “¿quieres que mañana nos matemos una cada uno de nosotros para hacer alfombras nuevas para casa?”, de modo que me sonreí y le dije que sí.

A la mañana siguiente nos pusimos en lo alto del “Kopje” más alto de la finca, y el conductor bosquimano se fue con el Toyota a dar una vuelta por la finca. Las cebras siempre se alejaban del vehículo, y normalmente acababan esquivándolo rodeando la montaña en la que nosotros nos habíamos apostado. El bosquimano nos iba informado por la radio de los movimientos de la manada de cebras, que huía del vehículo, manteniendo gran distancia.

cebra

con Adam Barnard y las dos cebras

Una hora después aproximadamente vimos la manada galopando a lo lejos, que se dirigía hacia nuestra montaña, y nos preparamos para abrir fuego cuando estuviesen a distancia de tiro.

Adam eligió una hembra grande que iba de las primeras, y yo el macho que iba el ultimo; vimos que no parecía que fuesen a parar, habría que tirarlas al trote como venían así que cuando estaban a unos 200 metros, abrimos fuego.

La que tiró  Adam cayó del primer disparo, y la mía encajó el tiro, y siguió renqueante al resto de la manada, le repetí el disparo, y finalmente dobló las manos. Nos las vimos negras para cargar ambas en la trasera de la Toyota Hilux entre Adam, el bosquimano y yo, pero al final pudimos meterlas.

 

. El Avestruz

Los avestruces siempre me han resultado un bicho bastante poco agraciado, y desde luego no tenía ni tengo ningún interés en disecar ninguna para tenerla en mi sala de trofeos. Sin embargo mi mujer me dijo un día que los bolsos de piel de avestruz valían un dineral, y que le encantaría hacerse uno. Esto me dio una buena idea, y decidí que una piel de avestruz era lo que le iba a traer a ella en el próximo viaje, así arreglaba de un plumazo el siempre complicado asunto de que le traigo a mi mujer, mientras lo compatibilizaba con seguir cazando.

Para hacer un bolso basta con una piel de avestruz, pero por si acaso pensé en matar dos, por si quería hacerse algo distinto (como finalmente así fue porque se hizo una cazadora).

Avestruz

Avestruz

Me fui a una finca donde había muchas avestruces, y el propietario me las dejaba a buen precio, pero mi PH me advirtió que no eran demasiado fáciles porque las habían cazado bastante allí, y estaban muy avispadas.Se prometia una tarde entretanida.

Cuando nos acercamos al grupo me dice “Ya sabes… a la cabeza” me giro como un resorte y le dije que si estaba loco… que la cabeza de un avestruz no es mayor que una pelota de tenis que se bambolea adelante y atrás… que a 200 metros… es blanco no es nada fácil. Me dijo que si quería aprovechar el cuero, lo mejor era disparar a la cabeza porque así no tendría agujeros, y la verdad es que tenía razón.

Los dos primeros intentos las balas silbaban cerca de la cabeza de los avestruces, que salían pitando con el disparo y cada vez estaban más nerviosas. En la tercera aproximación me dice el PH “Si quieres también podrías dispararles a las rodillas” ¡Vaya! ¡Menuda solución! ¡Ni que las rodillas fueran mucho más grandes! Apunté a la rodilla, y aun siendo un blanco pequeño, se movía menos, así que en el primer disparo, le acierto a la rodilla, y el pájaro cae al suelo; estaba aleteando y completamente vivo, pero no era capaz de levantarse. Nos acercamos a él, y le disparé a la cabeza. Las fotos después las hice de modo que no se viese la cabeza del animal… porque no era un espectáculo como para guardarlo para la posteridad.

 

. El Chacal de Lomo Negro

Los chacales son listos, y por si eso fuera poco son los bichos más odiados por todos los granjeros, que los acosan y matan en todo momento y con todos los medios a su alcance; eso hace que cazarlos con un rifle sea un verdadero reto para un cazador. Los granjeros bóer les disparan desde la ventanilla de sus furgonetas, les ponen trampas, anzuelos entro de cebos, e incluso vallan las fincas con costosas mallas a prueba de chacales para evitar que entren dentro de sus fincas. Para que un animal no sea exterminado, sino que sea capaz de sobrevivir  pese a recibir esa presión, ha de ser un prodigio de adaptabilidad y capacidad de adaptarse hasta a los medios más hostiles, ese animal es el chacal de lomo negro.

Chacal de lomo negro

Chacal de lomo negro

Yo había hecho muchos Safaris, y había tenido varias veces oportunidades de verlos, e incluso alguna vez había podido realizar un rápido disparo de lejos, a un blanco poco mayor que un zorro, que corría como el viento por entre el pasto amarillo. Tenía muchísimas ganas de hacerme con uno, y nunca llegaba el momento. Estábamos cenando en casa de Trevor Datnow, y él había invitado a cenar a un ganadero vecino suyo que criaba ovejas Dorpers de cara negra y que se lamentaba amargamente de la cantidad de corderos que le mataban los chacales.

Ovejas Dorpers de cara negra

Yo le pregunté cuanto me cobraría por ir a cazar chacales a su finca, a lo que me respondió “Nada… gratis”, pero estos sudafricanos no pierden dinero nunca… así que tres segundos después se lo pensó mejor, rectificó y me dijo “bueno… si lo matas gratis… pero si lo fallas 50 dólares”. Al día siguiente estábamos en la finca de las ovejas de cara negra al amanecer buscando a los famosos chacales asesinos de corderos.

Después de una hora dando vueltas, cuando ya pensábamos que no veríamos ninguno, vimos bajar por una ladera un chacal que se dirigía hacia el aprisco de los corderos, él no nos había visto, y bajaba tranquilo, de modo que me tomé mi tiempo, me apoyé bien y le disparé. El animal dio una voltereta, y tuve la suerte de que lo alcancé un poco trasero, de modo que pude disecarlo porque la piel no estaba dañada.

Los sudafricanos estaban muy sorprendidos de que yo fuese a gastarme dinero en disecar un chacal, que para ellos era la misma peste, pero yo sabía las ganas que le tenía y lo que me había costado hacerme con uno… todo sea dicho de paso, aquel no me costó dinero porque el ganadero quedo encantado de que lo hubiese matado… y tal y como me había dicho… fue gratis.

 

. El Bushpig

Mi espinita clavada en la fauna africana es el bushpig, puesto que es un animal al que le tengo muchas ganas y que hasta la fecha no he conseguido hacerme con él. Cuando un cazador español al que le gustan los jabalíes viaja a África, en lo que debería pensar es en el difícil Bushpig, y no en los facocheros. Mientras los facocheros se alimentan de día, son cortos de vista y más bien facilones; el bushpig es realmente esquivo, listo y nocturno, un verdadero reto para el cazador. El bushpig si que es un pariente cercano de nuestro jabalí europeo, tanto en su morfología como en su comportamiento.

Bushpig Macho

Estábamos cazando en el Eastern Cape, en una preciosa concesión que tenemos junto al mar, una zona donde se podían cazar oribis y los Bushbucks del Cabo hasta en las mismas dunas de las playas del Océano Indico. Por la noche nos pusieron a la espera de los Bushpigs, en un prado donde había parido una vaca un ternero sin vida, y nos dijeron que los bushpigs acudirían allí a alimentarse. Nos pusieron a 20 metros del ternero muerto, cosa que a mí me pareció demasiado cerca… y como es lógico los cerdos no aparecieron. Nos retiramos hacia media noche a dormir, y a la mañana siguiente vimos por las huellas que los cerdos habían venido después de retirarnos nosotros, como era de esperar.

A la noche siguiente nos volvieron a poner, y esta vez situaron la espera a 150 metros del cadáver… donde era prácticamente seguro que no nos detectarían… como así fue. Lo que no contábamos nosotros era con tener que disparar a esa distancia y de noche… donde mi visor de 1-4 aumentos con campana de 20 mm era absolutamente inadecuado; gracias a que llevaba punto rojo y que había luna llena, yo era capaz de distinguir unos bultos negros comiendo en la ternera, así que le puse el punto rojo más o menos encima del mas grande y le dispare.

El bushpig chilló, y toda la manada salió corriendo en una dirección, y el que yo había disparado salió en dirección opuesta… comportamientos ambos típicos de haber recibido el proyectil; pero aunque lo buscamos por todos lados no apareció el bicho ni rastro de sangre alguno. A la mañana siguiente fuimos con perros de rastro, que no encontraron nada… así que ni yo conseguí mi bushpig, ni me cobraron nada porque no apareció sangre… de modo que en mi caso… el bushpig sigue en la lista de los animales pendientes de venirse para mi casa.

 

. Felinos

Hay varios pequeños felinos que son especies muy dificiles y muy interesantes de cazar, como lince caracal, gato salvaje africano o Serval… Los trataremos todos ellos en posts específicos.

Caracal Linx

Para determinar las armas adecuadas para cazar estos animales que no son antílopes, puedes seguir ese post específcio

http://huntingafrica.org/wp-admin/post.php?post=13&action=edit

 

 

Nos vemos cazando en Africa

Jose Maria Aranda

www.spitskopsafaris.com

 

 

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , ,