Category: Articulos Armas Jose Maria Aranda

Noviembre 12th, 2017 by JM Aranda

 

Introducción

 Este artículo no pretende ser un artículo promocional, que indique al cazador que bala debe comprar, o cual es la mejor marca de proyectiles.

nosler partition split

Lo único que se pretende es dar información, y analizar los distintos tipos de proyectiles que tenemos en el mercado, y cuáles son los que mejor funcionan para un Safari Africano, y en qué circunstancias. Después será el cazador de manera personal quien haciendo uso de la información, podrá decidir que proyectil va a utilizar en su próxima cacería africana. 

 Cuando se habla de balas, el único modo de exponer el tema es con objetividad, con datos. Porque todos tenemos amigos  que argumentan con absoluta seriedad “mi cuñado mata de todo con su rifle del 30.06 y unas balas cojonudas que compro en Andorra”…. Esa no es mi guerra…  ese tipo de cazador no le interesará ni leerá este artículo, porque aquí intentaremos analizar las diferencias, ventajas y desventajas de unos proyectiles sobre otros.

 

 Conceptos generales sobre fauna africana

 Como regla general, el primer dato que vamos a aportar es que la fauna africana suele ser más dura que la fauna española a la que nosotros estamos acostumbrados. Un antílope de tamaño medio encaja mejor un tiro mal colocado que un venado, y nos dará muchos problemas para cobrarlo, así que vale la pena ir un poco sobre calibrado cuando vamos a África.

 El segundo problema en cuanto a la elección de proyectiles en un Safari, es que en África se necesitan proyectiles con mayor poder de penetración que en Europa. Una bala de punta de plástico, ideal para su uso en Europa, que se caracteriza por una expansión muy rápida, que hace mucho daño a costa de sacrificar bastante la capacidad de penetración… no es la más adecuada para la caza en África.  Como norma se preferirán proyectiles menos expansivos pero que nos aseguren mayor penetración en el cuerpo del animal.

 El tercer problema que suele ocurrir en África es que no sabemos lo que vamos a cazar, porque lo mismo cazamos un pequeño springbok de 40 kilos que un ñu azul de 400 kilos. Es por tanto necesario estar preparado para poder tirar sobre los animales más grandes que pensemos cazar, aunque eso significa que iremos sobre calibrados si nos aparecen los de menor tamaño.

 

Balas solidas

 Las balas solidas surgen ante la necesidad de conseguir máxima penetración en la caza de animales de gran tamaño, que tienen una estructura ósea muy dura y grandes masas musculares; hablamos fundamentalmente de elefantes, aunque también rinocerontes, búfalos e hipopótamos.

seller belliot exergy 300 win mag extraida del cuarto trasero un ñu azul despues de cruzarlo desde el pecho

 Durante la época de los cazadores blanco de elefantes, que abatían cientos de elefantes para conseguir marfil, vieron que el cerebro del elefante, en su parte frontal estaba protegido por una gruesa masa de tejido óseo esponjoso en la frente del animal, que era capaz de detener un proyectil sin que alcanzase el cerebro. En los tiros de costado, el hueso del omóplato y las costillas también eran obstáculos importantes que el proyectil tenía que atravesar; y las balas tradicionales, con frecuencia no eran capaces de hacer ese trabajo con seguridad.

 Los primeros intentos de conseguir balas adecuadas para este tipo de caza peligrosa eran balas tradicionales, con núcleo de plomo, pero que contaban con una camisa de cobre o latón mucho más gruesa que las de la caza convencional. Esto hacia que se deformasen menos, y penetrasen más. El fabricante australiano Woodleigh las introdujo en el mercado y aun hoy en día sigue siendo un fabricante de referencia en la fabricación de munición para los grandes calibres africanos.

 El gran paso fue la aparición de las balas solidas o monolíticas, que introdujo en el mercado el fabricante A-Square. Como su propio nombre indica estas balas eran fabricadas con una sola pieza de latón o aleación de bronce, prácticamente indeformable. Un proyectil de estas características básicamente va a producir una herida pequeña, solo del diámetro de la bala, porque no expande, pero a cambio, va a atravesar, huesos y músculos hasta llegar a los órganos vitales del animal.

 La munición de calidad en los grandes calibres africanos es muy cara. Sin embargo quiero dejar claro un mensaje para que se quede tatuado en el cerebro del lector. Cuando se va a cazar alguno de los 5 Grandes, cada euro gastado en munición de la máxima calidad está bien gastado, por cara que sea la caja de balas. Un buen proyectil, que haga su trabajo correctamente, puede ser la diferencia entre un elefante muerto con un tiro en la frente perfecto; o un cazador atacado por un elefante loco de ira con un disparo colocado en la frente y  que no le ha alcanzado el cerebro. Nunca debemos escatimar el dinero en la mejor munición cuando nuestra vida está en juego.

 Si usamos balas solidas sabemos que podremos tirar un búfalo en un ángulo complicado, con un tiro de costado de atrás adelante, que tenga que atravesar mucho musculo y toda la panza del bóvido. Podremos tirar animales en que no nos enseñen perfectamente la paletilla, porque sabemos que la bala va a atravesar… eso es lo que nos da la bala sólida. A cambio de saber que la herida que provocaremos es menor, de modo que tenemos que conocer donde estamos apuntando y donde están los órganos vitales del animal.

 

Balas tradicionales

 Cuando hablamos de balas tradicionales, nos referimos al tipo de proyectil que ha estado siendo utilizado en la caza durante los últimos 70 años. Una camisa exterior de cobre o latón, y un núcleo de plomo blando que le da mayor peso y al impactar se deforma con facilidad.

 

Herida mismo proyectil recuperado del pecho del venado completamente deformado con una perdida de peso del 50% y habiendo penetrado solo 10 cm

Hay muchas variantes de este tipo de proyectil, con puntas de plástico, con plomo desnudo en la punta… con distintas formas del proyectil… cada fabricante ofrece dos o tres diseños de este tipo de munición, que es la que más  se venden en todo el mundo. Un diseño bien conocido, probado durante décadas, y encima una tecnología muy sencilla que se puede producir a un coste barato.

 Este tipo de proyectiles sí que se puede utilizar en África sin problema alguno, si lo que vamos a cazar son animales de talla media. Me refiero a Springbok, gacela, duiker, blesbok, impala, lechwe, ñu negro… antílopes todos ellos que no pasan de unos 150 kilos de peso en ningún caso, y para los que no precisamos mucha penetración.

Los antílopes que hemos mencionado son antílopes de piel blanda, y la expansión del proyectil, cuando los alcanza a estas velocidades moderadas,  es una expansión correcta y el proyectil hace su trabajo a la perfección, expandiéndose, haciendo un canal de herida amplio, y alcanzando los órganos vitales del animal.

 

herida de entrada de un proyectil del 338 Win Winchester Core Lock disparado al pecho de un ciervo a 20 metros

No voy a nombrar concretamente ningún modelo de proyectil en este apartado, porque estos son la gran mayoría de balas de precios medios y económicos. Balas tradicionales, con tecnología conocida y probada que funcionan bien en animales de talla media y pequeña, y en velocidades de impacto moderadas.

 Este tipo de proyectiles funcionan bien en lo que viene denominándose la “Banda Verde” de velocidades de impacto. Esta “Banda Verde” son velocidades comprendidas entre los 675 m/s y los 800 m/s; por encima de los 800 m/s tienden a fragmentarse y perder masa (y por lo tanto pierden penetración) y por debajo de los 675 m/s expanden mal.

 Conviene hacer énfasis en que hablamos de velocidades de impacto, no de velocidades de boca de cañón, porque como todos sabemos la velocidad del proyectil se va reduciendo conforme va volando hacia el blanco. Veamos algunos ejemplos:

  30.06 Spr. 150 gr. 7 Rem Mag 150 gr. 338 Win 210 gr.
0 metros 823 m/s 948 m/s 863 m/s
50 metros 784 m/s 902 m/s 824 m/s
100 metros 747 m/s 859 m/s 787 m/s
200 metros 674 m/s 774 m/s 714 m/s

 

 Esto significa que un proyectil estándar tradicional de 150 grains, disparado en un rifle del calibre 30.06  va a expandir correctamente desde la boca de cañón hasta los 200 metros, porque va dentro de las velocidades de “Banda Verde”. Sin embargo, un calibre Magnum, como el 7 Rem Mag, que es un calibre muy rápido, hasta que llega a los 150 metros va muy por encima de las velocidades recomendadas para un proyectil estándar, y es muy posible que se fragmente, o se deshaga perdiendo parte de su masa.

 Por ello cuando cazamos con calibres magnum, si tenemos que hacer un disparo a corta distancia, de modo que el proyectil va a impactar sobre el blanco a mucha velocidad es cuando podemos encontrarnos con que la bala se fragmente, pierda toda su masa y su poder de penetración, realizando un gran boquete de entrada, y sin penetrar en el cuerpo del animal.

 

Balas Premium

 Municiones llamadas Premium son aquellas diseñadas de manera que no se fragmenten, y que retengan la masa del proyectil aun cuando impacten a altas velocidades. Conforme la evolución de la cartuchería y los nuevos diseños nos han llevado hacia calibres Magnum cada vez más rápidos y potentes, los cazadores han empezado a  demandar proyectiles que trabajan bien a altas velocidades de impacto y que transmitan toda esa gran energía cinética que llevan al cuerpo del animal, sin desintegrarse en el impacto.

 

RWS

RWS EVO Expansion controlada

En África normalmente no se tira en movimiento, y no se tira a grandes distancias, por lo que no se precisan los calibres ultra rápidos como en otras modalidades de caza. Sin embargo los calibres magnums han llegado para quedarse, y en África son tan populares como en cualquier otra parte del mundo.

 La única manera de conseguir que una bala aguante mejor un impacto a gran velocidad, es hacerla más dura y resistente.

 Los primeros diseños en esta dirección fueron hacer las camisas de cobre con paredes más gruesas, que aguantaban mejor el impacto; y el segundo paso fue la de fusionar el núcleo de plomo con la camisa de cobre (balas con núcleo soldado); como los proyectiles originales fabricados por Bitterroot. Actualmente la bala Bear Claw que monta Federal (Federal Bear Claw) también hace uso de este principio de paredes muy gruesas que no se separan del cuerpo del proyectil, y la Nosler Accubond también usa el principio de paredes gruesas y núcleo soldado a la camisa..

 El siguiente paso fue la aparición de diseños inspirados en el principio de las balas sólidas, como los de Nosler la súper efectiva bala Nosler Partition  , que lleva en el mercado desde los ’50 (Nosler Partition), o la Swift A-Frame (Swift A Frame) que lleva en el mercado desde 1984. Estos diseños coinciden en que la parte delantera del proyectil expande mientras que la posterior actúa como una sólida y no pierde su masa.

 

Proyectil SWIFT

Swift A Frame

Este tipo de balas están diseñadas para actuar perfectamente, y expandir de manera controlada a velocidades entre 800 m/s y 925 m/s. Funcionan perfectamente en los grandes antílopes (ñu, eland, roan, waterbuck…) con musculaturas importantes, o incluso en animales grandes con piel muy dura como jirafa.

 Este tipo de proyectiles son más duros que los tradicionales, y expanden menos… lo que significa que el canal de la herida es menor que en un proyectil de expansión rápida tradicional. Debe quedar eso muy claro… porque hay quienes se quejan de que estos proyectiles “pinchan” más a la caza en España. Al impactar en piezas de caza de piel fina, o blandas como son los cérvidos, o un guarro de poca talla, estas balas no expanden igual que las tradicionales, y si hay una colocación incorrecta del disparo, la herida que provocan es menor y el animal puede irse pegado.

 Que sean balas más caras, y que funcionen mejor en animales de piel dura, y que permitan hacer tiros en ángulos complicados porque tienen mucha penetración, no significa que vayan a mejorar la efectividad de una bala tradicional en un disparo de costado sobre un ciervo, donde claramente va a ser más efectiva una bala tradicional de expansión rápida, que hace más daño que un proyectil más duro tipo Premium.

 

Balas monometalicas

 Las balas monometalicas son aquellas que son fabricadas con un solo metal (cobre o una aleación de latón) que evitan que en su fabricación entre el plomo. Que este tipo de balas sean las ultimas en llegar al mercado no significa que sean las mejores, ni que superen los diseños anteriores. Probablemente llegan de la mano de las modas y de la impopularidad del plomo en las municiones, como su supuesto agente contaminante.

 Los diseños de balas monometalicas han resuelto muy bien el tema de la expansión, ya que todas ellas unas un sistema de punta hueca o de pétalos que se abren formando una especie de hélice, que avanza girando dentro del cuerpo del animal, y causa un canal de herida profundo y ancho.

 El problema que tienen es de peso. El plomo es más pesado que el cobre o latón, y por ello al carecer de plomo en su fabricación suelen ser balas más ligeras que sus equivalentes del mismo calibre en munición tradicional. Eso suele hacer que vuelen más deprisa y con trayectorias más tensas (menos peso) y que transmitan algo menos de energía en el impacto.

 Barnes fabrica las VOR TX, con una punta de polímero que aumenta su coeficiente balístico, y el resto del proyectil íntegramente de aleación de cobre. Pero hay otras soluciones como la EXERGY del fabricante Checo Seller Belliot, relativamente económicas y que funcionan muy bien basadas en el mismo principio.

 

Conclusiones

 La bala más cara no es la mejor para todas las situaciones ni sobre todos los animales que cacemos. Si cazamos con un calibre estándar (aquellos que no son Magnum) y vamos a disparar sobre animales de talla media y piel fina, un proyectil económico tradicional con camisa de cobre y núcleo de plomo blando, va a hacer su trabajo perfectamente. Lo mismo me da que estemos cazando un venado en Soria con un 9.3×62 que un impala en Sudáfrica con un 30.06; van a funcionar muy bien.

 Pero si vamos a cazar animales de gran talla, con piel más gruesa y mucho músculo que atravesar, o estamos utilizando un calibre magnum, que hace volar el proyectil con mucha más energía y velocidad, entonces es una excelente elección irnos a una bala de un nivel superior (ya sea Premium o monometalica), que nos asegurará que el resultado que obtengamos al impactar en el cuerpo del animal sea el deseado.

 En el caso de un Safari, que frecuentemente vamos a llevar un calibre magnum (300 Win Mag, 338 Win, 375 H&H), y que normalmente incluiremos entre los animales a cazar animales grandes o de piel gruesa (ñu, eland, waterbuck, oryx, red hartebeest…) la opción más lógica es elegir una bala más dura tipo Premium, que nos garantice suficiente penetración en estos animales. 

 No voy a entrar en cual debe ser el proyectil elegido, porque yo tengo la teoría de que la munición debería elegirla el rifle. Me explicaré; cada cañón concreto se comporta de manera diferente con un peso y una forma de proyectil, y en un mismo calibre cada fabricante carga de manera distinta (el tipo de pólvoras y la cantidad de polvora en el casquillo es diferente). Así pues una vez decididos el tipo de munición que queremos llevar, lo ideal sería probar dos o tres y ver con cuál de ellas agrupa mejor nuestro rifle.

 No olvidemos que la bala que mata es la que se coloca en el sitio correcto, porque una bala en la penca del rabo… nunca matara ningún animal; así que dentro de la oferta disponible del mercado deberemos encontrar  la munición que funciona mejor en nuestra arma.

 La munición es la parte más económica en un Safari, y en muchos casos es la diferencia entre el éxito o el fracaso. Elegir con acierto la munición que utilizaremos es muy importante, y nos debe dar  la seguridad de que podremos alcanzar los órganos vitales del animal aunque disparemos desde ángulos complicados.

 

Nos vemos cazando en África

José María Aranda

 

 

Si te ha gustado este articulo, no debes perderte este otro

La taxidermia en un Safari: ¿Cuánto me va a costar??

Share

Posted in Articulos Armas Jose Maria Aranda, Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , ,

lion
Julio 8th, 2017 by JM Aranda

Elegir correctamente el calibre para cazar un leon es basico. La caza de león es una de las más apasionantes que un cazador puede realizar en su vida. Enfrentarse al “Rey de África” es algo que todos los cazadores soñamos poder hacer alguna vez en nuestra vida.

 

Calibre 416

Leon Paco García cazado con un 416 Rigby

En Spitskop Safaris somos especialistas en la caza de leones; cada año son muchos los españoles que vienen a nuestra finca en el desierto del Kalahari, a cazar leones a la huella.

Una de las primeras preguntas que nos hacen los cazadores es que calibre y que bala hay que llevar para enfrentarse con garantías a un león.

No es una decisión sencilla; que el éxito  puede estar determinado por una elección adecuada del rifle y de la munición que usaremos cuando nos enfrentemos al gato. Una municion inadecuada puede hacer que no paremos al leon; y si no lo paramos, una carga se puede convertir en un accidente indeseado.

 

2/ Limitación legal

 En la caza de especies peligrosas hay una normativa legal que dice que el calibre mínimo. Prácticamente en todos los países de África, es el .375 (aunque hay algunos países que marcan como mínimo el 9,3 mm)

375

375 H&H el calibre de layenda

Esta limitación, como muchas de las normativas legales aplicables a la caza, ha sido hecha por legisladores, no por cazadores; lo que lleva a inmensas incongruencias.

 Un leopardo y un rinoceronte son ambos “caza peligrosa” y ambos pertenecen a los “Big Five”. Difícilmente será defendible que el calibre adecuado para cazar un gran un Rinoceronte Blanco de 3.000 kilos será igualmente adecuado para un ágil leopardo de 60 kilos.

 Igualmente la definición de un calibre únicamente por su diámetro no es demasiado precisa, ya que el .375 es el universalmente conocido 375 Holland & Holland Magnum, pero existen calibres de diámetro igual o similar a éste (como calibre 375 Win, el 44-40 Win, o el 44 Rem Mag), mucho menos poderosos que el Holland y que también cumplirían los requisitos legales, sin ser adecuados para la caza peligrosa.

Por lo tanto, podremos deducir que la definición legal de “calibre adecuado para caza peligrosa” no parece la más correcta para enfrentarse con fiabilidad a un león.

 

3/ Anatomía y comportamiento del león.

 El primer dato a considerar es que los leones cuando están en reposo son normalmente objetivos “blandos”; en ellos que un calibre de tipo medio tiene suficiente pegada para hacer mucho daño al animal. Casi con cualquier calibre que consideremos adecuado para cazar ciervos en España podemos disparar perfectamente al león. El problema es que los ciervos no se cabrean y cargan, y el león sí.

 

paws

Huella de leon

Cuando cazamos leones tenemos que tener en cuenta que si las cosas se ponen mal, realmente mal, es posible que el león se nos eche encima; el felino vendrá con la intención de amargarnos el día.

 Un león al ataque es una bestia cargada de odio y adrenalina, que quiere matarnos… y ahí la cacería ha cambiado completamente… es en ese momento cuando realmente necesitamos un gran calibre capaz de detener su carga (ahí ya no nos vale el 30.06 que usamos para cazar ciervos en Jaén). En ese momento es cuando agradecemos tener un rifle pesado del 375 H&H entre las manos.

 Hay un segundo dato a tener en cuenta, y es que se suele disparar al león en zonas sucias; con frecuencia se lo encuentra echado bajo la sombra de algún espino, medio oculto por la vegetación, y el disparo deberá atravesar hojas y ramas. Si usamos un calibre pesado, el proyectil tiene menos tendencia a desviarse al atravesar maleza; que si usamos un calibre ligero y rápido es mas facil que se desvie.

 

4/ El 375 H&H Magnum, el rey en África

 Si hay un calibre Africano por excelencia, uno que todo el mundo conoce y que está extendido por todo el continente negro, ese es el 375 H&H.

 

Calibre 375

Leona de Rafael Fuentes cazada con Blaser del 375 H&H

No me extenderé demasiado sobre las virtudes de este polivalente calibre. Reúne una trayectoria bastante tensa, con un poder de detención excelente y con un retroceso tolerable… una combinación ideal que lo ha convertido en el mejor calibre que nunca se ha diseñado para cazar en África.

 El 80% de los leones se cazan actualmente con éste calibre, ya que cumple con los requerimientos legales mínimos que exige la legislación local. Es un calibre popular que muchos cazadores tienen como “calibre pesado” para sus Safaris Africanos.

 Para el cazador que va a cazar un león, este es un calibre ideal, ya que le permite tirar a una distancia media (en ocasiones es necesario) con total tranquilidad. Tiene suficiente poder de parada para detener un león a la carga; y por si fuera poco además está en el límite de retroceso que un cazador normal suele aceptar sin reducir su precisión en el disparo.

Calibre leon

Un gran leon

 El 375 H&H lanza un proyectil estándar de 300 grains a una velocidad de 810 m/s, y si usamos una bala ligera de 270 grains nos da una velocidad de 830 m/s.

 

5/ Otros calibres validos

 Bien porque son aceptados por las legislaciones locales, o bien porque se trata del rifle que tenemos disponible en ese momento, también se cazan leones con otros calibres. Seguro que habrá alguien que habrá matado un león con un 7×57, pero tampoco quiero ir al extremo.

 Hay otros calibres adecuados, que nos pueden hacer un servicio perfectamente válido en la caza del león. Básicamente estamos hablando de:

  • 9,3×62. El calibre que diseñaron los alemanes para su uso en las Colonias Germanas en África, que fue ampliamente utilizado por todos los colonos por todo el continente. Se trata de un calibre lento y pesado, que lanza un proyectil de 280 grains a 700m/s, y que es demoledor para su uso en felinos. Tiene la ventaja de que su retroceso es realmente cómodo.
  • 9,3×64 Brenneke. Se trata del equivalente Europeo al 375 H&H británico. Un calibre muy contundente, con buena rasante, que lanza un proyectil de 280 grains a 800 m/s. Un calibre ideal que nos cumplirá perfectamente y que en caso de problemas tiene poder de parada más que suficiente.
  • .338 Winchester. Este calibre fue diseñado para la caza de grandes ciervos y antílopes, pero cumple perfectamente en la caza de león. Tiene buena trayectoria y mueve un proyectil relativamente pesado de 250 grains a 810 m/s. Su único “pero” es que se queda un poco más corto que los otros nombrados en cuanto a poder de parada, si las cosas se ponen realmente complicadas.
  • .416 Rigby y 416 Remington ; ambos son calibres excelentes, lanzan una bala pesada de 400 grains a 760 m/s. con buena trayectoria. Con frecuencia son los que se eligen para la caza de búfalos y elefantes. Se pueden considerar algo “grandes” para la caza de un animal de piel fina como el león. Pero si el león nos ataca y tenemos que parar una carga… ese día estaremos encantados de haber traído nuestro .416.
  • Calibres pesados tipo Nitro; tanto 450 Nitro como 470 Nitro. Son calibres demasiado grandes para la caza del león. Aunque son calibres pesados excelentes como arma de seguridad por parte del Cazador Profesional; son ideales para hacer uso de ellos si el animal ataca. Para el cazador deportivo tienen el inconveniente del peso elevado (se sufre mucho con un pesado rifle express al hombro durante las horas de pisteo), que no son precisos en las distancias medias, y que las balas de 500 grains que lanzan no llegan a expandir bien en el cuerpo del león, de modo que se pierde mucha de su energía.
leona

el autor con una leona cazada con CZ del 375 H&H y municion Federal

6/ Las puntas y la expansión.

 Como hemos visto, cuando vamos a cazar leones (tanto machos como hembras) podemos utilizar un abanico relativamente amplio de calibres. Muchos nos pueden dar un servicio correcto, y que cumplirán en la tarea. Sin embargo, la decisión del proyectil que elegiremos para centrar nuestro rifle no es libre, solo hay una decisión correcta: “elegiremos la munición más blanda que encontremos para nuestro calibre”

 

Leon

Estos son los motivos por los que es mejor que un leon no llega hasta ti.

Los leones tienen la piel fina, como la mayoría de los depredadores; y por ello necesitamos un proyectil muy blando. Necesitaremos que se deforme inmediatamente y que entregue toda su energía dentro del cuerpo del animal.

 La circunstancia ideal es encontrar una bala que no atraviese al león y que se le quede dentro. Eso seria el comportamiento ideal pero eso es difícil de encontrar. Si disparamos de costado, casi siempre encontraremos que nuestra bala ha atravesado al león. Recordemos que toda la energía que lleva una bala que ya ha atravesado al animal, es energía desperdiciada; esa energia no habrá sido transmitida a nuestra presa.

 Se han desarrollado incluso algunos proyectiles específicos para la caza de leones y leopardos, como el “Lion Load” del fabricante A-Square. Estas balas buscan conseguir la máxima expansión, a costa de sacrificar penetración. Proyectiles que se deformen inmediatamente, y que transfieran toda su energía al cuerpo del león, causándole daños masivos. Por el contrario, al abrirse tan rápidamente, tiene muy poca penetración, apenas 30-50 cm.

 Yo personalmente para mi 375 H&H, he encontrado especialmente efectivas las puntas Vitalshock de 300 grains de punta redonda, de la casa Federal. La expansión es muy rápida y el proyectil es muy blando; estas  son justo las dos características que hemos de buscar en munición para leones.

 

7/ Conclusión

La caza de un león es algo mítico; algo que nos sitúa entre esos pocos afortunados que han podido cazar un león a lo largo de su vida.

 

Leon Luis Anguis cazado con un 375 H&H

Leon Luis Anguis cazado con un 375 H&H

Cada cazador lo vive de una manera diferente, pero para todos es un momento inolvidable. Será por ello una de las experiencias más intensas de su vida.

 Yo solo puedo dar tres consejos para el cazador que ha decidido que quiere enfrentarse a un león, y que va a saborear el miedo que supone ponerse a 30 metros del felino:

         . Lleve una munición adecuada, con un proyectil blando que expanda rápidamente y produzca daños masivos. En la caza peligrosa no se puede andar con medias tintas, hay que parar al animal.

         . Lleve un rifle suficientemente contundente que le permita parar una carga si esta llega a producirse. No debe depender únicamente de la habilidad de PH como rifle de seguridad.

         . Y la más importante: “NUNCA estrene el rifle en el Safari”. Usted debe llevar un rifle que tenga desde hace un tiempo. Un arma con la que haya practicado suficiente y con el que esté familiarizado.

Si este articulo te ha gustado… quizas te interese este

Springbok Grand Slam

Nos vemos cazando en África

Jose Maria Aranda

Spitskop Safaris

Share

Posted in Articulos Armas Jose Maria Aranda Tagged with: , , ,