bull
Mayo 19th, 2017 by JM Aranda

The waterbuck is highly agressive among the bulls in the same area, so they frecuently die because of the wounds.

 

 

Waterbuck bulls fight fiercely

 

 

Share

Posted in Videos Caza y Fauna Tagged with: , , , ,

Blue Duiker
Mayo 17th, 2017 by JM Aranda
  • Introducción Duiker Azul

 

Este diminuto antílope pigmeo es uno de los más pequeños trofeos de caza mayor que podemos conseguir en el continente Africano. Pero no por pequeño es ni más sencillo ni menos excitante que cazar el más grande y hermoso de los antílopes de la sabana.

La caza de los pequeños antílopes pigmeos tiene un estilo diferente, menos trofeista, quizás tiene algo de coleccionismo… no estoy seguro de que es, pero el caso es que engancha a los cazadores.

Blue Duiker

Cara del Blue Duiker

La caza de los “10 Pequeños” (los “Tiny Ten” en inglés) se ha convertido en un bonito reto para muchos safaristas, opuesta a los exclusivos y caros “Cinco Grandes”.

El completar la colección de los antílopes pigmeos se convierte en una complicada tarea que obliga al cazador que pretende completarla a recorrer tras ellos una buena parte de África.

 

 

  • Biología

 

El Duiker Azul (Philantomba montícola) es un antílope pigmeo que habita zonas boscosas, y que pasa completamente desapercibido en aquellas zonas donde habita, por ser un animal tímido y discreto. Se alimenta de brotes tiernos, frutos caídos de los arboles, flores, y ocasionalmente incluso algunos insectos y huevos también entran en su dieta (es por ello uno de los pocos antílopes que tiene una dieta omnívora).

Blue Duiker

Duiker Azul en las montañas del Eastern Cape Sudafricano

Su tamaño es asombroso, ya que con sus 30-35 cm a la cruz, y sus escasos 4 kilos de peso, cualquiera diría que un gato domestico europeo o una liebre es más grande que este pequeño y curioso herbívoro.

 

Su color es de un gris azulado, que le da nombre, y tienen una pequeña cresta de pelo en lo alto del cráneo; la zona del abdomen y el interior de las patas es de un tono blanco sucio. Ambos sexos tienen cuernos (las hembras no siempre) que son normalmente cortos (entre 2 y 10 cm).

 

  • Área de distribución

 

El Duiker Azul habita toda la zona boscosa tropical del África Ecuatorial, en donde su pequeño tamaño le da una tremenda ventaja para desenvolverse por el suelo de la intrincada vegetación de la jungla, mientras que sus depredadores tienen muchas dificultades para moverse deprisa.

Blue Duiker

Es esencialmente nocturno

En las zonas en las que habita suele desarrollar poblaciones saneadas, ya que requiere de territorios muy pequeños (que defiende con fiereza de sus congéneres) lo que permite poblaciones elevadas con densidades de hasta 80 duikers por kilómetro cuadrado.

 

Aparte de la amplia zona de distrubición que ocupa todo el Africa Ecuatorial, hay dos zonas donde habita que están completamente desconectadas del resto, y están ecológicamente aisladas y vale la pena mencionar. Hay una sana colonia ampliamente distribuida en las zonas húmedas de la desembocadura del Zambeze en Mozambique; y una segunda colonia en la costa Sur de Sudáfrica (provincias de Eastern Cape y Kwazulu Natal), zonas muy húmedas y con vegetación densa que permite prosperar a este pequeño antílope.

 

 

  • Su caza

 

La caza del duiker azul no es sencilla, ya que rara vez se da por azar como ocurre con otras especies en África. Sus hábitos fundamentalmente nocturnos, así como su comportamiento tímido hacen que sea un animal complicado de conseguir si no lo buscamos específicamente.

Blue Duiker

Sr Moreno con un Duiker Azul cazado con escopeta

En las selvas de Centroáfrica, donde es una especie común, se le caza fundamentalmente mediante trampas y lazos, ya que los nativos lo incorporan frecuentemente a su dieta. Es frecuente ver a cualquier nativo junto a una carretera, que oferta a los conductores por unas pocas monedas un duiker recién cazado para la cena.

 

Pero si lo que pretendemos es cazarlo con armas de fuego, como suele ser la intención que tenemos nosotros como cazadores deportivos, la cosa se complica bastante. El método habitual es situarse en un clarito, en mitad de una zona espesa donde sabemos que hay población de duikers, y realizar una especie de mini batida con tres o cuatro perros que obliguen a moverse a los duikers.

 

Blue Duiker

Foto de camara de Fototrampeo

Si hay suerte el animal en algún momento cruzara como una flecha nuestro pequeño claro, y si estamos rápidos seremos capaces de hacernos con él. Dado su pequeño tamaño pasa como con los conejos, que da lo mismo el no apuntar con mucha exactitud, si lo alcanzamos en cualquier lugar de su pequeño cuerpo con algunos perdigones detendremos su carrera, y podremos repetir el disparo o lo engancharan los perros.

 

Cuando cazamos duikers azules, hay que tener una cosa ya asumida, y es que cualquier duiker azul nos va a valer. No podemos plantearnos el poder elegir que tenga un buen trofeo, y con frecuencia ni siquiera será macho. Es una caza tan intuitiva y tan rápida… que seremos muy afortunados cuando nos veamos con nuestro pequeño antílope en las manos. Si además nos ha tocado la lotería y el animal abatido es un macho con cuernecillos de 8-10 centímetros… pues miel sobre hojuelas.

 

 

  • Calibres adecuados

 

Estamos hablando de un animal que frecuentemente es más pequeño que una liebre o un gato domestico; de modo que cualquier arma con la que seamos capaces de disparar con soltura será suficiente. Cuanto menor sea el calibre que usemos, menos daños causaremos a la piel del animal, idealmente cualquier calibre tipo 22 lr. o 22 magnum serian perfectos para esta tarea.

 

Blue Duiker

Aqui se aprecia el realmente pequeño tamaño del animal.

El mayor problema es que si usamos un arma demasiado potente puede ser que destroce nuestro delicado trofeo. Para evitar esto, hay quienes usan rifles de caza mayor equipados con munición blindada (FMJ), que no expande nada y hace una herida de salida muy pequeña, de modo que minimizan los daños.

La segunda opción, muy utilizada y totalmente recomendable es el uso de escopetas, ya que cuando lo cazamos y realizamos un disparo rápido a tenazón los perdigones nos facilitarán el poder alcanzar al duiker en su carrera y harán menos daño a la delicada piel del animal que una bala.

 

  • Conclusión

 

El delicado Duiker Azul, es una especie que llama la atención en cualquier sala de trofeos, porque su tamaño es tan pequeño que parece mentira que un antílope pueda tener solamente ese minúsculo tamaño. Si visita una zona donde esta especie este presente aproveche la oportunidad y no dude en incluir este duiker entre su lista de animales a cazar, ya que no está disponible en la mayoría de las zonas habituales de Safaris.

 

Si tiene oportunidad y la piel no ha resultado dañada en exceso, no dude en hacer la taxidermia del animal completo, rodeado de un pequeño hábitat, ya que no es demasiado cara, y es un modo de poder disfrutar plenamente de este curioso animal. Eso sí, al ser una especie poco frecuente y tener un cuero fino y delicado, mejor asegurese de que el taxidermista al que se lo encargue haya naturalizado antes varios animales de esta especie… ya que a ninguno nos gusta que “aprendan” con el nuestro.

 

Eso sí, esté preparado para que si recibe alguna visita en su casa de amigos que no están acostumbrados a la caza, le critiquen que haya sido usted capaz de matar una cría de antílope, y que a usted le toque explicar que se trate de un duiker viejísimo, y puediera ser record del mundo… Eso nos ha pasado ya a todos.

 

Nos vemos cazando en África

 

José María Aranda

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , ,

Facochero
Mayo 16th, 2017 by JM Aranda

INTRODUCCION SAFARI “LOW COST”

Este  año de crisis mi amigo Jose María Aranda y yo estábamos planteándonos si podríamos irnos de Safari, con la maldita crisis a nadie le van las cosas como le iban en años anteriores, y la caza siempre es un gasto que podemos recortar (por mucho que nos duela hacerlo).

Northern cape

De vuelta a los paisajes aridos del Northern Cape en Sudafrica

No pintaba demasiado bien, y ya estábamos pensando en dejarlo para el año que viene, cuando “lo peor de la tormenta” fuera pasando. Sin embargo, en una tarde de charla de cazadores (de esas que nos encanta contar nuestras mentiras), decidimos que podíamos hacer un Safari de Antílopes, sin ninguna excentricidad, y que eso podíamos organizarlo con un presupuesto “low cost” acorde a las circunstancias económicas del momento.

La decisión del país era clara para nosotros, Sudáfrica era el destino con daily rates más bajos, y además hay vuelo directo de Iberia, de modo que solo hay que pagar un billete de avión. Los vuelos de Iberia se encarecen desde primeros de Julio, y se consideran temporada baja hasta Junio, de modo que nos teníamos que ir forzosamente en Junio con los billetes más económicos. Por otro lado Junio es un mes fantástico, fresco, sin mosquitos, con días agradables para cazar y noches para dormir con manta… una delicia.

Cold

Mucho frio por las mañanas en Agoso

Así que decidimos quitarnos una montería y un rececho aquí en España durante este año, ahorrar ese dinero, y prácticamente con eso ya tendríamos pagado un safari modesto en África.

Nosotros teníamos muy claro que independientemente de los animales a cazar, una Safari es una semana de vacaciones cazando en África, y eso siempre es una experiencia inolvidable, aunque este año el presupuesto que llevábamos fuese más ajustado. Los amaneceres serían tan increíbles como siempre, el trato sería tan bueno como siempre y los lances serían tan emocionantes como lo han sido siempre… de modo que con toda la ilusión del mundo nos pusimos a preparar nuestro Safari “Low Cost” del 2011.

 

 

 

ESPECIES, RIFLES Y CALIBRES

Decidimos irnos con Spitskop Safaris http://www.spitskopsafaris.com/, en Kimberley (Sudáfrica); esta empresa con la que ya habíamos cazado en alguna ocasión anterior  y que era una apuesta segura para nosotros, ya que sabíamos que allí no nos íbamos a equivocar y que el éxito estaba asegurado por la profesionalidad de su gente y la calidad de sus fincas de caza.

Facochero

El primero nada mas llegar… la primera tarde

Por la experiencia de otros años sabemos que tiene unos daily rates muy ajustados a los precios del mercado, y que sus animales están a precios imbatibles en el mercado, cosa muy a valorar cuando preparas un safari con un presupuesto ajustado. Pero seamos realistas, uno de los motivos de más peso que nos hacían desear regresar allí era el solomillo de eland con setas que prepara Runelle Barnard, la madre de Adam Barnard, el propietario de la finca.

Para controlar el gasto final y ajustarnos al presupuesto que nos habíamos marcado teníamos claro que nosotros cazaríamos en 2×1, de modo que aunque compartiríamos las oportunidades y seguro que nos veríamos obligados  a tirar menos animales, disfrutaríamos de los lances de ambos.

gnu

Ñu azul

Cada uno de nosotros tenía sus preferencias particulares en cuanto a las especies a abatir, y sobre gustos no hay nada escrito. En cualquier caso, el plan que nos trazábamos todos era cazar un antílope de los de precio más alto (a elegir eland, kudu o waterbuck), otro de los de pecio medio (órix, ñu azul o ñu negro), y unos cuantos de los de precios económicos (duikers, facocheros, springboks, blesboks…). Así conseguiríamos armar una lista compensada, que nos permitiese pegar tiros, y que no se disparase de precio.

Obviamente no estamos para hacer excesos, de modo que íbamos a llevarnos armamento de lo que ya teníamos en el armero, sin novedades ni gastos innecesarios. Al final fue un 375 H&H a compartir para tirar ambos los bichos más grandes (no conviene ir nunca subcalibrado a África) y dos rifles del 300 WM que son muy polivalentes para la caza de todo tipo de antílopes.

ammo

Bala Sellier Belliot EXERGY

En cuanto a la munición, llevábamos la nueva bala EXERGY de Seller Belliot, una excelente opción calidad precio que queríamos probar y que nos sorprendió gratamente. Se trata de un proyectil sin plomo, construido completamente de cobre, con punta hueca y el extremo de metal blando que facilita la expansión inmediata.

La penetración nos sorprendió mucho, ya que incluso tiramos un ñu azul de pecho, y encontramos el proyectil alojado en el jamón del lado contrario. Probablemente la alta  penetración se deba a que la retención de masa de las balas recuperadas estaba cerca del 100% del peso del proyectil.

 

LA CAZA

A nuestra llegada al aeropuerto de Kimberley, nos estaba esperando Adam Barnard, con su habitual franca sonrisa de bienvenida, y ya nos empezamos a sentir como en casa. En solo veinte minutos estábamos en la finca de Spitskop Safaris descansando del viaje y tomando unas cervezas. Tras una comida ligera nos fuimos a probar los rifles al campo de tiro, y después de comprobar que no habían variado el punto de impacto, Adam nos preguntó que queríamos hacer en lo que quedaba de tarde, ante lo que Jose María y yo mismo le respondimos a la vez “vámonos a cazar”.

Nos quedaba una hora de luz aproximadamente, y tuve mucha suerte porque enganche este buen facochero, que se nos quedó mirando bajo unos arbustos, confiado en que habíamos pasado sin verlo. El faco estaba equivocado al confiarse, y nos sirvió para empezar el Safari con un buen animal, relajados y sin presiones.

wildebeest

Ñu Negro con la ultima luz del atardecer

Yo tenía mucho interés en cazar un ñu negro, especie que me apasiona, ya que siempre resulta un reto ponerse a distancia de tiro de sus atentas manadas, así que le dije a Adam que prefería comenzar con él. Al día siguiente le entramos a pie varias veces a una numerosa manada de ñus negros, y la difícil aproximación nos obligó a ir tapándonos y avanzar en ocasiones casi reptando protegidos por cualquier ondulación del terreno, ya que los ñus negros tienen predilección por las zonas abiertas, donde no hay vegetación que nos sirva de cobertura. Tras un bonito rececho, y con el sol ya poniéndose en el horizonte, tumbamos un viejo macho de ñu negro con dos tiros del 375 H&H.

En los siguientes días fuimos cazando algunos facos, blesboks, un steenbok muy bueno. Jose María andaba detrás de cazar un Ñu azul, ya que es una especie por la que tiene predilección.

Bush

Vegetacion cerrada de arbustos espinosos

Buscamos y desechamos muchos machos de tamaño medio, y encontramos un ejemplar viejo que andaba solo en compañía de su escudero, no era inmenso, pero era viejo, y tenia personalidad, un animal para tener en tu sala de trofeos. Jose cogió el 300 WM y se fue con Adam metiéndose en la espesura, y pronto los perdí de vista mientras yo me quede en el todoterreno, observando al ñu con los prismáticos.

Cuando escuché el disparo, vi que el ñu había sido alcanzado de pecho, y el animal dio tres pasos hacia atrás y cayó redondo. Cuando luego recuperamos la bala, comprobamos sorprendidos que lo había cruzado de lado a lado, entrando por el pecho y terminando alojada en el jamón opuesto tras cruzar todo el cuerpo del animal. Nos agradó comprobar la tremenda penetración de esta munición nueva de Seller Belliot, incluso en animales tan duros como es un ñu azul.

Los últimos días nos cambiamos de zona de caza y subimos al Norte de Sudáfrica, al desierto del Kalahari, con intención de tirar algunos buenos springboks y buscar dos kudus, uno para cada uno. La finca en el Kalahari era impresionante, 20.000 hectáreas y miles de springboks por todos lados. Hacía bastante frío esos días, y el tiempo no era el idóneo para cazar; los animales se mantenían al abrigo de las zonas de más “bush”, y apenas se les veía en lo abierto.

Springbok Ram

Gran Springbok en el Kalahari

Buscábamos kudus, y sin embargo mientras los buscabamos con ahinco por toda la finca, íbamos recolectando una buena colección de springboks, ya que cada vez que veíamos uno bueno lo tirábamos. El tercer día vimos un buen faco de lejos, le entramos andando, y nos encontramos sin esperarlo con una manada de kudus que estaba emboscada en unos arbustos espesos. Había dos buenos machos, pero uno de ellos especialmente abierto, justo lo que yo andaba buscando, de modo que le mandé un recado con el 375 H&H y se fue al suelo. Ya nos parecía que Jose se tendría que venir sin kudu, porque no surgían oportunidades de machos tirables, y se nos pasaban los días y el ultimo día tiró un bonito macho de tres vueltas, con el que finalizamos nuestro safari.

 

CONCLUSION

Kudu Bull

Un Kudu muy abierto

Me siento afortunado cada vez que vuelvo de África, ya que poder vivir la experiencia de un Safari, disfrutar de la hospitalidad de sus gentes y de la compañía de mis amigos, es algo único. Doy gracias a Dios, por permitirme vivir esta experiencia, y cada vez que regreso empiezo a desear profundamente el regresar a aquellas tierras.

Este año pudimos hacer este Safari prácticamente de casualidad, ya que todos los pronósticos apuntaban a que no íbamos a hacerlo dadas las circunstancias del momento. Sin embargo, una vez que hemos regresado, y que podemos hacer balance de lo vivido en este safari “low cost” que preparamos con toda nuestra ilusión, me doy cuenta de que lo importante es poder ir, poder cazar allí, y haber estado una vez más de Safari. La experiencia ha sido tan divertida y tan enriquecedora, que finalmente si tirabas un modesto Springbok o un exclusivo Nyala, es solo una anécdota ya que lo importante es haber estado allí una vez más, y haber podido disfrutar de la caza con mis amigos, que es la esencia de nuestra afición.

Cuando regresamos a España todos mis amigos siempre están tristes, y echan de menos África, y cuando me ven sonriente y contento y me preguntan porque no estoy tristón yo siempre les digo “porque ya queda un día menos para que volvamos a África de nuevo”.

 

Alejandro Martín Arnedo

 

 

Share

Posted in Articulos de otros colaboradores, Guia - Organizacion de Safari Tagged with: , , , ,

Leona
Mayo 14th, 2017 by JM Aranda

La caza de mi leona. Introducción

infinitas llanuras de kimberley paraiso de los springboks

Llevaba tiempo pensando en regresar a África, después de un par de aventuras “oseras” que me habían llevado por las tierras heladas de Alaska y de Rusia, ahora empezaba a echar de menos el calor seco de las tierras del Sur de África. Cuando has experimentado la caza en condiciones muy duras como las de Rusia y Alaska, en las que las comodidades son mínimas, y los profesionales de la caza son mas bien “secos”; entonces agradeces mucho el regresar a esa tradicional hospitalidad sudafricana, tan propia de su cultura “boer”, en la que colman de atenciones al huésped, y donde la cacería se desarrolla con un nivel de comodidad muy alto.

la hierba estaba muy alta dificil para ver facos

Así que el pasado mes de Marzo me fui a FICAAR, a contactar con alguna orgánica que me ofreciera cazar algún “gato” en buenas condiciones. Me encontré allí con la gente de Spitskop Safaris, que están especializados en la caza de leones y de los que tenía buenas referencias, estuve  un rato hablando con ellos allí en la feria; luego volvi a hablar varias veces telefónicamente con Jose María Aranda aquí en España en las siguientes semanas y finalmente me decidí y cerré mi Safari con ellos.

http://www.spitskopsafaris.com/

Me prometieron que sus leones vivían “libres” en una finca vallada de 20.000 hectáreas, donde los leones cazaban y sobrevivían por sí mismos de manera autosuficiente y que ellos no te “soltaban” un león unos días antes de tu llegada para que tú lo cazaras… Eso era completamente distinto a lo que me ofrecían todos los demás… de modo que me sonaba bien… si aquella oferta era cierta podría ser una buena cacería. Como uno ya está harto de engaños en este mundillo de la caza… me tomé sus palabras con cautela, ya lo veríamos cuando llegase el momento.

 

El Viaje

 

Como llevaba mi propio rifle (mi inseparable Blaser del 338 Win. Mag.) me decidí por el vuelo de Iberia, que como todos los cazadores que ya han ido por allí saben, es muy cómodo porque sale a medianoche de Barajas, y te encuentras por la mañana en Johannesburgo. Cuando andas con rifles y papeleos burocráticos de por medio… el hacer una escala intermedia en el vuelo multiplica las posibilidades de fallos y de que tus armas no lleguen a su destino… de modo que prefería asegurar aunque el billete salga algo más caro. Un pequeño ahorro en el billete puede acabar saliendo muy caro si los rifles no te llegan en su momento.

aeropuerto de kimberley a mi llegada

A mi llegada a Kimberley, donde tienen su base la gente de Spitskop Safaris, me encontré con la agradable sorpresa de que además de Adam Barnard esos días estaba allí también Jose María Aranda, que me recogió en el aeropuerto, y que me acompañó en alguna de mis jornadas de caza.

 

Antílopes

 

Además de la leona, pensaba cazar algunos antílopes que me faltaban para mi colección, y con esos íbamos a empezar el Safari. Quería aprovechar mi estancia en estas tierras áridas del Norte de Sudáfrica (donde los springboks habitualmente son de los más grandes de todo África) para cazar el “Grand Slam de Springboks”, que consiste en abatir los cuatro colores existentes de springboks, el blanco, el negro, el cobre y el común (que aquí es la subespecie del Kalahari).

Scimitar Oryx

orix cimitarra

En las planicies herbáceas de Kimberley, los springboks pastaban por cientos, pero el acercamiento a las manadas era muy complicado, ya que siempre hay centinelas que si te ven, echan a correr arrastrando a toda la manada. Los tiros fueron largos, y el conseguir los cuatro colores del Grand Slam fue muy laborioso… un reto muy bonito para mí, porque tuve que sufrir para conseguirlos, especialmente con el cobre, que lo deje para el final, y tuve que cazarlo en un día horrible con lluvia y mucho frío… en el que tanto mi PH Bradley como yo mismo acabamos calados hasta los huesos.

black Springbok

springbok negro y mi PH bradley

Es en esos momentos en los que estás helado y calado, cuando te das cuenta de cómo son aquellas gentes. La dueña de la finca en la que estábamos me dio ropa de su marido (me dio hasta ropa interior porque la mía se podía escurrir), me dio comida caliente y aguardiente para que entrara en calor… y no me dejaron irme hasta ver que ya estaba recuperado; no creo que nunca me olvide de cómo me trataron aquella familia de granjeros boer. Ese tipo de hospitalidad y de calor humano, es el que se agradece tanto en esas circunstancias.

 

Tenía también muchísimo interés en cazar el Órix Cimitarra (Oryx dammah), una especie de Órix muy adaptado a la vida en el desierto que ha sido extinguido por el furtivismo en su hábitat natural (que era todo el desierto del Sahara desde Egipto hasta Marruecos) y que sobrevive en el mundo gracias a las fincas de caza en Sudáfrica y Texas. No es fácil de encontrar la posibilidad de cazarlo, ya que no hay apenas oferta de permisos CITES para poderlos cazar, hacía tiempo que tenía en mente el conseguirlo… y con esta gente de Spitskop Safaris tenia la oportunidad de hacerlo. Finalmente, tras un rececho largo que me obligó a tirarlo a larga distancia, puede abatir un precioso macho.

 

Leona

 

Llego el momento de la verdad y nos fuimos a cazar mi leona, Jose María me acompañaba como rifle de apoyo, con su rifle del 404 Jeffery, yo llevaba mi querido 338 Win. Mag. con puntas blandas Winchester Core Lockt. El día amaneció nublado y con amenaza de lluvia… así que nos pudimos a ello bien pronto, para aprovechar las pocas horas que esperábamos que no lloviese. A primera hora buscamos desde el coche en los caminos, descartamos varias huellas más antiguas y una de macho, hasta que dimos con una huella fresca que nos interesaba; un rastro de esa misma noche, se trataba de una huella de una hembra grande, que se hundía profundamente en la arena del desierto, era un animal pesado, y además no llevaba cachorros (requisito imprescindible para la propiedad de la finca).

tracks

las primeras huellas con esto empezo todo

Comenzamos a caminar sobre sus huellas, con las lluvias de los días anteriores, y el suelo arenoso del Kalahari el pisteo era relativamente sencillo, hasta yo era capaz de seguirlo en la mayoría de las ocasiones. La leona había estado cazando, vimos donde se había ido acercando a una manada de antílopes, donde había dado el salto (las garras estaban clavadas en la arena) y donde habían arrancado a correr los órix, que en esta ocasión habían salvado la vida. Las horas iban pasando, y ya casi era mediodia, la leona seguía de caza, y nosotros detrás de ella.

baboon

el babuino que habia matado mi leona aun estaba caliente

La tensión era enorme, el caminar era completamente en silencio, solo nos comunicábamos por signos, ya que nunca sabes donde vas a encontrar al felino, puede estar echado en cualquier lado. Cada vez que nos aproximábamos a un arbusto denso, en el que no se veía su interior, se tomaban infinitas precauciones y se rodeaba el obstáculo apuntando rifles hacia allí, hasta asegurarnos de que allí no estaba la leona echada… la hierba estaba muy alta, muy seca y de color amarillo… la leona podía estar en cualquier lado…

leona

leona

Cuando ves como se comportan los profesionales, cazadores que llevan docenas de leones a sus espaldas, y ves que están completamente concentrados, y que no hay ninguna broma… te das cuenta de que te la estás jugando. La caza peligrosa no es lo mismo que cazar gacelas o venados… aquí te la estás jugando de verdad, y la leona te puede dar un susto en cualquier momento.

 

De repente los pisteros nativos señalaron un bulto bajo la sombra de una gran acacia, el PH me lo señalo, y me dijo que observáramos inmóviles hasta saber que era. Parecía un animal, estaba medio tapado y no se movía. Nos acercamos con precaución y descubrimos un babuino muerto, aun estaba caliente y le faltaba medio cuarto trasero que se había comido el felino. Justo detrás vimos donde la leona lo había atrapado y los rastros de sangre del arrastre. El PH estaba nervioso y no dejaba de mirar alrededor, ya que la leona había estado dando vueltas por allí y era imposible determinar cual era el rastro bueno. La leona había matado, y no se habría alejado demasiado del cadáver del mono… tenia que estar muy cerca.

Leona

Estaba feliz con mi leona

Comenzamos a dar vueltas en espiral, alrededor del cadáver del mono, abriendo cada vez más la búsqueda, convencidos de que la leona no andaría lejos. El silencio era tan denso que se podía cortar con un cuchillo, es increíble como cinco personas concentradas en la caza pueden desplazarse por la sabana sin siquiera hacer crujir una ramita bajo sus pies. Ni quince minutos habían pasado, cuando el pistero señaló hacia la izquierda, y en ese momento todos los acontecimientos se precipitaron, y todo pasó como a cámara lenta.

 

La leona estaba allí, a unos 50 metros de nosotros, echada bajo un espino, mirándonos inquieta y amenazadora, y el PH me puso el trípode y me susurró que disparara. Jose María y él se situaron a mi lado con los rifles apuntando al gato. Me tomé mi tiempo, y apunté detrás de la pata delantera, cuando el animal esta echado es muy difícil calcular la altura porque los órganos vitales quedan pegados al suelo, y la hierba tapa medio cuerpo… siempre tienes miedo de hacer bajo y enterrar la bala en la arena. El 338 tronó y la leona dio un salto rugiendo en el aire, cayo como en un remolino buscando lo que le dolía en las costillas (luego vimos que el tiro había sido un poco trasero y la había alcanzado atrás en los pulmones), y salió corriendo; mientras yo recargaba ella ya corría y no pude volver a dispararla.

 

Salimos nosotros corriendo detrás de ella y vimos a la leona que había parado a unos cien metros bajo una acacia baja, se la veía muy mal, y estaba mirándonos de frente, gruñía amenazadora, iba a cargar. A mi izquierda  Jose María me susurró “Tírala Manolo que está muy viva”, yo dudé un instante pero luego me encaré el rifle y le mandé un segundo proyectil que le dio en el cuello, y la dejo tumbada… como muerta.

Lioness

foto de recuerdo con jose maria aranda que me hizo de rifle de apoyo sonrisas de satisfaccion

Esperamos un minuto aproximadamente… parecía que habían pasado quince… tensión máxima… los rifles apuntando al frente, bala en recamara y seguros quitados… allí no se canteaba nadie. El PH Bradley me dijo, “Cuidado Manolo que las que te agarran son las que parecen muertas” y comenzamos a avanzar despacio. Cuando estábamos a veinte metros nos detuvimos, ya la veíamos perfectamente, estábamos detrás de ella, y veíamos su respiración jadeante y profunda… pero estaba aun viva… demasiado viva. El PH susurró, “puede que le hayas roto el cuello… rodeémosla sin acercarnos, para ver el otro lado”. Cuando comenzamos a rodearla, estábamos a no más de veinte metros de ella, alguien pisó una rama, que crujió y la leona se levantó de un bote rugiéndonos amenazadora, la cara llena de sangre, las orejas hacia atrás y enseñándonos los dientes, una imagen de pesadilla que nunca olvidaré. Le apunté inmediatamente al pecho, y le mandé un último recado, que esta vez sí que fue mortal, y la tumbó definitivamente.

 

Aun estuvimos dos o tres minutos de seguridad, para asegurarnos de que efectivamente estaba muerta, después del susto que nos acababa de dar revolviéndose a veinte metros de nosotros. La adrenalina había sido tan grande y la tensión tanta que aun bromeé diciendo que debía acercarme a rematarla con mi herramienta Leatherman… ante las sonrisas de complicidad de Jose María y de Bradley, el PH.

 

Finalmente nos acercamos, comprobamos que la leona estaba definitivamente muerta tocando el ojo con la punta del cañón, y en ese momento sentí como una liberación, como si me hubiese quitado una mochila de 50 kilos de la espalda. Toda la tensión de las horas anteriores desapareció en un instante, mientras todos nos fundíamos en abrazos de felicitación.

 

Se trataba de un animal enorme, una leona de unos 9 años, que pesó la friolera de 180 kilos en la báscula de la finca… una hermosura de animal. Por fin ya tenía mi primer “Big Five”…. y el modo en que lo había cazado (a la huella, como debe ser, sin ventajas para el cazador) había sido un sueño para mi. La sesión de fotos fue larga, ya que yo siempre digo, que las fotos que no hagas en ese momento nunca más tendrás la oportunidad de hacerlas… y cuando estábamos terminando con las fotos ya comenzó a llover, y tuvimos que regresar a la finca, con la sonrisa pintada en la cara porque había hecho realidad un sueño. Había cazado mi leona, y lo había hecho como yo siempre había querido hacerlo, la realidad había superado mis mejores expectativas.

 

Conclusión

 

Ya estoy de vuelta en casa, con la clásica depresión de la vuelta a la dura realidad; después de la experiencia vivida en África, ya empiezo a tener cierta perspectiva de lo vivido. Mi primera oportunidad de disfrutar de la caza peligrosa ha sido increíble, y me he dado cuenta de porqué esta es una caza adictiva para los cazadores que la han probado.

liones

Mi leona

Cuando te encuentras frente a un animal, que si sale todo mal, se te puede echar encima; te estas probando a ti mismo en una situación extrema de riesgo (porque obviamente el riesgo existe). Hasta que te encuentras en esa situación no sabes como reaccionarás cuando llegue el momento, no sabes si temblarás, si el miedo te paralizará, o si por el contrario serás capaz de controlar tu miedo y hacer lo que debes, que es apuntar bien y disparar como lo has hecho siempre. Cuando cazas uno de estos animales lo haces únicamente por ti, porque tú quieres haber cazado un león en tu vida, y saber que cuando tú te pusiste delante del león hiciste lo que debías. Nadie va a entender esto, solo tú y un puñado de “locos” que como tu se han puesto delante de un león o de un búfalo…  no vale la pena ni siquiera intentar explicarlo a la mayoría de la gente.

talking

Hablando con Adam Barnard

Esta caza es peligrosa, y cuando te pones delante de la leona sabes a lo que te expones. Valga como ejemplo, que los últimos días de nuestro Safari coincidimos con unos cazadores de Córdoba, que venían a cazar dos leonas y un montón de antílopes. La primera de las leonas la cazaron sin problemas y la segunda leona les cargó antes de que le disparasen, y acabaron matándola a la carrera a solo cuatro metros de los cazadores; ya sabemos que las leonas, a veces cargan… y la estadística dice que a alguno le tenía que tocar… ¡ole por ti Antonio!!

 

Quiero agradecer a la gente de Spitskop Safaris (Adam y Jose María) lo bien que se han portado conmigo en todo momento, y sobre todo quiero reconocerles su honradez porque lo que encontré era exactamente lo que me habían prometido. Ellos dijeron que sus leones eran libres en una finca de 20.000 hectáreas y que sobrevivían allí por sus propios medios, y eso es justo lo que encontré, y puedo dar fe de que en la finca había otros leones además del mío, que vimos sus huellas en muchas ocasiones en los siguientes días, y que los oímos rugir en varias ocasiones durante las noches.

 

Y mientras miro por la ventana, aquí en Navarra, y veo las montañas verdes de mi tierra… no dejo de pensar en que he de organizar el modo para volver a ponerme pronto delante de alguno de los “Big Five”. Creo que el próximo va a ser un búfalo…

 

Manuel Corujo

 

Navarra

 

 

Share

Posted in Articulos de otros colaboradores Tagged with: , , , ,

Mayo 12th, 2017 by JM Aranda

 

 

El mito del Bufalo Cafre

 

El Búfalo Cafre (Syncerus caffer) es un animal que ha inspirado leyendas; el gran buey salvaje africano ha sido siempre sueño (y en algunas ocasiones pesadilla) para muchos cazadores que han ido a África en su busca. Para algunas tribus africanas el búfalo es nyati, “la muerte negra”, ya que la carga de un búfalo herido es aterradora… y quien se enfrenta a ella nunca la olvida. Pertenece por derecho propio a los “Big Five”, a los conocidos “Cinco Grandes” de la caza peligrosa del mundo.

 

Hay otros “toros salvajes” que se pueden cazar en diversos puntos del planeta. Los enormes búfalos de agua asiáticos, que se pueden encontrar en Argentina o en Australia, o los bisontes americanos (mal llamados búfalos por el gran público)… pero ninguno le llega ni de lejos a la agresividad y al mal temperamento que demuestra el búfalo africano…; es su fama de animal peligroso y vengativo la que hace latir a cien el corazón del cazador que lo persigue.

Bufalo Cafre

El cazador español parece tener dos especies “icono”, que son las que más demanda cuando viaja a África… el humilde facochero, porque nos recuerda nuestros duros y esquivos jabalíes… y el búfalo… que a nuestros ojos se muestra como el toro bravo , negro y peligroso, que pasta en nuestras dehesas ibéricas. Los organizadores de Safaris que no están demasiado acostumbrados a tratar con clientela española no dejan nunca de sorprenderse de la insaciable sed de cochinos de cualquier especie (facocheros, bushpigs, potamoqueros… da lo mismo) que muestra el cazador español… y su gran demanda constante de búfalos y la admiración hacia esta especie.

 

Quizás porque el cazador español sabe lo que es acercarse a un “toro” salvaje, y el peligro que entraña… le da un valor especial a la caza del búfalo africano… que otros cazadores de otras nacionalidades tardan mucho más en entender.

 

Bufalo en la sabana

Bufalo en la Sabana

 

Subespecies y distribución geográfica

 

El búfalo cafre, o búfalo africano se extiende prácticamente por toda África, pero atendiendo a su distribución geográfica por el continente el Safari Club Internacional (SCI) distingue cinco subespecies del mismo.

  • búfalo cafre o búfalo del cabo (Syncerus caffer caffer) que es el que da nombre al grupo, por ser el mayor de tamaño, el mas frecuente y el más representativo de todas las subespecies. Los machos adultos presentan un gran “boss” que es como se denomina al característico “casco” de cuerno que cubre completamente su frente de lado a lado.
  • búfalo del Nilo o búfalo equinoccial (Syncerus caffer aequinoctialis), que habita el África central, Chad, valle del Nilo. Se trata de un animal de algo menor talla, y cuyos cuernos se caracterizan por volver hacia atrás. Normalmente se evalúa si un búfalo es o no del Nilo situando el cráneo sobre el suelo, de modo que se compruebe que los cuernos no deben tocar el suelo.
  • búfalo de bosque o búfalo enano (Syncerus caffer nanus) habita las zonas de selva de Angola, Congo, Nigeria y selvas del África Occidental… Es una animal de color rojizo de mucha menor talla que los anteriores. Normalmente su trofeo es muy discreto comparado con el de sus primos, y además carece del característico “boss” frontal duro que presentan los otros.
  • búfalo de sabana del África Central (Syncerus caffer brachyceros), es un búfalo de tamaño medio, algo menor que el búfalo del Nilo, que habita las planicies de la República Centroafricana y el Sur de Chad.
  • búfalo de sabana del África Occidental (Syncerus caffer planiceros), es de menor tamaño, algo mayor que el búfalo de bosque, y con una cuerna muy similar a éste. Recientemente el SCI ha decidido separar estas dos últimas subespecies, ya que están taxonómicamente bastante diferenciadas, y este búfalo, que habita en Benin, Burkina Faso o Camerún es considerablemente menor que el centroafricano.

De entre todas las subespecies que reconoce el SCI y Rowland Ward, la más abundante, y la que con mayor frecuencia nos vamos a encontrar cazando es el búfalo del cabo, que es la de mayor tamaño, la más agresiva y la que mejor trofeo porta. Esta es la que se extiende por la zona Sur y Este del Continente Africano, que son los destinos cinegéticos más habituales para el cazador internacional (Sudáfrica, Tanzania, Zimbawe, Bostwana, Mozambique…)

 

Bufalos bebiendo

Bufalos bebiendo, dos viejos machos

La Caza

 

La caza del búfalo, sea cual sea la subespecie que andemos persiguiendo… es una caza arriesgada, que genera mucha adrenalina en el cazador, por que hay una latente sensación de peligro en todo momento. Es por eso que se trata de un caza que produce verdaderos “adictos” y que hay enamorados de la caza del búfalo… que repiten año tras año su experiencia en busca de esta especie.

 

El búfalo se rececha a pie, como se hacía hace un siglo, caminando con el viento de cara… y se buscan distancias de tiro inusualmente cortas. Para el cazador habituado a la caza de otros herbívoros mucho más recelosos (ya sean ciervos, antílopes, cabras…) le parecerá sorprendente que la distancia habitual de tiro del búfalo cafre estará por debajo de los 50 metros.

 

Se trata de una caza de corta distancia, rarísima vez se habrá de disparar por encima de los 70-80 metros, y en zonas cerradas, con frecuencia nos veremos en tiros “sucios” a distancias de 15-20 metros. No es un tiro con gran dificultad técnica, y con mucha frecuencia se siguen usando rifles sin visor, ya que a esas distancias los visores no son necesarios… y en el caso de que se produzca una carga de un animal herido, es mucho más fácil encarar instintivamente un rifle sin visor, y encontrar al animal.

Sin embargo, lo que resulta un tiro sencillísimo a 30 metros en un campo de tiro, apuntando a una diana de cartón; cuando nos encontramos a 30 metros de un búfalo cafre que levanta el morro y nos mira amenazador… con los nervios del momento y la adrenalina a chorro por las venas… puede resultar que el tiro deje de ser tan sencillo.

 

En áreas donde hay mucha caza furtiva por parte de las poblaciones nativas, lamentablemente podemos encontrar con cierta frecuencia con búfalos que han recibido disparos no mortales con armas antiguas y/o de pequeños calibres, no adecuados para la caza del búfalo. Como consecuencia de esos disparos el animal puede tener viejas heridas abiertas y/o infectadas que le están haciendo sufrir mucho dolor; estos animales identifican al hombre como causante de su mal, y pueden cargar contra los cazadores sin mediar provocación alguna, incluso superando su natural tendencia a alejarse de los humanos. Estos búfalos heridos previamente por cazadores furtivos o por trampas o lazos han sido protagonistas de numerosos incidentes graves con cazadores, y son especialmente peligrosos.

Cuando intentamos elegir un macho que tirar hay normalmente dos posibles objetivos, un macho dominante, que se encuentra dentro de una manada, rodeado de hembras y terneros; o un viejo macho solitario de los conocidos como “dagga boys”. Los machos dominantes  reproductores suelen estar en la flor de la vida, son hermosos y poderosos, y se encargan de defender su manada de cualquier ataque; su caza representa un reto importante, ya que el acercamiento a la manada siempre es muy complicado al haber muchos centinelas, que al menor descuido, se echaran a correr arrastrando a toda la manada. Se suelen caracterizar por cornamentas con mucho desarrollo, con mucha envergadura, y puntas relativamente altas, pelajes brillantes, y musculatura del cuello muy poderosa, auténticos guerreros y señores de su harén.

 

Los “Dagga Boys”, son los que los africanos llaman los “chicos del barro” (dagga significa barro en Zulú), éstos son los viejos machos, que ya no son reproductores, y que tras duras peleas por el liderazgo han sido expulsados de la manada por machos más jóvenes y fuertes. Normalmente estos viejos búfalos se reúnen en pequeños grupos, que viven separados de las manadas y disfrutan de esos baños de barro que los libran de los molestos parásitos. Estos búfalos son animales viejos, cuyos cuernos se han ido desgastando en longitud con el paso de los años, y son tienen menos envergadura que los de un macho dominante, a cambio, su “boss” se ha seguido desarrollando sobre su testuz y llega a formar un impresionante casco sólido entre ambos cuernos, el sueño de todo cazador.

 

Los cazadores solemos buscar con ahínco esos “Dagga Boys” ya que son el ejemplo idóneo de lo que debe ser la caza deportiva, el cazar un gran búfalo solitario, curtido en batallas con cien enemigos, quien sabe si con leones, con cuernos pulidos y desgastados por el uso… un viejo macho que ya nunca volverá a reproducirse… porque su época dorada ya pasó. Que más se puede pedir a la caza… hasta un ecologista reaccionario habría de rendirse ante esta evidencia, ese viejo búfalo que ya ha sido rechazado por la manada, con una impresionante cornamenta de “boss” sólido, es el objetivo perfecto del cazador.

 

 El trofeo

 

En cuanto al trofeo del búfalo, vale la pena señalar que tradicionalmente se solían valorar los búfalos por su envergadura, es decir la apertura máxima de sus cuernos. Esta era forma de valoración habitual que indicaba RW, pero esto representaba un problema ya que se primaba la caza de animales más jóvenes todavía en fase reproductiva, cuyos cuernos no habían sufrido ningún desgaste, y que en ocasiones ni siquiera presentaban un “boss” duro y bien desarrollado.

Viejo Bufalo con picabueyes

Viejo Bufalo con picabueyes

La valoración del SCI, que actualmente está tomando mucha fuerza, y que se considera más ajustada a la caza sostenible, valora la longitud de los cuernos y también la anchura del “boss” del animal, de modo que los viejos machos, cuyos cuernos han sufrido un desgaste y son más cortos, tienen por el contrario una excelente valoración por la anchura de su “boss”. Esta nueva tendencia hace que se valoren mucho los trofeos de esos viejos “dagga boys”, que quizás no tienen tanta envergadura, pues sus cuernos se han ido desgastando con el paso de los años, pero que presentan un desarrollo impresionante en su “casco” de cuerno sobre la testuz.

bufalo

Bufalo emboscado, esas zonas les encantan

La forma de los cuernos no tiene relevancia a la hora de valorar un búfalo, y es algo que solo afecta al gusto personal de quien los ha de cazar. Los hay desde muy abiertos, hasta completamente rizados, o hay machos cuyas puntas vuelven hacia atrás. Ninguno es mejor que otro, y simplemente  en unas zonas son más frecuentes unas formas que otras, sin que por ello tengan más o menos valor cinegético. Un búfalo joven tiene las puntas de los cuernos muy altas, por encima del nivel del cráneo, y el “boss” no está completamente endurecido; conforme va envejeciendo, los cuernos se van desgastando y reduciendo su longitud, mientras que el “boss” se sigue desarrollando, ensanchándose y haciéndose más y más sólido.

 

Para valorar en el campo, a simple vista un búfalo, la referencia que debemos tomar son sus orejas cuando nos mira de frente.  En un buen búfalo las orejas deben quedar por dentro de la curvatura interior de los cuernos, y se considera un búfalo excelente aquel que le quepa “un paquete de tabaco” entre el extremo de las orejas y la curvatura interior de los cuernos. Pero sobre todo lo que el cazador debe buscar siempre es abatir un buen búfalo maduro, viejo, con un buen “boss” que le otorgue personalidad, y que sea el testimonio de haber pasado una vida dura, que le ha llevado a convertirse en un veterano “dagga boy”.

 

Pero en el caso de los búfalos, hay que recordar que todo macho maduro, cazado con un buen lance, que haya hecho sentir al cazador la adrenalina de haberse visto las caras con “la muerte negra” es un excelente trofeo, que debe hacerse sentir orgulloso al cazador que lo ha podido abatir.

 

 

Los calibres adecuados

 

Los búfalos encajan muy bien los tiros… son animales excepcionalmente duros… y es muy difícil derribarlos al primer disparo. Es por esto que a pesar de que el mínimo legal para cazarlos en casi todos los países es .375 (en algunos es el 9.3mm), es muy recomendable usar calibres aun más contundentes.  Pero dado que el venerable 375 H&H es el más popular de todos los grandes calibres africanos (por su polivalencia y grandes cualidades balísticas), la mayoría de los búfalos que se cazan deportivamente son cazados con 375 H&H. No se usa frecuentemente el 375 H&H porque sea el calibre más adecuado, sino porque es el rifle que más habitualmente traen los clientes, que quieren cazar el búfalo de sus sueños con su propia arma, y en ocasiones llevan tiempo preparándose en sus países de origen para hacerlo perfectamente. Muy poca gente compra un rifle con calibre superior al 375 H&H, que saben que probablemente usarán dos o tres veces en su vida, y sin embargo si adquieres un 375 H&H es mucho más polivalente se puede utilizar en la caza de otras especies en distintas partes del mundo.

 

Balísticamente vale la pena destacar que mientras que un 375 H&H monta una punta de 300 grains y nos da unos 6300 julios de energía en boca; si pasamos a calibres del tipo 416 Rigby, montamos puntas de 400 grains con una energía de 7600 julios. Cualquier proyectil con peso de 400 grains o superior, es idóneo para la caza del búfalo, ya que el animal acusará más profundamente el disparo recibido que con los 300 grains de un 375 H&H. El 375 H&H mata los búfalos, por supuesto que los mata, pero cuando se le dispara con este calibre, aun con disparos bien colocados en el triangulo vital corazón-pulmones, el búfalo no “acusa” el impacto recibido, encaja bien el tiro, y comienza a correr tras la manada, para la desesperación del cazador que ha ejecutado un tiro impecable. El 375 H&H es un excelente calibre (uno de mis favoritos), y además es el calibre que más búfalos mata cada año… pero desde luego el cazador que lleva un 375 H&H en las manos no ha de sentir que lleva un “cañón” y que el búfalo va a rodar cuando le dispare… el 375 H&H es el calibre mínimo para cazar búfalos con seguridad.

375 H&H

375 H&H el calibre de leyenda

Por supuesto, en el caso de que se produzca una carga contra nosotros, y tengamos que realizar un disparo que detenga al animal… cuanto mayor sea el calibre que llevamos… mas posibilidades tendremos de poder pararlo. Y si hay una carga…  nos estamos jugando mucho. Hay una regla de oro en la caza de búfalos… “lleve el rifle más grande que usted pueda manejar con seguridad y confianza”.

 

Los tradicionales rifles dobles, o rifles Express son especialmente adecuados para la caza del búfalo, ya que permiten al cazador un segundo disparo de manera casi inmediata, con frecuencia antes de que el animal inicie su carrera, cuando aun está parado, acusando el primer disparo. Ese tiempo precioso que nos regala el rifle Express, al ahorramos al no tener que accionar el cerrojo para cargar de nuevo, nos puede permitir un disparo en mucha mejor situación… y con frecuencia es definitivo para derribar al búfalo. Los grandes calibres propios de los rifles Express, con puntas pesadas y lentas, como el 450/400; el 450 Nitro o el super conocido 470 Nitro, son calibres excelentes para enfrentarnos al búfalo cafre.

 

Los búfalos no suelen caer al primer disparo, y tampoco suelen cargar contra el cazador cuando encajan el tiro (alguna vez lo hacen… pero no es frecuente); de modo que si no le pegamos muy bien, lo normal es que el animal huya siguiendo a la manada. Si por el contrario va muy pegado, y la colocación del disparo es correcta, en unos cientos de metros el animal entrará en colapso, y morirá. Cuando el disparo no es mortal, y lo empanzamos o no alcanzamos órganos vitales, el seguirá a su manada y nos obligará a un peligroso pisteo.

 

En el caso de tener que pistear un búfalo herido, se trata de una de las situaciones más peligrosas que cualquier cazador puede vivir… ya que cuando un búfalo esta herido suele esperar emboscado a los cazadores… y cuando estos se acercan a él… lanza una carga mortal, a muy corta distancia, con intención de matar a quienes lo han herido. Si el búfalo carga, el disparo al corazón ya no vale, porque lo matará, pero no lo detiene, y aun herido de muerte llegará hasta nosotros; solamente un disparo al cerebro o a la columna vertebral es capaz de detener esta carga asesina.

Un blanco muy pequeño, que viene moviéndose arriba y abajo, un disparo de muy difícil ejecución, que es mejor no llegar a tener que hacer nunca, ya que ni el mejor tirador es capaz de asegurar con certeza que podrá poner su proyectil en el cerebro de un bufalo furioso que viene a la carrera hacia nosotros bamboleando su cabeza.

 

Las puntas que elijamos para nuestra munición son también determinantes para el éxito. Normalmente se recomienda que las dos primeras balas sean expansivas, tipo “soft point”, que expandan y hagan el mayor daño posible, y si alcanzamos la zona de corazón-pulmones (nuestro principal objetivo) hagamos mucho destrozo. Serán puntas expansivas, pero de camisa muy gruesa, para seguir manteniendo mucha penetración, ya que recordemos que nos encontramos ante uno de los animales más duros a los que nunca nos enfrentaremos.

Las balas sólidas también son adecuadas, ya que son las que nos permiten alcanzar los órganos vitales desde cualquier ángulo, o atravesar maleza o arbustos sin desviarse. En caso de carga del búfalo, las balas sólidas son las idóneas para buscar ese tiro al cerebro que consiga detener la carga. Así que la combinación clásica recomendada por los grandes cazadores profesionales africanos para meter en el cargador es “Blanda – Blanda – Sólida – Sólida”.  No es necesario recordar, que en este tipo de cacerías, que nunca son económicas, hay que llevar la mejor munición que podamos conseguir, y haberla probado suficientemente en nuestro rifle; la munición es la parte más barata del safari, y puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso.

 

 

 

 Conclusión

 

Aquellos cazadores que están enamorados de África, aquellos que están completamente envenenados por la caza africana, saben que van a volver una y otra vez allí… mientras su edad y sus circunstancias se lo permitan… y también saben que acabarán encontrándose frente a frente con un búfalo cafre, eso es solo cuestión de tiempo…

 

El búfalo cafre es el más abundante en la Naturaleza de los “Big Five”, es el más cazado en todo África… y sigue siendo objeto de deseo por parte del cazador aun después de haberlo cazado.  Algo tiene esa mirada agresiva de un viejo macho cuando levanta amenazador el morro cogiendo viento… para intentar detectarnos…. Algo que te hace saber que el viejo búfalo siempre es un adversario formidable, y que si no haces tu parte muy bien… si te equivocas en algo, si tu bala no es la adecuada, o si no la sabes colocar donde debes… ese búfalo te va a vender cara su piel… a veces … muy cara.

 

Jose María Aranda

Spitskop Safaris

www.spitskop.co.za

 

Fotos : Autor, Jose Antonio Fernandez de Alava y Manuel López Martínez

 

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , , ,

Guia
Mayo 11th, 2017 by JM Aranda

1/ Un sueño

 

Cazar en África es un sueño para todo cazador; hay muchos sitios maravillosos en el mundo donde ir a cazar, un Marco Polo en las montañas del Pamir, un oso en las Rocosas Canadienses o un ciervo en los bosques de Nueva Zelanda; pero nada tiene el sabor de pisar la tierra roja de África, y ver las manadas de gacelas correr.

 

Los viajes se han abaratado mucho en los últimos años, y cada día más cazadores se plantean que ellos también pueden permitirse el cumplir su sueño de hacer un Safari al menos una vez en su vida, algo que parecía inalcanzable… pero que hoy ya no lo es tanto… Sin duda sabiendo los precios de la caza hoy en España… cazar en el extranjero es una opción que cada día tomarán más y más cazadores.

Vuelo a Johannesburgo

Vuelo a Johannesburgo

África es el paraíso de la caza… es el lugar con mayor variedad y densidad de animales sobre la faz de la Tierra, es el paraíso para cualquier cazador.  La caza allí forma parte del ciclo natural, los depredadores cazan, los nativos cazan… y el cazador deportivo se incorpora a ese ciclo natural…. La sucesión de la vida y de la muerte se ven allí más protagonistas que en ningún otro lugar.

 

2/ Porque elegir Sudafrica

 

Sudafrica es el pais más desarrollado de todo el continente, a mucha distancia del segundo. Sus infraestructuras, su sanidad, su equipamiento hostelero… lo situan a un nivel muy alto, y visitarlo resulta muy comodo para el cazador español.

 

Es el mejor destino para la caza de la mas amplia variedad de antílopes, ya que lo habitual en Sudafrica es la caza en “granjas” (es el modo en que denominan los propios sudafricanos a todas las fincas rurales  ya sean de caza o agricolas), que son siempre valladas (impuesto por ley) y de extensiones entre 1000 has. y 15000 has. habitualmente.

Blesbok Ram

Blesbok

La industria cinegetica en Sudafrica está muy evolucionada, los cazadores internacionales reciben un trato excelente, los precios diarios por cazar allí son bajos, y las instalaciones, por regla general están muy bien acondicionadas. Es el destino más económico para la caza de todas las especies de antílopes, y además es el pais donde mayor variedad de especies se pueden cazar.

 

3/ Que se puede cazar

 

Lo primero que se debe decir es que en Sudafrica se pueden cazar los “cinco grandes”; y que es el mejor destino del mundo para la caza de rinoceronte, ya que es el unico pais con poblaciones muy bien cuidadas y en poblaciones crecientes. El fuerte control de los furtivos está permitiendo el resurgir de la especie. Puedes leer sobre la caza peligrosa aqui: Bufalo Cafre: La leyenda de “la Muerte Negra”

 

En cuanto a la caza de antílopes, o “plains game” es el destino en el que se pueden cazar mayor variedad de antílopes y a mejores precios. El sistema de fincas valladas, ha hecho que los propietarios de fincas procuren tener una amplia variedad de especies que ofrecer al cazador, introduciendo en su propiedad aquellas especies que no son tipicas de su zona, de modo que el cazador pueda encontrar prácticamente todas las especies disponibles.

White Springbok

Springbok Blanco

La caza de antílopes, que es la columna vertebral de los safaris (ya que el 90% de los safaris son de antílopes, y aun en los safaris que incluyen un leon o un leopardo tambien se cazan antílopes…); es una caceria tremendamente variada, ya que el cazador decidirá que especies son las que le resultan interesantes dentro de una amplia variedad de animales disponibles.

 

Algunas especies son tremendamente exclusivas, como el Antílope Sable, el Roan, o el Impala Negro… que pueden valer prácticamente lo mismo que un búfalo cafre, hay otras especies que se consideran de precio “alto” como eland, waterbuck, nyala, o Kudu…. estas especies suelen ser la pieza central de cualquier safari. Hay especies de precios intermedios como ñu azul, orix, cebra o red harebeest…. Y finalmente hay una gran variedad de antílopes de pequeño tamaño de precios economicos como blesboks, impalas, springboks, duikers…. Que son los que dan mayor variedad al viaje y permiten cazar un buen numero de especies por poco dinero.

 

Mencion aparte son los facocheros, tan apetecibles para el cazador español. Sudafrica es un gran destino para la caza de facocheros, porque hay muy buena densidad de esta especie; sin embargo los excesos cometidos en el pasado (fundamentalmente por españoles) ha diezmado bastante la calidad de los trofeos, además de crear mala fama de “carniceros” a los cazadores españoles. Se han comercializado safaris en que los cazadores tiraban 15 facocheros cada uno en una semana, en los que se tiraba “a todo”, machos buenos, machos malos, e incluso hembras y crias… y eso va en contra del espiritu de la caza africana. Cuando lo que se debe tirar son los machos que portan un buen par de colmillos, animales adultos… el realizar “masacres” de las poblaciones de facocheros lo unico que conlleva es un dia de tiroteo y acabar con las poblaciones sostenibles de una zona. Las zonas donde habia buenos facos, y ha habido bastantes clientes españoles… normalmente no quedan ejemplares grandes. Mi consejo es que el facochero debe considerarse una especie más… que el cazador busque ejemplares adultos, y que mate dos o tres o cuatro… y que tenga sus buenos colmillos… y que se abstenga de apretar el gatillo sobre ejemplares inmaduros o hembras… que no aportan nada y son lo que cazaremos dentro de dos años.

 

4/ Areas del pais

 

Sudafrica es un pais grande, con ecosistemas muy diferenciados, y la provincia que elijamos visitar va a determinar mucho las especies que podremos cazar y el tipo de vegetación que encontraremos.

El Limpopo es la provincia más famosa, donde el numero de fincas de caza es más alto. Un gran numero de Safaris son organizados en este area, ya que se trata de una zona de vegetación espesa, y allí hay muy buena densidad y calidad de Kudu, Impala, bushbuck… y en general de las especies que gustan de areas cerradas.  Además esta zona tiene el atractivo adicional de que allí está el Parque Nacional Kruger, el mejor de Sudafrica, y que se puede acceder allí por carretera desde Johannesburgo co una distancia razonable.

Lechwe

Joven Lechwe

 

El Eastern Cape es la zona del Sur, lindando con el Océano Indico, con verdes colinas tapizadas de vegetación arbórea. Una zona lluviosa que tiene especies unicas de la zona como el Bushbuck del Cabo, como el Kudu del Cabo o el Cape Grysbok. Se accede a ella normalmente a traves del aeropuerto de Port Elizabeth, y tiene el atractivo adicional de que se puede combiar la caza con unos dias de descanso en las zonas costeras.

 

El Karoo y el Eastern Cape, ocupan las grandes extensiones aridas del centro del pais. Normalmente planicies herbáceas, salpicadas de algunas acacias dispersas, y con unas pequeñas colinas rocosas de granito en mitad de las llanuras llamadas “kopjes”. Es el territorio idóneo para lso animales de llanura, los ñus, los hartebeest, los orix y sobre todo las manadas de Springboks (los mayores del pais). Esta zona tiene el atractivo adicional de que limita al Norte con el propio desierto del Kalahari, con sus paisajes arenosos, y los horizontes infinitos.

 

Las montañas Drakensberg discurren de Norte a Sur, en el Este del pais, en paralelo a la costa del Océano Indico. Este territorio de orografía difícil, con areas remotas de caza, y de difícil acceso, esconde los mejores leopardos del pais. Dicen los Sudafricanos que los leopardos en Sudafrica sonmucho más difíciles de atraparque en otros paises, porque los felinos sufren mucha más presion que en otros sitios y son mucho más cautos… y tienen razón…. Pero eso no quita para que cada año se maten excelentes machos en Sudafrica.

 

5/ Conclusion

 

 Vayas a la zona del pais que vayas, Sudafrica ofrece muchos atractivos para el cazador. Es cierto que el 95% de las cacerias se desarrollan en areas valladas , de mayor o menor tamaño, pero en fincas de tamaño suficiente (que son casi todas) eso no debe suponer ninguna merma para la calidad de la caza y la pureza del lance.

 

A su favor hay que decir, que es el destino más económico para la caza de antílopes, que sus instalaciones son mejores que las de ningun otro pais, y que los riesgos politicos y sanitarios son minimos. Esto hace que sea la opcion elegida mayoritariamente cada año por los cazadores españoles, y que cada año reciba más y más visitantes.

 

Nos vemos cazando en Sudafrica!!

 

Jose Maria Aranda

arandalaudo@gmail.com

 

Share

Posted in Articulos Caza Jose Maria Aranda Tagged with: , , ,